/ miércoles 13 de abril de 2022

Tiene Villahermosa ventanas al pasado... y puertas a otros mundos [Crónica]

La ciudad tiene ojos que parecen asomarse a otros mundos, a otras épocas. Puertas que alguna vez hablaron el lenguaje de las bienvenidas

En Villahermosa hay ventanas que son como ojos a otros mundos, a otras épocas. Puertas que alguna vez hablaron el lenguaje de las bienvenidas, y que hoy, parecen haberse abierto para dejar ir a todos y a todo, incluyendo al tiempo.

Lee más: 10 edificios emblemáticos de la antigua Villahermosa

Es esta una ciudad que envejece a prisa, cuyas calles guardan las memorias de esos otros que las habitaron, pero cuyas construcciones parecen olvidarse de sí mismas, en aras de un progresismo desbocado que pretende "remodelarlo" todo, que todo lo sustituye.

Puertas que alguna vez hablaron el lenguaje de las bienvenidas Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

Transitar por la sucesión de nombres impresos en la nomenclatura de avenidas y calles, es un viaje a través de de la historia de nuestra Villahermosa: Narciso Mendoza, Francisco Javier Mina, 2 de abril, Santos Degollado, Francisco J. Santamarina...

En el recorrido, saltan a la vista las cicatrices urbanas: alcantarillas sin tapa de las que "crecen" árboles sin destino, baches y banquetas rotas, así como mobiliario urbano vandalizado...

Marañas de cableado eléctrico, medidores de la CFE que brotan de las paredes como quistes metálicos, viejos climas de ventana murmurando y goteando lágrimas condensadas, bajo su propio techo de láminas. Rejas herrumbrosas, candados y cadenas que niegan el paso a una hipotética invasión de indigentes a los espacios privados que se caen de ruinosos...

En Villahermosa hay ventanas que son como ojos a otros mundos Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

"Yo soy la puerta" reza el Antiguo Testamento.

Sobre algunas puertas y ventanas de las casas que aún subsisten, es posible divisar llamados de auxilio: "Rento cuarto", o bien "Se vende esta propiedad", seguido de un teléfono. Otras; "Se vende hielo", "Se dan clases de regularización", "Se cuidan perros"...

Para muchas de las edificaciones del primer cuadro de la ciudad y sus ocupantes, la ayuda nunca llegó: de los interiores, a través de las ventanas crecen enredaderas y otras frondas en señal de naufragio, de irremisible abandono.

Es esta una ciudad que envejece a prisa, cuyas calles guardan las memorias de esos otros que las habitaron, Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

En 27 de febrero y otras muchas vialidades que discurren por el centro, es posible contabilizar más de una veintena de casas en franco derrumbe; carcasas vacías que funcionan como muestrarios de cascajo, exhibidores de ruinas, tiradero de techos colapsados.

En cambio, en el antiguo callejón de Puerto Escondido hay ojos de papel volando y palomas que gorjean bajo un sol implacable, proyectando sombras alargadas sobre puertas, paredes y ventanas.

"Yo soy la puerta" reza el Antiguo Testamento. Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

"Mi viejo corazón toca a una puerta", escribió José Ángel Buesa.

Mucho más al oriente, en Constitución, puede verse un zaguán disimulado por una cortina de pétalos de flores artificiales, blancas y rojas... detrás de ella, un grupo de sexoservidoras en espera de cliente matan el calor y el aburrimiento de la tarde escuchando música tropical. Afuera, hay un letrero que dice; "Se renta baño" y "Hospedaje y azúcar". Para muchos, esta es la puerta al mundo del placer, al paraíso prohibido pero curiosamente tolerado por el Ayuntamiento de Centro. Pero el transeúnte de ocasión, sólo alcanzará a ver los pies de ellas, entaconados, inquietos como peces dorados y efímeros como una promesa vana...

Si bien la historia externa, pública, pasa entera a través de las puertas, también es posible atisbar otra historia, la historia personal, íntima, interior, a través de las ventanas de las viviendas habitadas.

Sobre algunas puertas y ventanas de las casas que aún subsisten, es posible divisar llamados de auxilio Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

En una ventana, un gato aguarda la prometedora noche.

En otra, ubicada en la bajada de José María Morelos y Pavón, una ventana adornada con dos pantalones y una toalla que se secan al sol, se parece a una cara sonriente.

"Que la alegría no tire más piedrita / abriré la ventana", como recitó alguna vez Mario Benedetti...

En Villahermosa hay ventanas que son como ojos a otros mundos, a otras épocas. Puertas que alguna vez hablaron el lenguaje de las bienvenidas, y que hoy, parecen haberse abierto para dejar ir a todos y a todo, incluyendo al tiempo.

Lee más: 10 edificios emblemáticos de la antigua Villahermosa

Es esta una ciudad que envejece a prisa, cuyas calles guardan las memorias de esos otros que las habitaron, pero cuyas construcciones parecen olvidarse de sí mismas, en aras de un progresismo desbocado que pretende "remodelarlo" todo, que todo lo sustituye.

Puertas que alguna vez hablaron el lenguaje de las bienvenidas Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

Transitar por la sucesión de nombres impresos en la nomenclatura de avenidas y calles, es un viaje a través de de la historia de nuestra Villahermosa: Narciso Mendoza, Francisco Javier Mina, 2 de abril, Santos Degollado, Francisco J. Santamarina...

