/ miércoles 11 de septiembre de 2019

¡Reprobados!

Si uno de los argumentos centrales de la iniciativa constitucional para reducir el número de diputados locales (actualmente son 35, 21 por mayoría relativa y 14 plurinominales) es ahorrarle recursos financieros a la hacienda pública estatal, deberían de comenzar por elegir cada tres años a parlamentarios profesionales.

La mayoría de ellos son legisladores improductivos, incapaces.

Literalmente, se la pasan cómodamente succionando en grandes cantidades el dinero de los contribuyentes. Es una inversión tirada al cesto de la basura.

Recientemente “Foro Ciudadano #27 Mx” dio a conocer a principios del presente mes, que de los 35 diputados que integran la LXIII Legislatura del Congreso del Estado de Tabasco, la ciudadanía reprobó a 24.

Solamente aprobaron 11, y algunos de plano pasaron de panzazo. Como son los casos de Rafael Elías Sánchez Cabrales (Morena), Elsy Lydia Izquierdo Morales (PRD) y Jesús de la Cruz Ovando (Morena).

Y de los que no alcanzaron ni el cinco de calificación: María Félix García Álvarez (Morena), Cristina Guzmán Fuentes (Morena), Jessyca Mayo Aparicio (Morena), Katia Ornelas Gil (PRI), José Concepción García González (Morena), Jacqueline Villaverde Acevedo (Morena), Nelson Humberto Gallegos Vaca (PRD), Daniel Cubero Cabrales (Morena), Alma Rosa Espadas Hernández (Morena), Ricardo Fitz Mendoza (PRD), Dolores Del Carmen Gutiérrez Zurita (PRD) y Agustín Silva Vidal (PRD).

Estos dos últimos de la fracción perredista, los peores calificados, ni el 4 lograron.

Por supuesto, que la presidenta de la JUCOPO y, ni más ni menos, que “líder” de la bancada morenista, Betty Milland Pérez, también salió tronada.

Vergonzoso, inadmisible.

Estas chuladas y hermosuras son las que nos representan de manera indigna en la Cámara de Diputados.

Son los que supuestamente, velan por los intereses de los gobernados.

En lo único que son eficientísimos, es en cobrar puntualmente sus quincenas y demás prestaciones de ley.

Pero eso sí, un buen número de ellos, ya anda en plena campaña con miras a relevar a los actuales alcaldes, y algunos tras una curul federal o de perdis, repetir en el cargo.

En serio, no tienen un poquitito de…vergüenza, pero lo que se dice nada de nada. Es más, creo que ni la conocen.

En ellos se va gran parte del presupuesto estatal, que bien podría servir, para hacer un sinnúmero de acciones que beneficien a la población, más en aquellas comunidades que en esta época del año se van al agua, hasta el pescuezo.

Mientras la constitución no se reforme, para evitar que llegue esta clase de lacras al recinto legislativo y los ciudadanos continúen sufragando sin meditar bien su voto, seguiremos sin una digna representación en el Congreso.

Y los dirigentes nacionales de los partidos políticos sigan mandando a puros grillos, analfabetas y maletas, el pueblo seguirá igual.

Por lo pronto, no nos queda de otra, más que seguir manteniéndolos.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

Los asaltos a los cuentahabientes aquí y en algunos municipios, aparte de ser una constante, es una asignatura pendiente de este gobierno, como tantas otras.

Si bien es cierto, que también es una herencia maldita de la pasada administración “núñista”, en lo que va de esta administración, la situación no ha variado.

Anteayer, por ejemplo, delincuentes despojaron de su dinero -más de 200 mil pesos- a dos personas. Una en Macuspana y otra aquí en la capital tabasqueña.

Lo que nos lleva a la conclusión, de que las estrategias puestas en marcha para combatirla, no han dado los resultados deseados.

Por lo que tendrán que implementar otras medidas más efectivas, de lo contrario, los asaltantes seguirán haciendo de la suya, como hasta el día de hoy.

Si uno de los argumentos centrales de la iniciativa constitucional para reducir el número de diputados locales (actualmente son 35, 21 por mayoría relativa y 14 plurinominales) es ahorrarle recursos financieros a la hacienda pública estatal, deberían de comenzar por elegir cada tres años a parlamentarios profesionales.

