/ lunes 28 de noviembre de 2022

Zoológicos humanos, los espectáculos más crueles de la historia: FOTOS

Hasta hace pocas décadas era posible acudir a exhibiciones donde se mostraba a seres humanos enjaulados como animales

Una de las partes temibles de la historia humana han sido las cosas aterradoras que se han podido hacer en nombre del entretenimiento, especialmente sobre otras personas.

Aunque no lo creas, tal cómo hoy puedes ir al zoológico de tu ciudad para ver animales de todo el mundo en cautiverio, por mucho tiempo esto también podría hacerse con personas indígenas, con discapacidad o condiciones médicas consideradas extrañas.

Muchos piensan que la época de los grande imperios y los estragos de la colonización en países de Latinoamérica, África y Asía parecieran estar muy lejos en el tiempo, pero la verdad es que hasta el siglo pasado todavía existían los llamados “zoológicos humanos”, donde por unas monedas todos podían participar en uno de los actos más crueles de la historia.

Te puede interesar: Tabasco en guerra: el día que fue declarada la ley marcial

A finales del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, existieron instalaciones donde los habitantes del mundo occidental, Europa y Estados Unidos, podían acudir a ver seres humanos provenientes de tierras lejanas, personas que como si se tratase de plantas o animales llevaban la etiqueta de “exóticas”.

Estas exposiciones eran llamadas en muchos países "villas de negros", y eran populares entre el público / Foto: Cortesía | Popular Resistance

Aprovechaban de una visión racista del mundo

Todo el mundo estaba loco por conocer tierras lejanas, con sus nativos descritos como “salvajes”, menos que humanos y apenas más que animales para los colonizadores de países desarrollados.

Recibe a partir de ahora las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

Como pocos eran los que podían viajar a ver el mundo, los exploradores tomaron el rol de traficantes de personas y comenzaron a surgir exhibiciones en ciudades como París, Londres, Hamburgo y Nueva York.

Cuando Ota Benga fue liberado y regresó al Congo sintió que no podía regresar a su antigua vida, terminó regresando al país donde le habían mantenido encerrado / Foto: Cortesía | Tourism Teacher

Uno de los promotores más famosos, el “Walt Disney del racismo”, podríamos decir, fue el alemán Carl Hagenbeck, quien montaba villas falsas en sus zoológicos y las llenaba de personas provenientes de tribus como los Sámi de Rusia, africanos de Etiopía e Inuíts del ártico, todos sacados de su tierra bajo la promesa de una vida mejor.

Sigue leyendo: Descubre el museo de arte funerario oculto en el Panteón de Dolores

A través de estas exhibiciones los realizadores mostraban a su público un mundo dominado por la raza blanca, con “salvajes” y fieras en las tierras lejanas que estaban para ser conquistadas y preservadas para el avance de la civilización.

Pigmeos obligados a bailar en St. Louis, Estados Unidos / Foto: Cortesía | Popular Resistance

Millones de personas visitaron los zoológicos humanos, llenando los bolsillos de sus organizadores, quienes firmaban contratos fraudulentos con las personas exhibidas para mantenerlos encerrados a cambio de compensación económica y la esperanza de un día ser liberados para poder gastarla.

Las personas eran maltratadas en los zoológicos humanos

No era raro que en estas circunstancias muchas victimas exhibidas perdieran la vida a causa de enfermedades transmitidas por el propio público, o adquiridas tras pasar días seguidos a la intemperie donde eran observados semidesnudos, vestidos con pieles y realizando actividades degradantes.

También lee: Manicomio “La Castañeda” el hospital psiquiátrico mexicano que se convirtió en “Las puertas del infierno”

Ota Benga, por ejemplo, fue un joven del Congo a quién en 1904 se le ofreció trabajo en Estados Unidos, supuestamente para cuidar de un elefante, pero la realidad que encontró al llegar al país fue muy diferente.

En 1958 se celebró el último zoológico humano en Bélgica, aquí uno de los visitantes le extiende comida a una niña africana durante este evento / Foto: Cortesía | Wikimedia Commons

Sus dientes fueron limados para hacerlos más puntiagudos y se le hizo vivir en el recinto de los primates en el Zoológico del Bronx. Durante su tiempo encerrado se convirtió en una de las atracciones más populares.

No sería hasta después de la segunda guerra mundial cuando los zoológicos humanos comenzaron a decaer rápidamente en popularidad, el último se realizó en Bruselas, en el año de 1958.

Publicada originalmente en El Sol de Hermosillo

Una de las partes temibles de la historia humana han sido las cosas aterradoras que se han podido hacer en nombre del entretenimiento, especialmente sobre otras personas.

Aunque no lo creas, tal cómo hoy puedes ir al zoológico de tu ciudad para ver animales de todo el mundo en cautiverio, por mucho tiempo esto también podría hacerse con personas indígenas, con discapacidad o condiciones médicas consideradas extrañas.

