/ lunes 5 de abril de 2021

CRÓNICA: Así es el "ligue" en el motel elevado (Musevi) de Villahermosa

El Museo Elevado, una joya de la arquitectura moderna, se ha convertido en una especie de monumento a la decadencia; sitio donde ahora solo sobresalen las obscenidades y los encuentros sexuales

"Soy chica trans, disponible. 9931...".

Ella lo escribe sobre una columna de la estructura, utilizando un plumón de tinta rosa. Parece cliché cinematográfico. La acompaña un joven. Pasean como un par de novios comunes y corrientes. Pero no lo son.

Esta historia ocurre a sólo tres días de la publicación de la nota de ocho columnas de El Heraldo de Tabasco; "Musevi: de joya arquitectónica a motel de mala muerte".

Y refrenda que lo consignado en testimonios y fotografías, no es en modo alguno una exageración.

Son las 2 de la tarde. Es lunes, después del asueto de semana Santa. Los hechos se desarrollan en dos escenarios: a nivel de calle, el primero, y a 7 metros del altura, el segundo, en el Museo Elevado de Villahermosa, una joya de la arquitectura moderna, hoy convertido en una especie de monumento a la decadencia.


I.- A NIVEL DE CALLE

Las familias se toman fotografías "Selváticas" junto a las fuentes y las esculturas metálicas de la fauna local (un cocodrilo, un chango, una guacamaya, una garza). Los corredores van y vienen, y un vendedor de pozol seguro extraña el calor. Hay pocas ventas en la tarde templada.

A unos metros de ahí, al pie de la imponente estructura del Musevi, un trabajador del ayuntamiento empuja un tambo de color azul y apila bolsas de plástico negro.

—Salieron como seis. Llenas de puerqueza hasta el tope, de condones usados, basura, envases de refresco. Lo que pasa es que aquí no hay vigilancia —se queja el empleado.

Le tocó tomar parte de las labores de limpieza que el Ayuntamiento emprendió a raíz de la publicación del reportaje de El Heraldo.

A unos pasos de él, un muchacho observa la conversación. Lleva una mochila, y una radio portátil. Acaba de salir de un espacio debajo de una de las escaleras del Musevi. En sus manos lleva una botella de Cocacola llena de resistol cinco mil.

II.- Y EN LAS ALTURAS...

"Aún sabiendo tus imperfecciones, siempre calló las voces en contra. Atte: Dios".


Los letreros pintarrajeados en las columnas del Musevi son dignos de una tesis antropológica. Hay de todo: frases de tono filosófico. Promesas de amor. Fechas. Nombres. Obscenidades.

Y números telefónicos para concertar citas.

—Vi que escribiste algo en aquella columna... un teléfono —le pregunto cuando el joven que la acompañaba por fin se aleja.

—Sí...

—Cuál es tu nombre?

—Karla...

—¿Ya has venido otras veces aquí?

—Es la tercera vez que vengo...

—¿Buscas pareja?

—No, son como... encuentros...

—¿Vienes seguido? Es común?

—Yo no, pero estoy viendo que sí es común por aquí...

—¿Y no te da miedo quedarte de ver con desconocidos, es seguro?

—No, porque no lo hago aquí...

—¿Y sí te llaman a tu cel?

—Sí, sí me marcan...

Karla es una "trans" de 26 años de edad. Se presenta como "escort" y cobra 450 pesos por sostener relaciones sexuales en moteles, aunque los encuentros son concertados... en el Musevi.

En eso, a Karla le entra una llamada que atiende, inmediatamente.

"Soy chica trans, disponible. 9931...".

Ella lo escribe sobre una columna de la estructura, utilizando un plumón de tinta rosa. Parece cliché cinematográfico. La acompaña un joven. Pasean como un par de novios comunes y corrientes. Pero no lo son.

Esta historia ocurre a sólo tres días de la publicación de la nota de ocho columnas de El Heraldo de Tabasco; "Musevi: de joya arquitectónica a motel de mala muerte".

Y refrenda que lo consignado en testimonios y fotografías, no es en modo alguno una exageración.

Son las 2 de la tarde. Es lunes, después del asueto de semana Santa. Los hechos se desarrollan en dos escenarios: a nivel de calle, el primero, y a 7 metros del altura, el segundo, en el Museo Elevado de Villahermosa, una joya de la arquitectura moderna, hoy convertido en una especie de monumento a la decadencia.


