/ lunes 9 de noviembre de 2020

CRÓNICA: 'Surfean' vados en la Villahermosa-Teapa... para ir a trabajar

Sin medir el peligro se aferran a la cabina de un trailer, porque es la única manera de cruzar la Majahua y porque es necesario presentarse a laborar

Uno

Es un tráiler rojo, sin caja. El gigante de diez ruedas se apresta a cruzar, y al verlo, de inmediato los hombres levantan el pulgar para pedirle 'ride'. Pasa junto a mí. Imponente. Confiable. Poderoso. El rugido de su motor acalla la gritería de la multitud y hasta del agua de río que, a lo lejos y con su desastrosa reputación a cuestas, alardea de su fuerza inutilizando esta importante carretera.

A la espera de una oportunidad para trasladarse.

A toda prisa, algunos alcanzan a treparse en los estribos. Sin medir demasiado lo riesgoso de la maniobra, me encaramo en la parte de atrás de la cabina. Aferro una baranda unida al fuselaje y con la otra sostengo el teléfono móvil. Bajo mis pies, gira el eje de transmisión. Intimidantes, las ruedas comienzan a mover la mole de acero.

Dos

Desde muy temprano por la mañana de este 9 de noviembre, en la zona conocida como La Majahua, sobre la carretera Teapa-Villahermosa, están las que posiblemente sean las personas "más responsables del mundo". Se trata de decenas de trabajadores, empleados de diversos ámbitos, que con tanta desesperación como paciencia buscan alcanzar la otra orilla, para presentarse a desempeñar sus respectivas labores.

El nivel del agua ya no permite el paso de unidades más pequeñas.

Entre ellos y sus deberes, se interpone un vado de unos 40 metros de longitud y 60 centímetros de profundidad, con suficiente fuerza en la corriente como para arrastrar un vehículo de tamaño mediano.

La carretera discurre hasta perderse entre el agua, y allá a lo lejos se observa a la corriente arremetiendo contra los muros de contención de concreto armado, mismos que el agua ha empujado hasta sacarlos de su sitio.

Al ver la magnitud del reto que tienen por delante, muchos de los que guardaban esperanzas de cruzar, desisten. Sólo se quedan unos cuántos, cuya urgencia es mayor que la propia seguridad.

Un pequeño descuido y todo podría acabar mal.

Dice Jorge 'N', empleado de una conocida ferretera: "Los patrones no piensan en uno. Nos amenazan. Nos exigen que vayamos a trabajar porque según va a haber más ventas por el agua. Lo que no se ponen a pensar es en lo que algunos tenemos que hacer para llegar a trabajar".

Tres

Pasa una camioneta blanca, de redilas. Se escucha a alguien decir: "No se va a parar. No nos va a querer llevar". Tenía razón. La camioneta pasa de largo. Con los pies mojados y el cubrebocas puesto, los que aguardan sólo se le quedan mirando.

El tráiler rojo avanza. En los estribos se cuelgan dos y hasta tres hombres. Para cuando la bocina del vehículo suena como anunciando la partida, yo ya estoy bien aferrado, junto con otro pasajero incidental que viaja colgado a mi derecha.

Me sorprendo al escucharme a mí mismo exclamar durante la transmisión en vivo: "Por favor usted no lo intente".

A través del eje de transmisión se puede observar el poder de la corriente de agua.

Del otro lado, en el sentido contrario, viene otro tráiler y un viejo camión de pasajeros blanco, con franjas rojas y anaranjadas. Y luego un tráiler amarillo, y después una pipa.

El camión sobre el que 'surfeo' deja una estela de agua agitada. Inmediatamente detrás, una camioneta llena hasta el tope aprovecha la turbulencia como una brecha para avanzar.

"Agárrate fuerte, no te vayas a caer", recomienda mi compañero de viaje al verme transmitir, hablar y aferrarme al camión para no caer sobre las ruedas, lo cual sería fatal. Él también trae su teléfono en la mano y por momentos parece textear.

Recibimos varios baños de agua lodosa salpicada por las llantas, a medida que el vehículo toma velocidad; mi teléfono se apaga y dejo de transmitir.

Sorteando el peligro aún hay tiempo para textear algo.

Cuando logramos llegar sanos y salvos al otro lado, justo a la glorieta de Guayabal en donde el tráiler se detiene, le pregunto a mi acompañante:

—¿Y tú, amigo, a dónde vas?

—Voy a trabajar —dice, resignado.

Uno

Es un tráiler rojo, sin caja. El gigante de diez ruedas se apresta a cruzar, y al verlo, de inmediato los hombres levantan el pulgar para pedirle 'ride'. Pasa junto a mí. Imponente. Confiable. Poderoso. El rugido de su motor acalla la gritería de la multitud y hasta del agua de río que, a lo lejos y con su desastrosa reputación a cuestas, alardea de su fuerza inutilizando esta importante carretera.

A la espera de una oportunidad para trasladarse.

A toda prisa, algunos alcanzan a treparse en los estribos. Sin medir demasiado lo riesgoso de la maniobra, me encaramo en la parte de atrás de la cabina. Aferro una baranda unida al fuselaje y con la otra sostengo el teléfono móvil. Bajo mis pies, gira el eje de transmisión. Intimidantes, las ruedas comienzan a mover la mole de acero.

