/ martes 1 de febrero de 2022

En Chile se extienden protestas xenófobas

El norte del país vive otra jornada de agitación, con protestas y bloqueos de carreteras y comercios

SANTIAGO. Bloqueos de carreteras, el cierre de un aeropuerto y de comercios, así como un paro de camioneros incrementó la tensión antiinmigrante en el norte de Chile, con llamados a nuevas manifestaciones debido al aumento de la delincuencia y la migración irregular que hace meses afecta a la zona.

La ciudad de Iquique, en el norte de Chile y cerca de la frontera con Bolivia, vivió una segunda jornada de agitación con bloqueos en sus accesos y cierre de su aeropuerto, en protesta contra el incremento de la delincuencia que algunos asocian a la inmigración ilegal.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Conductores de camiones de carga impedían la circulación en distintos accesos a Iquique un día después de que una marcha en la localidad costera que dejó algunos incidentes.

Los cortes de tránsito afectaban desde primeras horas del día los servicios del aeropuerto, localizado en las afueras de la ciudad, a más de mil 400 kilómetros al norte de Santiago.

“Debido al paro de actividades que ocurre en Iquique se han suspendido temporalmente las operaciones tanto de salida como de llegada al aeropuerto Diego Aracena. Esta suspensión se mantendrá hasta que se levante el bloqueo del acceso al personal de las líneas aéreas y del terminal”, dijo la terminal en su página web.

La ciudad ha sido uno de los principales puntos de llegada de migrantes venezolanos, que entran al país a través de la altiplánica frontera terrestre con Bolivia.

Muchos migrantes llegan al país en precarias condiciones, instalando improvisados campamentos en plazas y otros espacios públicos, lo que ha generado rechazo de los habitantes de la localidad, quienes vinculan la crisis con el aumento de la criminalidad.

Por su parte, el gremio de taxistas de Iquique convocó a una caravana en rechazo al aumento de la delincuencia.

La mayoría de los inmigrantes son venezolanos en condiciones de pobreza extrema. Quienes cruzan con más recursos económicos y familiares en Chile llegan hasta ciudades del sur o la capital, pero los más desamparados instalan campamentos en plazas y playas de esta ciudad.

La golpiza que siete venezolanos propinaron a dos policías en Iquique la semana pasada causó indignación en la población de esta ciudad y unas 4 mil personas salieron a protestar lanzando ataques a extranjeros y gritos xenófobos para denunciar que la masiva presencia de inmigrantes indocumentados aumentó la delincuencia y la inseguridad en la ciudad.

Esa protesta acabó con un venezolano herido y un campamento de extranjeros desalojado a la fuerza, en imágenes que se repiten desde septiembre del año pasado, cuando en otra manifestación contra la migración excesiva se quemaron las pertenencias de familias venezolanas, situación que fue condenada por las autoridades y organizaciones sociales.

La Policía chilena indicó que en la actualidad al menos unos 200 extranjeros cruzan diariamente la frontera entre Bolivia y Chile por pasos clandestinos para llegar hasta la localidad limítrofe de Colchane, a unos 237 km de Iquique.

En medio de la pandemia de coronavirus y con fronteras cerradas esta situación migratoria salió del control de las autoridades chilenas y fue empeorando desde febrero 2021, cuando los mismos inmigrantes venezolanos han denunciado bandas de su país y también de Bolivia y Chile que los extorsionan en su periplo por la frontera.

Los inclementes pasos altiplánicos del norte de Chile siguen formando la principal ruta de ingreso irregular al país, pese a los peligros derivados de su geografía y a la propia pandemia y crisis social que se extendió en el territorio nacional desde 2019 en adelante.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) alertó que cerca de 500 refugiados y migrantes venezolanos, incluidos niños, cruzan diariamente por pasos fronterizos irregulares entre Bolivia y Chile y llegan al país “tras varios días sin comer, con deshidratación e hipotermia”.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

SANTIAGO. Bloqueos de carreteras, el cierre de un aeropuerto y de comercios, así como un paro de camioneros incrementó la tensión antiinmigrante en el norte de Chile, con llamados a nuevas manifestaciones debido al aumento de la delincuencia y la migración irregular que hace meses afecta a la zona.

La ciudad de Iquique, en el norte de Chile y cerca de la frontera con Bolivia, vivió una segunda jornada de agitación con bloqueos en sus accesos y cierre de su aeropuerto, en protesta contra el incremento de la delincuencia que algunos asocian a la inmigración ilegal.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Conductores de camiones de carga impedían la circulación en distintos accesos a Iquique un día después de que una marcha en la localidad costera que dejó algunos incidentes.

Los cortes de tránsito afectaban desde primeras horas del día los servicios del aeropuerto, localizado en las afueras de la ciudad, a más de mil 400 kilómetros al norte de Santiago.

