/ lunes 25 de febrero de 2019

Los reporteros no son fiscales del MP

La semana pasada el articulista Homero Calderón apuntó que los columnistas tabasqueños “se la han pasado hablando pendejada y media” del ex gobernador Arturo Núñez Jiménez, pero “dentro de toda esa palabrería hueca” (sic) “ninguno ha aportado prueba de que Núñez sea culpable de algo”.

Los indicios de que en la administración pasada hubo corrupción los han ido aportando las nuevas autoridades. Y, además, los reporteros no son fiscales para “demostrar” nada; son, más bien, mensajeros.

Y la información apunta a que en la gestión de Núñez se le metió el diente al erario con singular alegría.

El fin de semana, el mandatario Adán Augusto López Hernández dio más pistas al señalar que las instancias encargadas de atender laudos laborales en el sexenio anterior realizaron una pantomima.

Apuntó que en diversas dependencias se detectó corrupción en laudos, por lo que el gobierno estatal procedió con demandas ante las instancias correspondientes contra los juicios fraudulentos.

“Nos hemos encontrado casos en que los (encargados) jurídicos abandonaron las defensas, hay un caso de la coordinación de Asuntos Jurídicos donde no comparecieron a las audiencias, otros donde el abogado de los trabajadores es esposo de quién era (responsable) jurídico de una de las Secretarías; hay mucha corrupción: expresidentes del Tribunal Conciliación y Arbitraje que litigaban los asuntos a conveniencia y que ahora se han ido a presentar a los municipios como abogados de los trabajadores”, ventiló.

A eso súmele, para empezar, la venta espuria del terreno en Paraíso para la desaparecida Zona Económico Especial (particulares lo vendieron en 60 millones de pesos y el gobierno de Tabasco erogó 100 millones por el predio, o sea que 40 millones de pesos fueron a la cuenta personal de funcionarios), y el truculento negocio de la comercialización de medicinas en el sector salud.

Así que los primeros datos de la cuantiosa sangría al presupuesto público durante el mandato de Núñez ya empezaron a ser aireados por la nueva administración.

Y eso de que Núñez y su esposa Martha Lilia López Aguilera son inocentes suena a defensa armada con el cochinito hecho por la ex vocera Dolores Gutiérrez Zurita, hoy diputada plurinominal del PRD.

Al reportero le compete dar la información.

En el Manual de Periodismo, de Vicente Leñero y Carlos Marín, se explica de qué se trata la verdad periodística, cuyo mejor ejemplo son las declaraciones de un presidente de los Estados Unidos de que su país lucha por la democracia en el mundo.

Cualquier comunicador sabe que la poderosa nación vecina vela por sus intereses en el orbe, no por la democracia.

Que el reportero ponga en su nota que el mandatario estadounidense ha afirmado que su país defiende la democracia mundial es la verdad periodística, aunque esté consciente que se trata de una mentira.

Si a los reporteros les incumbiera demostrar que los mandatarios son corruptos, en estos últimos seis años se hubieran quedado sin tema: hasta el sol de hoy las mismas autoridades no han podido comprobarle nada a Andrés Granier Melo.

Y si se hurga en las hemerotecas se encontrará que algunos de los que ahora dicen que Núñez no es culpable, ponían a Granier como el peor de los más grandes ladrones del mundo.

PARA SU INFORMACIÓN…

AUDITORÍAS A TVT. El director de Televisión de Tabasco, el periodista José del Carmen Chablé Ruiz, informó que se realizarán auditorías al canal, y también se evaluarán perfiles de los mandos para determinar si habrá adecuaciones de personal o no. De esto último se desprende que la intención es hacer competitiva a la televisora oficial con directivos que cubran el rasgo profesional requerido.

La semana pasada el articulista Homero Calderón apuntó que los columnistas tabasqueños “se la han pasado hablando pendejada y media” del ex gobernador Arturo Núñez Jiménez, pero “dentro de toda esa palabrería hueca” (sic) “ninguno ha aportado prueba de que Núñez sea culpable de algo”.