Dos

Desde muy temprano por la mañana de este 9 de noviembre, en la zona conocida como La Majahua, sobre la carretera Teapa-Villahermosa, están las que posiblemente sean las personas "más responsables del mundo". Se trata de decenas de trabajadores, empleados de diversos ámbitos, que con tanta desesperación como paciencia buscan alcanzar la otra orilla, para presentarse a desempeñar sus respectivas labores.

El nivel del agua ya no permite el paso de unidades más pequeñas.

Entre ellos y sus deberes, se interpone un vado de unos 40 metros de longitud y 60 centímetros de profundidad, con suficiente fuerza en la corriente como para arrastrar un vehículo de tamaño mediano.

La carretera discurre hasta perderse entre el agua, y allá a lo lejos se observa a la corriente arremetiendo contra los muros de contención de concreto armado, mismos que el agua ha empujado hasta sacarlos de su sitio.

Al ver la magnitud del reto que tienen por delante, muchos de los que guardaban esperanzas de cruzar, desisten. Sólo se quedan unos cuántos, cuya urgencia es mayor que la propia seguridad.

Un pequeño descuido y todo podría acabar mal.

Dice Jorge 'N', empleado de una conocida ferretera: "Los patrones no piensan en uno. Nos amenazan. Nos exigen que vayamos a trabajar porque según va a haber más ventas por el agua. Lo que no se ponen a pensar es en lo que algunos tenemos que hacer para llegar a trabajar".

Tres

Pasa una camioneta blanca, de redilas. Se escucha a alguien decir: "No se va a parar. No nos va a querer llevar". Tenía razón. La camioneta pasa de largo. Con los pies mojados y el cubrebocas puesto, los que aguardan sólo se le quedan mirando.

El tráiler rojo avanza. En los estribos se cuelgan dos y hasta tres hombres. Para cuando la bocina del vehículo suena como anunciando la partida, yo ya estoy bien aferrado, junto con otro pasajero incidental que viaja colgado a mi derecha.

Me sorprendo al escucharme a mí mismo exclamar durante la transmisión en vivo: "Por favor usted no lo intente".

A través del eje de transmisión se puede observar el poder de la corriente de agua.

Del otro lado, en el sentido contrario, viene otro tráiler y un viejo camión de pasajeros blanco, con franjas rojas y anaranjadas. Y luego un tráiler amarillo, y después una pipa.

El camión sobre el que 'surfeo' deja una estela de agua agitada. Inmediatamente detrás, una camioneta llena hasta el tope aprovecha la turbulencia como una brecha para avanzar.

"Agárrate fuerte, no te vayas a caer", recomienda mi compañero de viaje al verme transmitir, hablar y aferrarme al camión para no caer sobre las ruedas, lo cual sería fatal. Él también trae su teléfono en la mano y por momentos parece textear.

Recibimos varios baños de agua lodosa salpicada por las llantas, a medida que el vehículo toma velocidad; mi teléfono se apaga y dejo de transmitir.

Sorteando el peligro aún hay tiempo para textear algo.

Cuando logramos llegar sanos y salvos al otro lado, justo a la glorieta de Guayabal en donde el tráiler se detiene, le pregunto a mi acompañante:

—¿Y tú, amigo, a dónde vas?

—Voy a trabajar —dice, resignado.

Finanzas

Feria Tabasco 2022, esperanza para el sector gastronómico

Esperan que para el próximo año puedan repuntar hasta en 30%

Local

Continúan a la baja los casos activos de Covid-19 en Tabasco

Este sábado, la cifra de pacientes activos fue de mil 662, además de 129 contagios en las últimas 24 horas, según el Comunicado Técnico Diario de Salud

Finanzas

Se disparan los precios de la carne, frijol y cebolla en Villahermosa

El precio del perecedero llegó a los 200 mientras que la cebolla a los 36 pesos por kilo

Finanzas

Feria Tabasco 2022, esperanza para el sector gastronómico

Esperan que para el próximo año puedan repuntar hasta en 30%

Cultura

Engalana el Festival Ceiba la Orquesta Filarmónica de Tabasco

Este día continuó este evento cultural con una gran respuesta de la gente, quien en esta ocasión disfrutó de un concierto virtual

Local

Continúan a la baja los casos activos de Covid-19 en Tabasco

Este sábado, la cifra de pacientes activos fue de mil 662, además de 129 contagios en las últimas 24 horas, según el Comunicado Técnico Diario de Salud

Local

Imprentas, golpeadas por la tecnología y la pandemia

El sector confía que para el 2022 la situación mejore y logren recuperarse tras la caída de un 60%

Finanzas

Se disparan los precios de la carne, frijol y cebolla en Villahermosa

El precio del perecedero llegó a los 200 mientras que la cebolla a los 36 pesos por kilo

Policiaca

Se impactan de frente dos autobuses en Paraíso

Ambas unidades del transporte público llevaban entre sus pasajeros a personas que iban su trabajo, por lo que muchos de ellos ya no pudieron llegar a su empleo