“Debido al paro de actividades que ocurre en Iquique se han suspendido temporalmente las operaciones tanto de salida como de llegada al aeropuerto Diego Aracena. Esta suspensión se mantendrá hasta que se levante el bloqueo del acceso al personal de las líneas aéreas y del terminal”, dijo la terminal en su página web.

La ciudad ha sido uno de los principales puntos de llegada de migrantes venezolanos, que entran al país a través de la altiplánica frontera terrestre con Bolivia.

Muchos migrantes llegan al país en precarias condiciones, instalando improvisados campamentos en plazas y otros espacios públicos, lo que ha generado rechazo de los habitantes de la localidad, quienes vinculan la crisis con el aumento de la criminalidad.

Por su parte, el gremio de taxistas de Iquique convocó a una caravana en rechazo al aumento de la delincuencia.

La mayoría de los inmigrantes son venezolanos en condiciones de pobreza extrema. Quienes cruzan con más recursos económicos y familiares en Chile llegan hasta ciudades del sur o la capital, pero los más desamparados instalan campamentos en plazas y playas de esta ciudad.

La golpiza que siete venezolanos propinaron a dos policías en Iquique la semana pasada causó indignación en la población de esta ciudad y unas 4 mil personas salieron a protestar lanzando ataques a extranjeros y gritos xenófobos para denunciar que la masiva presencia de inmigrantes indocumentados aumentó la delincuencia y la inseguridad en la ciudad.

Esa protesta acabó con un venezolano herido y un campamento de extranjeros desalojado a la fuerza, en imágenes que se repiten desde septiembre del año pasado, cuando en otra manifestación contra la migración excesiva se quemaron las pertenencias de familias venezolanas, situación que fue condenada por las autoridades y organizaciones sociales.

La Policía chilena indicó que en la actualidad al menos unos 200 extranjeros cruzan diariamente la frontera entre Bolivia y Chile por pasos clandestinos para llegar hasta la localidad limítrofe de Colchane, a unos 237 km de Iquique.

En medio de la pandemia de coronavirus y con fronteras cerradas esta situación migratoria salió del control de las autoridades chilenas y fue empeorando desde febrero 2021, cuando los mismos inmigrantes venezolanos han denunciado bandas de su país y también de Bolivia y Chile que los extorsionan en su periplo por la frontera.

Los inclementes pasos altiplánicos del norte de Chile siguen formando la principal ruta de ingreso irregular al país, pese a los peligros derivados de su geografía y a la propia pandemia y crisis social que se extendió en el territorio nacional desde 2019 en adelante.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) alertó que cerca de 500 refugiados y migrantes venezolanos, incluidos niños, cruzan diariamente por pasos fronterizos irregulares entre Bolivia y Chile y llegan al país “tras varios días sin comer, con deshidratación e hipotermia”.



ESCUCHA EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

"Es un tema de compromiso con las tabasqueñas", Maritza Mallely sobre alerta de género

En el mismo orden de ideas, sostuvo que debe ser una prioridad concluir el Centro de Justicia para las Mujeres, por lo menos en su primera etapa, este mismo año

Local

Exige SINTS clave para retención de cuotas; llevan seis años sin recibir el recurso

El Secretario Nacional del SINTS mencionó que se pedirá a Salud la creación de un concepto por el que se puede hacer la retención de cuotas a sus agremiados

Local

Vecinos reparan con sus propias manos calle Aquiles Calderón ante desidia de autoridades

En un verdadero dolor de cabeza se ha convertido para los que tienen la necesidad de transitar por la calle debido a las constantes fugas de aguas negras

Local

"Es un tema de compromiso con las tabasqueñas", Maritza Mallely sobre alerta de género

En el mismo orden de ideas, sostuvo que debe ser una prioridad concluir el Centro de Justicia para las Mujeres, por lo menos en su primera etapa, este mismo año

Sociedad

Decretan medidas de protección a periodista que fue amenazado en Sinaloa

Jhenny Bernal Arellano, directora del Instituto de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas dijo que se actuó el mismo día que el periodista recibió las amenazas

Finanzas

México, con el peor crecimiento económico de AL en los últimos 21 años, asegura Julio Santaella

El expresidente del Inegi detalló que de manera anual, en los últimos 21 años la economía mexicana creció a una tasa promedio de 1.9 por ciento

Local

Exige SINTS clave para retención de cuotas; llevan seis años sin recibir el recurso

El Secretario Nacional del SINTS mencionó que se pedirá a Salud la creación de un concepto por el que se puede hacer la retención de cuotas a sus agremiados

Sociedad

Hombres rafaguean taller en Manzanillo y asesinan a un hombre

El primer asesinato se registró en Manzanillo, mientras que otra agresión se registró en la capital de la entidad

Local

Vecinos reparan con sus propias manos calle Aquiles Calderón ante desidia de autoridades

En un verdadero dolor de cabeza se ha convertido para los que tienen la necesidad de transitar por la calle debido a las constantes fugas de aguas negras