Muchos piensan que la época de los grande imperios y los estragos de la colonización en países de Latinoamérica, África y Asía parecieran estar muy lejos en el tiempo, pero la verdad es que hasta el siglo pasado todavía existían los llamados “zoológicos humanos”, donde por unas monedas todos podían participar en uno de los actos más crueles de la historia.

Te puede interesar: Tabasco en guerra: el día que fue declarada la ley marcial

A finales del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, existieron instalaciones donde los habitantes del mundo occidental, Europa y Estados Unidos, podían acudir a ver seres humanos provenientes de tierras lejanas, personas que como si se tratase de plantas o animales llevaban la etiqueta de “exóticas”.

Estas exposiciones eran llamadas en muchos países "villas de negros", y eran populares entre el público / Foto: Cortesía | Popular Resistance

Aprovechaban de una visión racista del mundo

Todo el mundo estaba loco por conocer tierras lejanas, con sus nativos descritos como “salvajes”, menos que humanos y apenas más que animales para los colonizadores de países desarrollados.

Recibe a partir de ahora las noticias más importantes directo a tu WhatsApp

Como pocos eran los que podían viajar a ver el mundo, los exploradores tomaron el rol de traficantes de personas y comenzaron a surgir exhibiciones en ciudades como París, Londres, Hamburgo y Nueva York.

Cuando Ota Benga fue liberado y regresó al Congo sintió que no podía regresar a su antigua vida, terminó regresando al país donde le habían mantenido encerrado / Foto: Cortesía | Tourism Teacher

Uno de los promotores más famosos, el “Walt Disney del racismo”, podríamos decir, fue el alemán Carl Hagenbeck, quien montaba villas falsas en sus zoológicos y las llenaba de personas provenientes de tribus como los Sámi de Rusia, africanos de Etiopía e Inuíts del ártico, todos sacados de su tierra bajo la promesa de una vida mejor.

Sigue leyendo: Descubre el museo de arte funerario oculto en el Panteón de Dolores

A través de estas exhibiciones los realizadores mostraban a su público un mundo dominado por la raza blanca, con “salvajes” y fieras en las tierras lejanas que estaban para ser conquistadas y preservadas para el avance de la civilización.

Pigmeos obligados a bailar en St. Louis, Estados Unidos / Foto: Cortesía | Popular Resistance

Millones de personas visitaron los zoológicos humanos, llenando los bolsillos de sus organizadores, quienes firmaban contratos fraudulentos con las personas exhibidas para mantenerlos encerrados a cambio de compensación económica y la esperanza de un día ser liberados para poder gastarla.

Las personas eran maltratadas en los zoológicos humanos

No era raro que en estas circunstancias muchas victimas exhibidas perdieran la vida a causa de enfermedades transmitidas por el propio público, o adquiridas tras pasar días seguidos a la intemperie donde eran observados semidesnudos, vestidos con pieles y realizando actividades degradantes.

También lee: Manicomio “La Castañeda” el hospital psiquiátrico mexicano que se convirtió en “Las puertas del infierno”

Ota Benga, por ejemplo, fue un joven del Congo a quién en 1904 se le ofreció trabajo en Estados Unidos, supuestamente para cuidar de un elefante, pero la realidad que encontró al llegar al país fue muy diferente.

En 1958 se celebró el último zoológico humano en Bélgica, aquí uno de los visitantes le extiende comida a una niña africana durante este evento / Foto: Cortesía | Wikimedia Commons

Sus dientes fueron limados para hacerlos más puntiagudos y se le hizo vivir en el recinto de los primates en el Zoológico del Bronx. Durante su tiempo encerrado se convirtió en una de las atracciones más populares.

No sería hasta después de la segunda guerra mundial cuando los zoológicos humanos comenzaron a decaer rápidamente en popularidad, el último se realizó en Bruselas, en el año de 1958.

Publicada originalmente en El Sol de Hermosillo

Policiaca

Cartulina con amenazas aparece en parque central de Ocuiltzapotlán

Una cartulina con un mensaje de amenazas fue dejada en el parque central de la villa Ocuiltzapotlán

Finanzas

Se termina el tiempo para la declaración de las Donatarias

El 31 de mayo es el último día para que las Donatarias presenten su Declaración de Transparencia correspondiente al ejercicio 2023 y 2024

Policiaca

5 muertes de menores de edad que consternaron a Tabasco

Conoce 5 muertes de menores de edad que consternaron a Tabasco, como la de Emiliano, ocurrida en Paraíso

Local

Tercera ola de calor traerá hasta 15 días de temperaturas extremas en Tabasco

Especialistas y el Instituto de Protección Civil del Estado de Tabasco (IPCET) dan recomendaciones para protegerse de la tercera ola de calor que traerá hasta 15 días de temperaturas extremas al país y al estado

Ecología

Imparables las muertes de monos en Tabasco; suman 147

Aunque los dictámenes sobre la causa de las muertes estarían en una semana, la deforestación podría ser uno de los factores que originaron el problema

Local

Calla CFE a cuestionamientos por apagones en Villahermosa

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Villahermosa se enfrenta a una ola de críticas debido a las constantes fallas en el suministro eléctrico que afectan a los habitantes de Tabasco