/ lunes 8 de febrero de 2021

Cárceles de Tabasco, saturadas y vulnerables

Pese a cierres y traslado a otros penales, no cuentan con la infraestructura óptima para resguardar a la población penitenciaria

En 2017, el gobierno de Arturo Núñez Jiménez, determinó el cierre de diez cárceles en la entidad y dispuso la habilitación de Centros de Reinserción Social (CERESOS) y Centros Penitenciarios Regionales, “moviendo así”, ante esta disposición, a más de 300 presos a diversas cárceles.

Suscríbete gratis aquí y recibe las noticias más relevantes en tu celular

Desaparece en Tabasco opción a 'semáforo rojo' pese a contagios

Foto: Carlos Pérez | El Heraldo de Tabasco

En la actualidad, el hacinamiento en las prisiones de Tabasco se mantienen, y dentro de los procesos de “liberación de espacios”, se suma que el año pasado, (21 de Octubre) el Centro Federal de Readaptación Social número 6, también cerró “sus puertas”, y se trasladaron más de 500 reos a otras prisiones federales, quedó pues, la petición del gobierno del estado a cargo de Adán Augusto López, de pedir a la federación a “préstamo”, dichas instalaciones para convertirla en un penal, para alojamiento de mujeres privadas de su libertad, hoy, poco más de 190 a nivel estado.

En su momento, las cárceles que fueron cerradas estaban ubicadas en los municipios de Teapa, Jalapa, Emiliano Zapata, Jonuta, Nacajuca, Jalpa de Méndez, Paraíso, Balancán, y Villa La Venta, esta última, perteneciente al municipio de Huimanguillo. Y por disposición, se dio paso a la regionalización, creándose así, los Centros de Reinserción Social (Ceresos) en las ciudades como Villahermosa, Huimanguillo, Cárdenas, Comalcalco, Macuspana , Tenosique, además de Centros Penitenciarios Regionales en Tacotalpa, Cunduacán y Centla.

Sobre el cierre del penal federal ubicado a las afueras del municipio de Huimanguillo, el Cefereso número 6 “Sureste”, se precisó que fue por no contar con la infraestructura, recursos humanos y materiales suficientes para atender a las personas privadas de su libertad que conforman a población penitenciaria; más de 500 presos.

Hay en Tabasco, mil 590 pacientes activos a Covid-19

Penal femenil.

El 24 de Octubre de 2020, tres días después del cierre de la prisión federal enclavada en Huimanguillo, el gobernador Adán Augusto López Hernández solicitó a la federación, la entrega en comodato de las instalaciones, a fin de habilitarlo como una prisión femenil. La idea del gobierno estatal es trasladar a ´poco más de 180 internas que se encuentran recluidas en prisiones del estado, de las que un 85 por ciento, son las que permanecen en el Creset.

Según el gobierno, realizarían una revisión para encargarse de su operación. Hace tres meses, se tenía un registro de una población femenil de 177 encarceladas. Las instaladas en el Creset eran 107 y 70 en diversas cárceles municipales; Un 75 por ciento, ya sentenciadas. Este proyecto está pendiente.

CNDH, detrás de los cierres de cárceles.

Foto: Carlos Pérez | El Heraldo de Tabasco

Los cierres de los centros carcelarios en la entidad, 9 en total, fue una cuestión de recomendación de los derechos humanos; el argumento del gobierno fue finalmente el de proteger los derechos humanos de las personas procesadas y sentenciadas, y de garantizarles servicios básicos para mejorar sus condiciones de vida.

El anuncio lo realizó el propio gobernador, en ese entonces, Arturo Núñez Jiménez, que explicó que Tabasco era la primera entidad que cumple con la recomendación general número 28 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), sobre la reclusión irregular en las cárceles municipales y distritales del país. Recomendación que pidió que las personas sujetas a proceso o purgando una pena, lo hagan en términos integrales de seguridad, readaptación y reinserción social. Que la disposición involucró a prisiones con una población menor a 50 internos, atiende el diagnóstico del Programa Integral de Seguridad Pública 2016-2018 y, en su proceso, y con ello se reubicó a 296 internos en otros penales.

Lo que dice la CNDH

Con oportunidad, -y en el caso exclusivo- de los casi dos mil presos instalados en el Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (Creset), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio cuenta de las pésimas condiciones de vida que mantienen; el hacinamiento como dato especial; las deficiencias en la salud, la falta de prevención de violaciones a los derechos humanos y de atención en caso de detección; y así, una larga lista de situaciones que denotan, la presencia de cobros por extorsión y sobornos, y aparte, la ingobernabilidad dentro de la prisión donde los internos viven un “infierno”.

Debemos cuidarnos sin tener que esperar un semáforo: Iglesia

En este último asunto, de acuerdo a datos precisos, se registraron en la prisión 15 reos con la enfermedad de tuberculosis, los que presuntamente no reciben la atención médica adecuada, y otros 19 con VIH (virus de Inmunodeficiencia humana), infección que lleva al SIDA; internos que en ambos casos, se mantienen aislados de la población.