I.- A NIVEL DE CALLE

Las familias se toman fotografías "Selváticas" junto a las fuentes y las esculturas metálicas de la fauna local (un cocodrilo, un chango, una guacamaya, una garza). Los corredores van y vienen, y un vendedor de pozol seguro extraña el calor. Hay pocas ventas en la tarde templada.

A unos metros de ahí, al pie de la imponente estructura del Musevi, un trabajador del ayuntamiento empuja un tambo de color azul y apila bolsas de plástico negro.

—Salieron como seis. Llenas de puerqueza hasta el tope, de condones usados, basura, envases de refresco. Lo que pasa es que aquí no hay vigilancia —se queja el empleado.

Le tocó tomar parte de las labores de limpieza que el Ayuntamiento emprendió a raíz de la publicación del reportaje de El Heraldo.

A unos pasos de él, un muchacho observa la conversación. Lleva una mochila, y una radio portátil. Acaba de salir de un espacio debajo de una de las escaleras del Musevi. En sus manos lleva una botella de Cocacola llena de resistol cinco mil.

II.- Y EN LAS ALTURAS...

"Aún sabiendo tus imperfecciones, siempre calló las voces en contra. Atte: Dios".


Los letreros pintarrajeados en las columnas del Musevi son dignos de una tesis antropológica. Hay de todo: frases de tono filosófico. Promesas de amor. Fechas. Nombres. Obscenidades.

Y números telefónicos para concertar citas.

—Vi que escribiste algo en aquella columna... un teléfono —le pregunto cuando el joven que la acompañaba por fin se aleja.

—Sí...

—Cuál es tu nombre?

—Karla...

—¿Ya has venido otras veces aquí?

—Es la tercera vez que vengo...

—¿Buscas pareja?

—No, son como... encuentros...

—¿Vienes seguido? Es común?

—Yo no, pero estoy viendo que sí es común por aquí...

—¿Y no te da miedo quedarte de ver con desconocidos, es seguro?

—No, porque no lo hago aquí...

—¿Y sí te llaman a tu cel?

—Sí, sí me marcan...

Karla es una "trans" de 26 años de edad. Se presenta como "escort" y cobra 450 pesos por sostener relaciones sexuales en moteles, aunque los encuentros son concertados... en el Musevi.

En eso, a Karla le entra una llamada que atiende, inmediatamente.

Policiaca

Vecinos cazan a presunto roba tangas en Paraíso

Tras ser sorprendido hurtando en una vivienda, se escondió en los tejados ante el temor de ser linchado por los pobladores

Local

Calor y tormentas eléctricas para Tabasco durante este domingo

Alerta Conagua inestabilidad en el clima ante la interacción de fenómenos provenientes del Golfo de México, con un canal de baja presión situado en el sureste del país

Local

Asegura PRD ‘tener en la bolsa’ la mitad de las pluris en Tabasco

La dirigencia estatal señaló que en cuanto el IEPCT confirme los resultados, definirán quien será el coordinador de la bancada

Policiaca

Vecinos cazan a presunto roba tangas en Paraíso

Tras ser sorprendido hurtando en una vivienda, se escondió en los tejados ante el temor de ser linchado por los pobladores

Local

Te decimos dónde será hoy la entrega de enseres en Centro

Los beneficiarios deberán presentar el talón expedido por la Secretaría de Bienestar y una identificación oficial

Local

Asegura PRD ‘tener en la bolsa’ la mitad de las pluris en Tabasco

La dirigencia estatal señaló que en cuanto el IEPCT confirme los resultados, definirán quien será el coordinador de la bancada

Local

Calor y tormentas eléctricas para Tabasco durante este domingo

Alerta Conagua inestabilidad en el clima ante la interacción de fenómenos provenientes del Golfo de México, con un canal de baja presión situado en el sureste del país

Local

Alarma en Tabasco; crecen 162% los contagios Covid-19

Ante el registro de 3 días consecutivos con altas cifras de nuevos contagios, la entidad se mantiene en cuenta regresiva para el confinamiento

Gossip

Helen Hunt protagoniza Blindspotting

La actriz protagoniza la serie Blindspotting, que da continuidad a la película homónima de 2018