/ viernes 22 de enero de 2021

El acompañante fantasma del Hospital de Pemex Villahermosa

Regina nos comparte la experiencia que vivió en el citado nosocomio cuando cuidaba a su suegra en el área de terapia intensiva


Los hospitales son lugares cargados de energías, dicen, y por lo tanto, son escenario de muchos sucesos paranormales, afirma la creencia. El relato que presentamos a continuación nos lo comparte Regina Zavala, y se desarrolla en el Hospital Regional de Pemex Villahermosa.

Los hechos ocurrieron en el año 2012, cuando su suegra se vio grave y estaba hospitalizada. La señora fue inducida al coma y por lo tanto, estaba internada en el área de terapia intensiva.

Muchas historias se cuentan dentro de los hospitales.

“En esa área sólo nos dejaban entrar por las tardes una sola persona a la visita; entonces, en esa ocasión había entrado primero uno de mis cuñados y salió, y de ahí me dejaron subir a mí.

“Me dirigí a la planta alta, que es donde se ubica el área de terapia intensiva. En el elevador iban conmigo dos personas más, pero ellos iban a otras áreas; entonces llego yo, y te piden que te cambies, te pongas una bata, cubrebocas, toda la indumentaria porque pues es un área más delicada.

En los pasillos también se cuentan anécdotas.

“Entré con ella; estaba intubada, estaba dormida, entonces yo me quedé parada un rato ahí a lado de ella; entrecerré la cortina para tapar el espacio en el que se encontraba mi suegra, y estuve acomodando sus cosas personales.

“Al salir, me detuvo uno de los doctores, y me dice: ‘la próxima vez que usted suba con alguien aquí se les va a prohibir la entrada al área de terapia intensiva, o sea, no pueden entrar dos personas por paciente; no sé cómo le hizo, pero si usted lo vuelve a hacer, le vamos a restringir el paso, no pueden estar dos personas en el área de visita’, a lo que respondí: ‘no doctor, yo estaba sola, nadie subió conmigo’; y me responde: ‘no señora, en el cuarto donde estaba usted había otra persona con usted, y eso está prohibido’.

“Entonces, el doctor me advirtió que nos iban a llamar la atención, y nos iban a prohibir que subiéramos a verla, porque quién sabe cómo habíamos hecho trampa para que subieran dos personas, pero que era otro hombre que estaba conmigo y con mi suegra.

La paciente dijo que nunca estuvo sola, su esposo, quien ya era fallecido, siempre estuvo junto a ella.

“El médico pensó que era alguno de los hijos de ella, o que era mi cuñado, el que había subido primero… quizás creyó que mi cuñado se había quedado por ahí escondido y que yo me metí a la fuerza, y pasé con él”, refiere Regina.

“Me quedé muy sorprendida; y en cuanto pude, se lo platiqué a Gerardo (quien era mi marido); se lo conté a mi mamá y a mi papá, no se lo dije a más nadie; de hecho, mi papá me dijo ‘no, hija, son lugares donde las vibras son tan fuertes, o sea, son personas que están luchando entre la vida y la muerte; ahí el ambiente es mucho más fuerte, el espíritu de esas personas que están batallando todos los días’.

Pasaron los días, despertaron a mi suegra del coma para ver que sus pulmones funcionaran, y ya cuando ella pudo empezar a hablar de nuevo, le conté lo que había sucedió, a lo que me dijo: ‘¿y te asustaste?’; le digo ‘no, pues más que nada me sorprendió que me hayan dicho eso’, a lo que me respondió: ‘es que yo nunca estuve sola; Juan estuvo conmigo’.

Todo ocurrió en ese último piso, donde los pacientes más graves lucha por su vida.

“Juan era su esposo, y ella enviudó cuando sus hijos todavía estaban chiquitos; entonces, este señor tenía añísimos de muerto, pero ella siempre, cuando iba a tomar alguna decisión o ocurriría algo de importancia, ella como que platicaba con él, porque me tocó escucharla una vez en su cuarto, y eso fue unos días antes de que nosotros nos casáramos, como que ella le estaba contando al esposo lo que estaba sucediendo, y lo que iba a suceder, lo de la boda.

“Mi suegra me platicó: ‘yo nunca estuve sola. Mientras estuve dormida, Juan estuvo conmigo todo el tiempo, él me acompañó’.

“Y ella juraba y perjuraba que la persona que estuvo en esa habitación y que siempre permaneció, era su esposo.

“La verdad que a mí sí me sorprendió lo que el médico dijo, además de la calma con la que ella lo tomó, porque estaba muy segura que a quien habían visto en ese lugar, era su esposo; dice que se sentía tranquila porque él siempre la acompañaba”.


Los hospitales son lugares cargados de energías, dicen, y por lo tanto, son escenario de muchos sucesos paranormales, afirma la creencia. El relato que presentamos a continuación nos lo comparte Regina Zavala, y se desarrolla en el Hospital Regional de Pemex Villahermosa.

Los hechos ocurrieron en el año 2012, cuando su suegra se vio grave y estaba hospitalizada. La señora fue inducida al coma y por lo tanto, estaba internada en el área de terapia intensiva.

Muchas historias se cuentan dentro de los hospitales.

“En esa área sólo nos dejaban entrar por las tardes una sola persona a la visita; entonces, en esa ocasión había entrado primero uno de mis cuñados y salió, y de ahí me dejaron subir a mí.