Naturalmente, el encargado del penal, Juan Manuel Arteaga, guarda con hermetismo toda la información de lo que sucede dentro del reclusorio estatal. Es solo el Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (Creset), que de acuerdo a datos, tiene una capacidad de “albergue” para no más de mil 185 hombres y el espacio para 140 mujeres. Hoy, la cifra exacta es de mil 873 hombres, es decir que son 688 internos más, que rebasan la capacidad de que tiene el penal. Hay 110 mujeres internas, es decir, que el espacio de las presas es aceptable, ya que tienen capacidad para 140. La cifra general, rebasa los 3,800 internos a nivel estado.

Existen presos con enfermedades mortales; entre la población se contabilizan 16 reos con la enfermedad de la tuberculosis, que presuntamente no reciben la atención médica adecuada y peor aún, otros 17 con VIH (virus de Inmunodeficiencia humana), infección que lleva al SIDA; reos que en ambos casos, cuando menos, se dice se mantienen aislados de la población.

Esta es información del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) anual, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que da cuenta que en los centros penitenciarios del país, en este caso Tabasco, internos tienen una situación difícil en la prisión.

En Tabasco, sus nueve cárceles, ubicadas en los municipios de Cárdenas, Centla, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo, Macuspana, Tacotalpa y Tenosique, registra una población penitenciaria de 3 mil 805 personas, más otras 56 personas, todas menores de edad y de los que 12 son mujeres quienes permanecen en el Centro de Internamiento para adolescentes.

Síguenos en Facebook: @elheraldodetab y en Twitter: @heraldodetab

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), es una atribución conferida en el artículo 6 °, fracción XII de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el cual examina la situación que impera en el sistema penitenciario nacional, por medio de evaluaciones de cada uno de los centros que se supervisan, en donde se verifican las condiciones de estancia e internamiento de las personas procesadas y sentenciadas, ponderando ante todo, el respeto y la observancia a los Derechos Humanos.

En 2017, el gobierno de Arturo Núñez Jiménez, determinó el cierre de diez cárceles en la entidad y dispuso la habilitación de Centros de Reinserción Social (CERESOS) y Centros Penitenciarios Regionales, “moviendo así”, ante esta disposición, a más de 300 presos a diversas cárceles.

Suscríbete gratis aquí y recibe las noticias más relevantes en tu celular

Desaparece en Tabasco opción a 'semáforo rojo' pese a contagios

Foto: Carlos Pérez | El Heraldo de Tabasco

En la actualidad, el hacinamiento en las prisiones de Tabasco se mantienen, y dentro de los procesos de “liberación de espacios”, se suma que el año pasado, (21 de Octubre) el Centro Federal de Readaptación Social número 6, también cerró “sus puertas”, y se trasladaron más de 500 reos a otras prisiones federales, quedó pues, la petición del gobierno del estado a cargo de Adán Augusto López, de pedir a la federación a “préstamo”, dichas instalaciones para convertirla en un penal, para alojamiento de mujeres privadas de su libertad, hoy, poco más de 190 a nivel estado.

En su momento, las cárceles que fueron cerradas estaban ubicadas en los municipios de Teapa, Jalapa, Emiliano Zapata, Jonuta, Nacajuca, Jalpa de Méndez, Paraíso, Balancán, y Villa La Venta, esta última, perteneciente al municipio de Huimanguillo. Y por disposición, se dio paso a la regionalización, creándose así, los Centros de Reinserción Social (Ceresos) en las ciudades como Villahermosa, Huimanguillo, Cárdenas, Comalcalco, Macuspana , Tenosique, además de Centros Penitenciarios Regionales en Tacotalpa, Cunduacán y Centla.

Sobre el cierre del penal federal ubicado a las afueras del municipio de Huimanguillo, el Cefereso número 6 “Sureste”, se precisó que fue por no contar con la infraestructura, recursos humanos y materiales suficientes para atender a las personas privadas de su libertad que conforman a población penitenciaria; más de 500 presos.

Hay en Tabasco, mil 590 pacientes activos a Covid-19

Penal femenil.

El 24 de Octubre de 2020, tres días después del cierre de la prisión federal enclavada en Huimanguillo, el gobernador Adán Augusto López Hernández solicitó a la federación, la entrega en comodato de las instalaciones, a fin de habilitarlo como una prisión femenil. La idea del gobierno estatal es trasladar a ´poco más de 180 internas que se encuentran recluidas en prisiones del estado, de las que un 85 por ciento, son las que permanecen en el Creset.

Según el gobierno, realizarían una revisión para encargarse de su operación. Hace tres meses, se tenía un registro de una población femenil de 177 encarceladas. Las instaladas en el Creset eran 107 y 70 en diversas cárceles municipales; Un 75 por ciento, ya sentenciadas. Este proyecto está pendiente.

CNDH, detrás de los cierres de cárceles.

Foto: Carlos Pérez | El Heraldo de Tabasco

Los cierres de los centros carcelarios en la entidad, 9 en total, fue una cuestión de recomendación de los derechos humanos; el argumento del gobierno fue finalmente el de proteger los derechos humanos de las personas procesadas y sentenciadas, y de garantizarles servicios básicos para mejorar sus condiciones de vida.