En el recorrido, saltan a la vista las cicatrices urbanas: alcantarillas sin tapa de las que "crecen" árboles sin destino, baches y banquetas rotas, así como mobiliario urbano vandalizado...

Marañas de cableado eléctrico, medidores de la CFE que brotan de las paredes como quistes metálicos, viejos climas de ventana murmurando y goteando lágrimas condensadas, bajo su propio techo de láminas. Rejas herrumbrosas, candados y cadenas que niegan el paso a una hipotética invasión de indigentes a los espacios privados que se caen de ruinosos...

En Villahermosa hay ventanas que son como ojos a otros mundos Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

"Yo soy la puerta" reza el Antiguo Testamento.

Sobre algunas puertas y ventanas de las casas que aún subsisten, es posible divisar llamados de auxilio: "Rento cuarto", o bien "Se vende esta propiedad", seguido de un teléfono. Otras; "Se vende hielo", "Se dan clases de regularización", "Se cuidan perros"...

Para muchas de las edificaciones del primer cuadro de la ciudad y sus ocupantes, la ayuda nunca llegó: de los interiores, a través de las ventanas crecen enredaderas y otras frondas en señal de naufragio, de irremisible abandono.

Es esta una ciudad que envejece a prisa, cuyas calles guardan las memorias de esos otros que las habitaron, Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

En 27 de febrero y otras muchas vialidades que discurren por el centro, es posible contabilizar más de una veintena de casas en franco derrumbe; carcasas vacías que funcionan como muestrarios de cascajo, exhibidores de ruinas, tiradero de techos colapsados.

En cambio, en el antiguo callejón de Puerto Escondido hay ojos de papel volando y palomas que gorjean bajo un sol implacable, proyectando sombras alargadas sobre puertas, paredes y ventanas.

"Yo soy la puerta" reza el Antiguo Testamento. Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

"Mi viejo corazón toca a una puerta", escribió José Ángel Buesa.

Mucho más al oriente, en Constitución, puede verse un zaguán disimulado por una cortina de pétalos de flores artificiales, blancas y rojas... detrás de ella, un grupo de sexoservidoras en espera de cliente matan el calor y el aburrimiento de la tarde escuchando música tropical. Afuera, hay un letrero que dice; "Se renta baño" y "Hospedaje y azúcar". Para muchos, esta es la puerta al mundo del placer, al paraíso prohibido pero curiosamente tolerado por el Ayuntamiento de Centro. Pero el transeúnte de ocasión, sólo alcanzará a ver los pies de ellas, entaconados, inquietos como peces dorados y efímeros como una promesa vana...

Si bien la historia externa, pública, pasa entera a través de las puertas, también es posible atisbar otra historia, la historia personal, íntima, interior, a través de las ventanas de las viviendas habitadas.

Sobre algunas puertas y ventanas de las casas que aún subsisten, es posible divisar llamados de auxilio Foto: Ángel Vega | El Heraldo de Tabasco

En una ventana, un gato aguarda la prometedora noche.

En otra, ubicada en la bajada de José María Morelos y Pavón, una ventana adornada con dos pantalones y una toalla que se secan al sol, se parece a una cara sonriente.

"Que la alegría no tire más piedrita / abriré la ventana", como recitó alguna vez Mario Benedetti...

Local

GALERÍA: A reventar sedes de vacunación contra el Covid-19 en Villahermosa

Desde las 8:00 horas se observó gran afluencia de menores con sus papás en las distintas sedes de vacunación contra el Covid-19

Deportes

Tabasco terminará en la parte baja de la tabla en los Juegos Conade 2022

El representativo de Tabasco espera que taekwondo y levantamiento de pesas le den medallas

Ecología

Urge León Gutiérrez una estrategia de educación ambiental en Tabasco

León Gutiérrez, ambientalista, considera que no es necesario cerrar los vasos lagunares

Deportes

GALERÍA: El Heraldo de Tabasco sigue escalando posiciones

Se disputó la tercera jornada de la Liga de Fútbol de Medios de Comunicación, donde el equipo de El Heraldo de Tabasco marcha invicto

Deportes

Aun sin apoyo Selección de Taekwondo de Tabasco gana medallas en los Juegos Conade

Pese a que la Selección de Taekwondo tuvo que costear su viaje, logró conquistar podios en el evento deportivo

Local

GALERÍA: A reventar sedes de vacunación contra el Covid-19 en Villahermosa

Desde las 8:00 horas se observó gran afluencia de menores con sus papás en las distintas sedes de vacunación contra el Covid-19

Gossip

Mi ejemplo de vida, mi ángel: Paulina Rubio se despide de su mamá Susana Dosamantes

La cantante pidió privacidad, comprensión y respeto en estos momentos tan difíciles para la familia

Justicia

Envían a prisión a dos jóvenes acusados de violar y asesinar a una pequeña en Puebla

Tras calificarse de legal la detención de los sujetos, ambos fueron vinculados a proceso

Futbol

Entrenadora de Irlanda afirmó haber sido abusada sexualmente cuando era jugadora

La Federación Neerlandesa de Fútbol lamentó el hecho, sin embargo, Vera Pauw dice que les informó de lo sucedido y no actuaron correctamente