“Me dirigí a la planta alta, que es donde se ubica el área de terapia intensiva. En el elevador iban conmigo dos personas más, pero ellos iban a otras áreas; entonces llego yo, y te piden que te cambies, te pongas una bata, cubrebocas, toda la indumentaria porque pues es un área más delicada.

En los pasillos también se cuentan anécdotas.

“Entré con ella; estaba intubada, estaba dormida, entonces yo me quedé parada un rato ahí a lado de ella; entrecerré la cortina para tapar el espacio en el que se encontraba mi suegra, y estuve acomodando sus cosas personales.

“Al salir, me detuvo uno de los doctores, y me dice: ‘la próxima vez que usted suba con alguien aquí se les va a prohibir la entrada al área de terapia intensiva, o sea, no pueden entrar dos personas por paciente; no sé cómo le hizo, pero si usted lo vuelve a hacer, le vamos a restringir el paso, no pueden estar dos personas en el área de visita’, a lo que respondí: ‘no doctor, yo estaba sola, nadie subió conmigo’; y me responde: ‘no señora, en el cuarto donde estaba usted había otra persona con usted, y eso está prohibido’.

“Entonces, el doctor me advirtió que nos iban a llamar la atención, y nos iban a prohibir que subiéramos a verla, porque quién sabe cómo habíamos hecho trampa para que subieran dos personas, pero que era otro hombre que estaba conmigo y con mi suegra.

La paciente dijo que nunca estuvo sola, su esposo, quien ya era fallecido, siempre estuvo junto a ella.

“El médico pensó que era alguno de los hijos de ella, o que era mi cuñado, el que había subido primero… quizás creyó que mi cuñado se había quedado por ahí escondido y que yo me metí a la fuerza, y pasé con él”, refiere Regina.

“Me quedé muy sorprendida; y en cuanto pude, se lo platiqué a Gerardo (quien era mi marido); se lo conté a mi mamá y a mi papá, no se lo dije a más nadie; de hecho, mi papá me dijo ‘no, hija, son lugares donde las vibras son tan fuertes, o sea, son personas que están luchando entre la vida y la muerte; ahí el ambiente es mucho más fuerte, el espíritu de esas personas que están batallando todos los días’.

Pasaron los días, despertaron a mi suegra del coma para ver que sus pulmones funcionaran, y ya cuando ella pudo empezar a hablar de nuevo, le conté lo que había sucedió, a lo que me dijo: ‘¿y te asustaste?’; le digo ‘no, pues más que nada me sorprendió que me hayan dicho eso’, a lo que me respondió: ‘es que yo nunca estuve sola; Juan estuvo conmigo’.

Todo ocurrió en ese último piso, donde los pacientes más graves lucha por su vida.

“Juan era su esposo, y ella enviudó cuando sus hijos todavía estaban chiquitos; entonces, este señor tenía añísimos de muerto, pero ella siempre, cuando iba a tomar alguna decisión o ocurriría algo de importancia, ella como que platicaba con él, porque me tocó escucharla una vez en su cuarto, y eso fue unos días antes de que nosotros nos casáramos, como que ella le estaba contando al esposo lo que estaba sucediendo, y lo que iba a suceder, lo de la boda.

“Mi suegra me platicó: ‘yo nunca estuve sola. Mientras estuve dormida, Juan estuvo conmigo todo el tiempo, él me acompañó’.

“Y ella juraba y perjuraba que la persona que estuvo en esa habitación y que siempre permaneció, era su esposo.

“La verdad que a mí sí me sorprendió lo que el médico dijo, además de la calma con la que ella lo tomó, porque estaba muy segura que a quien habían visto en ese lugar, era su esposo; dice que se sentía tranquila porque él siempre la acompañaba”.

Local

Suspenden entrega de enseres en Gaviotas Sur

*El delegado de la colonia señala que los días lunes y martes quedaron pendientes varias viviendas, y hoy miércoles ya no asistieron

Policiaca

"Santo Sapo": el sanguinario policía al servicio del crimen

Fue jefe de plaza de Los Zetas en Tabasco, al que se le atribuyen violentas ejecuciones de comerciantes, empresarios, policías, "contrarios", mujeres y periodistas

Local

“Violentadores, tres de los aspirantes a CEDH Tabasco”

Feministas señalaron a José Antonio Morales Notario, Orlando Zepeda y José Pedrero Morales de tener antecedentes de abuso y violencia contra las mujeres

Política

Confirma INE más de 90 por ciento de las casillas

La mayoría de las casillas se ubicarán en las instalaciones de centros educativos

Mundo

Bolsonaro causa un caos en Petrobras

Las acciones de la petrolera se mantienen por debajo de 25 reales, cifra que no se veía desde noviembre de 2020

Mundo

Condenan a 12 años de prisión a allegado de Cristina Kirchner

Lázaro Báez, juzgado por lavado, fue beneficiario de licitaciones públicas al mando de la expresidenta

Justicia

UIF bloquea 330 cuentas del Cártel de Sinaloa

Emma Coronel, esposa de El Chapo, habría sido mensajera para las operaciones del cártel y evitar la captura del capo

Cultura

Rompen mitos sobre las Cartas de relación de Hernán Cortés

Expertos analizan la forma en la que el conquistador justificaba su actos en la Nueva España 

Moda

Fendi diseña para los retos de la mujer actual

Kim Jones director creativo de la firma italiana presenta su primera colección  ready to wear en el marco de Fashion Week Milán