Los indicios de que en la administración pasada hubo corrupción los han ido aportando las nuevas autoridades. Y, además, los reporteros no son fiscales para “demostrar” nada; son, más bien, mensajeros.

Y la información apunta a que en la gestión de Núñez se le metió el diente al erario con singular alegría.

El fin de semana, el mandatario Adán Augusto López Hernández dio más pistas al señalar que las instancias encargadas de atender laudos laborales en el sexenio anterior realizaron una pantomima.

Apuntó que en diversas dependencias se detectó corrupción en laudos, por lo que el gobierno estatal procedió con demandas ante las instancias correspondientes contra los juicios fraudulentos.

“Nos hemos encontrado casos en que los (encargados) jurídicos abandonaron las defensas, hay un caso de la coordinación de Asuntos Jurídicos donde no comparecieron a las audiencias, otros donde el abogado de los trabajadores es esposo de quién era (responsable) jurídico de una de las Secretarías; hay mucha corrupción: expresidentes del Tribunal Conciliación y Arbitraje que litigaban los asuntos a conveniencia y que ahora se han ido a presentar a los municipios como abogados de los trabajadores”, ventiló.

A eso súmele, para empezar, la venta espuria del terreno en Paraíso para la desaparecida Zona Económico Especial (particulares lo vendieron en 60 millones de pesos y el gobierno de Tabasco erogó 100 millones por el predio, o sea que 40 millones de pesos fueron a la cuenta personal de funcionarios), y el truculento negocio de la comercialización de medicinas en el sector salud.

Así que los primeros datos de la cuantiosa sangría al presupuesto público durante el mandato de Núñez ya empezaron a ser aireados por la nueva administración.

Y eso de que Núñez y su esposa Martha Lilia López Aguilera son inocentes suena a defensa armada con el cochinito hecho por la ex vocera Dolores Gutiérrez Zurita, hoy diputada plurinominal del PRD.

Al reportero le compete dar la información.

En el Manual de Periodismo, de Vicente Leñero y Carlos Marín, se explica de qué se trata la verdad periodística, cuyo mejor ejemplo son las declaraciones de un presidente de los Estados Unidos de que su país lucha por la democracia en el mundo.

Cualquier comunicador sabe que la poderosa nación vecina vela por sus intereses en el orbe, no por la democracia.

Que el reportero ponga en su nota que el mandatario estadounidense ha afirmado que su país defiende la democracia mundial es la verdad periodística, aunque esté consciente que se trata de una mentira.

Si a los reporteros les incumbiera demostrar que los mandatarios son corruptos, en estos últimos seis años se hubieran quedado sin tema: hasta el sol de hoy las mismas autoridades no han podido comprobarle nada a Andrés Granier Melo.

Y si se hurga en las hemerotecas se encontrará que algunos de los que ahora dicen que Núñez no es culpable, ponían a Granier como el peor de los más grandes ladrones del mundo.

PARA SU INFORMACIÓN…

AUDITORÍAS A TVT. El director de Televisión de Tabasco, el periodista José del Carmen Chablé Ruiz, informó que se realizarán auditorías al canal, y también se evaluarán perfiles de los mandos para determinar si habrá adecuaciones de personal o no. De esto último se desprende que la intención es hacer competitiva a la televisora oficial con directivos que cubran el rasgo profesional requerido.

viernes 19 de julio de 2019

Inseguridad en Dos Bocas, foco rojo

miércoles 17 de julio de 2019

Tabasco: Núñez no se ha salvado…

miércoles 10 de julio de 2019

Tabasqueños van por Núñez a España

miércoles 03 de julio de 2019

Núñez ya despacha en España

martes 02 de julio de 2019

La Majahua: reto al Estado

lunes 01 de julio de 2019

¿Funciona “propaganda negra”?

Cargar Más