El anuncio lo realizó el propio gobernador, en ese entonces, Arturo Núñez Jiménez, que explicó que Tabasco era la primera entidad que cumple con la recomendación general número 28 emitida por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), sobre la reclusión irregular en las cárceles municipales y distritales del país. Recomendación que pidió que las personas sujetas a proceso o purgando una pena, lo hagan en términos integrales de seguridad, readaptación y reinserción social. Que la disposición involucró a prisiones con una población menor a 50 internos, atiende el diagnóstico del Programa Integral de Seguridad Pública 2016-2018 y, en su proceso, y con ello se reubicó a 296 internos en otros penales.

Lo que dice la CNDH

Con oportunidad, -y en el caso exclusivo- de los casi dos mil presos instalados en el Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (Creset), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio cuenta de las pésimas condiciones de vida que mantienen; el hacinamiento como dato especial; las deficiencias en la salud, la falta de prevención de violaciones a los derechos humanos y de atención en caso de detección; y así, una larga lista de situaciones que denotan, la presencia de cobros por extorsión y sobornos, y aparte, la ingobernabilidad dentro de la prisión donde los internos viven un “infierno”.

Debemos cuidarnos sin tener que esperar un semáforo: Iglesia

En este último asunto, de acuerdo a datos precisos, se registraron en la prisión 15 reos con la enfermedad de tuberculosis, los que presuntamente no reciben la atención médica adecuada, y otros 19 con VIH (virus de Inmunodeficiencia humana), infección que lleva al SIDA; internos que en ambos casos, se mantienen aislados de la población.

Naturalmente, el encargado del penal, Juan Manuel Arteaga, guarda con hermetismo toda la información de lo que sucede dentro del reclusorio estatal. Es solo el Centro de Reinserción Social del Estado de Tabasco (Creset), que de acuerdo a datos, tiene una capacidad de “albergue” para no más de mil 185 hombres y el espacio para 140 mujeres. Hoy, la cifra exacta es de mil 873 hombres, es decir que son 688 internos más, que rebasan la capacidad de que tiene el penal. Hay 110 mujeres internas, es decir, que el espacio de las presas es aceptable, ya que tienen capacidad para 140. La cifra general, rebasa los 3,800 internos a nivel estado.

Existen presos con enfermedades mortales; entre la población se contabilizan 16 reos con la enfermedad de la tuberculosis, que presuntamente no reciben la atención médica adecuada y peor aún, otros 17 con VIH (virus de Inmunodeficiencia humana), infección que lleva al SIDA; reos que en ambos casos, cuando menos, se dice se mantienen aislados de la población.

Esta es información del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) anual, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que da cuenta que en los centros penitenciarios del país, en este caso Tabasco, internos tienen una situación difícil en la prisión.

En Tabasco, sus nueve cárceles, ubicadas en los municipios de Cárdenas, Centla, Centro, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo, Macuspana, Tacotalpa y Tenosique, registra una población penitenciaria de 3 mil 805 personas, más otras 56 personas, todas menores de edad y de los que 12 son mujeres quienes permanecen en el Centro de Internamiento para adolescentes.

Síguenos en Facebook: @elheraldodetab y en Twitter: @heraldodetab

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP), es una atribución conferida en el artículo 6 °, fracción XII de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el cual examina la situación que impera en el sistema penitenciario nacional, por medio de evaluaciones de cada uno de los centros que se supervisan, en donde se verifican las condiciones de estancia e internamiento de las personas procesadas y sentenciadas, ponderando ante todo, el respeto y la observancia a los Derechos Humanos.

Local

Accidentes en moto dejan graves secuelas a sobrevivientes, advierte especialista

Un especialistas señaló las secuelas con que quedan los sobrevivientes de accidentes en moto, en donde el herido puede ser el conductor o alguna otra persona

Local

Tramo carretero se cae a pedazos en Balancán; amagan con bloqueo

Habitantes de la vía San Pedro-Provincia en Balancán exigen una pronta solución, ya que se está cayendo a pedazos, de no ser así amagan con bloqueo

Policiaca

Campesino de 70 años muere aplastado por un tractor en Cunduacán

El hombre, identificado como Jorge Luis de 70 años, originario de la ranchería Plátano y Cacao primera sección, habría perdido el control de la unidad, resultando en que el tractor lo atropellara

Finanzas

¡No caigas en estafas! Alertan por falso "Bono mujeres" difundido por Whatsapp

La Secretaría de Bienestar, desmintió la existencia del supuesto programa "Bono Mujeres 2024", el cual prometía apoyos económicos para mujeres necesitadas

Turismo

‘10a Fiestas del Queso’ ¿Qué es y cuándo será en Tabasco?

Con la edición de la ‘10a Fiestas del Queso’ organizadores esperan una derrama económica de 100 mdp

Local

Jorge Bracamontes presidirá la Jucopo y a Morena en el Congreso

El diputado morenista fue electo por unanimidad tanto para estar al frente de la Jucopo y la coordinación de la Fracción Parlamentaria de Morena