La mayoría de ellos son legisladores improductivos, incapaces.

Literalmente, se la pasan cómodamente succionando en grandes cantidades el dinero de los contribuyentes. Es una inversión tirada al cesto de la basura.

Recientemente “Foro Ciudadano #27 Mx” dio a conocer a principios del presente mes, que de los 35 diputados que integran la LXIII Legislatura del Congreso del Estado de Tabasco, la ciudadanía reprobó a 24.

Solamente aprobaron 11, y algunos de plano pasaron de panzazo. Como son los casos de Rafael Elías Sánchez Cabrales (Morena), Elsy Lydia Izquierdo Morales (PRD) y Jesús de la Cruz Ovando (Morena).

Y de los que no alcanzaron ni el cinco de calificación: María Félix García Álvarez (Morena), Cristina Guzmán Fuentes (Morena), Jessyca Mayo Aparicio (Morena), Katia Ornelas Gil (PRI), José Concepción García González (Morena), Jacqueline Villaverde Acevedo (Morena), Nelson Humberto Gallegos Vaca (PRD), Daniel Cubero Cabrales (Morena), Alma Rosa Espadas Hernández (Morena), Ricardo Fitz Mendoza (PRD), Dolores Del Carmen Gutiérrez Zurita (PRD) y Agustín Silva Vidal (PRD).

Estos dos últimos de la fracción perredista, los peores calificados, ni el 4 lograron.

Por supuesto, que la presidenta de la JUCOPO y, ni más ni menos, que “líder” de la bancada morenista, Betty Milland Pérez, también salió tronada.

Vergonzoso, inadmisible.

Estas chuladas y hermosuras son las que nos representan de manera indigna en la Cámara de Diputados.

Son los que supuestamente, velan por los intereses de los gobernados.

En lo único que son eficientísimos, es en cobrar puntualmente sus quincenas y demás prestaciones de ley.

Pero eso sí, un buen número de ellos, ya anda en plena campaña con miras a relevar a los actuales alcaldes, y algunos tras una curul federal o de perdis, repetir en el cargo.

En serio, no tienen un poquitito de…vergüenza, pero lo que se dice nada de nada. Es más, creo que ni la conocen.

En ellos se va gran parte del presupuesto estatal, que bien podría servir, para hacer un sinnúmero de acciones que beneficien a la población, más en aquellas comunidades que en esta época del año se van al agua, hasta el pescuezo.

Mientras la constitución no se reforme, para evitar que llegue esta clase de lacras al recinto legislativo y los ciudadanos continúen sufragando sin meditar bien su voto, seguiremos sin una digna representación en el Congreso.

Y los dirigentes nacionales de los partidos políticos sigan mandando a puros grillos, analfabetas y maletas, el pueblo seguirá igual.

Por lo pronto, no nos queda de otra, más que seguir manteniéndolos.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

Los asaltos a los cuentahabientes aquí y en algunos municipios, aparte de ser una constante, es una asignatura pendiente de este gobierno, como tantas otras.

Si bien es cierto, que también es una herencia maldita de la pasada administración “núñista”, en lo que va de esta administración, la situación no ha variado.

Anteayer, por ejemplo, delincuentes despojaron de su dinero -más de 200 mil pesos- a dos personas. Una en Macuspana y otra aquí en la capital tabasqueña.

Lo que nos lleva a la conclusión, de que las estrategias puestas en marcha para combatirla, no han dado los resultados deseados.

Por lo que tendrán que implementar otras medidas más efectivas, de lo contrario, los asaltantes seguirán haciendo de la suya, como hasta el día de hoy.

miércoles 09 de octubre de 2019

Tabasco político | La peor camada

lunes 07 de octubre de 2019

Cambios forzosos

miércoles 02 de octubre de 2019

En lugar de incentivarlos, los desalientan

miércoles 25 de septiembre de 2019

Mayúscula irresponsabilidad

lunes 23 de septiembre de 2019

“Yo tengo otros datos”

viernes 20 de septiembre de 2019

Gato encerrado

miércoles 11 de septiembre de 2019

¡Reprobados!

viernes 06 de septiembre de 2019

Fiscal, tramposo

Cargar Más