/ miércoles 15 de mayo de 2019

En espera de que caiga una chambita

En el Parque Juárez personas desempleadas acuden a exponer sus oficios en espera de poder llevar el sustento a sus hogares.

La falta de empleo en Tabasco ha elevado el número de personas que se colocan en parques públicos con letreros de los oficios que desempeñan, en espera de una “chambita” para poder llevar el sustento a sus casas.

Y es que en los primeros cinco meses del año han incrementado exponencialmente el número de estos trabajadores, que en su mayoría son albañiles y plomeros, así como boleadores de zapatos.

El señor, Jorge Hernández Vázquez, alias ‘El chanclas’, llegó al parque público ‘Benito Juárez’ desde hace 50 años y señaló a este medio de comunicación que aunque a finales del 2018 habían escasos cinco que rebasaban regularmente, a estas fechas se establecen al menos 20.

“Muchos vienen y se establecen aquí, y han venido bastantes en estos meses, pero claro que uno no les puede decir nada porque el parque es público y además comprendemos que no hay trabajo y se las tienen que buscar a como dé lugar, hay que comer, y cuando el hambre aprieta pues hay que salir a buscar la comida”, expuso.

Además, indicó que es preferible que vengan a buscar trabajo de esa forma, a que anden en las calles delinquiendo.

“Y fíjese, es mejor que vengan a buscar comida aquí, con trabajo, que anden en la calle asaltando a la pobre gente y lastimándola por unos pesos”, abundó.

Sin embargo, delineó que el trabajo no es tan bueno, pues ante el desempleo que los está avasallando, algunos prefieren caminar por las colonias populares ofreciendo sus servicios, en tanto, las personas ya no tienen la necesidad de ir a los parques públicos a buscarlos.

Ante ello, comentó que son entre dos y tres “chambitas” lo que les caen a la semana, mismas con las cuales deben sostener a sus familias.

Tras un recorrido realizado por este medio de comunicación, se pudo constatar tal situación al encontrar a más de una decena de varones sentados en los arriates del parque ‘Benito Juárez’, en espera de trabajo.

Para poder distinguirse, los mencionados tienen sus letreros ofreciendo los servicios que realizan, y además, se les observa con una mochila en donde guardan sus herramientas.

Finalmente, en el caso de los boleros, aunque hay asentados por años en este espacio, algunos llegan por lapsos de horas para agarrar clientela, pues la mayoría del día caminan por las calles del Primer Cuadro de Villahermosa con su cajón de bolear en mano.

La falta de empleo en Tabasco ha elevado el número de personas que se colocan en parques públicos con letreros de los oficios que desempeñan, en espera de una “chambita” para poder llevar el sustento a sus casas.

Y es que en los primeros cinco meses del año han incrementado exponencialmente el número de estos trabajadores, que en su mayoría son albañiles y plomeros, así como boleadores de zapatos.

El señor, Jorge Hernández Vázquez, alias ‘El chanclas’, llegó al parque público ‘Benito Juárez’ desde hace 50 años y señaló a este medio de comunicación que aunque a finales del 2018 habían escasos cinco que rebasaban regularmente, a estas fechas se establecen al menos 20.

“Muchos vienen y se establecen aquí, y han venido bastantes en estos meses, pero claro que uno no les puede decir nada porque el parque es público y además comprendemos que no hay trabajo y se las tienen que buscar a como dé lugar, hay que comer, y cuando el hambre aprieta pues hay que salir a buscar la comida”, expuso.

Además, indicó que es preferible que vengan a buscar trabajo de esa forma, a que anden en las calles delinquiendo.

“Y fíjese, es mejor que vengan a buscar comida aquí, con trabajo, que anden en la calle asaltando a la pobre gente y lastimándola por unos pesos”, abundó.

Sin embargo, delineó que el trabajo no es tan bueno, pues ante el desempleo que los está avasallando, algunos prefieren caminar por las colonias populares ofreciendo sus servicios, en tanto, las personas ya no tienen la necesidad de ir a los parques públicos a buscarlos.

Ante ello, comentó que son entre dos y tres “chambitas” lo que les caen a la semana, mismas con las cuales deben sostener a sus familias.

Tras un recorrido realizado por este medio de comunicación, se pudo constatar tal situación al encontrar a más de una decena de varones sentados en los arriates del parque ‘Benito Juárez’, en espera de trabajo.

Para poder distinguirse, los mencionados tienen sus letreros ofreciendo los servicios que realizan, y además, se les observa con una mochila en donde guardan sus herramientas.

Finalmente, en el caso de los boleros, aunque hay asentados por años en este espacio, algunos llegan por lapsos de horas para agarrar clientela, pues la mayoría del día caminan por las calles del Primer Cuadro de Villahermosa con su cajón de bolear en mano.

Local

Universidades no aperturaron carreras en materia petrolera

Desde 2014 ha bajado la matricula de estudiantes por debacle en el sector

Local

Cambia esquema de delegaciones de la Profeco, ahora Odeco

Tabasco se encargara de coordinar 19 municipios de Veracruz y tres de Campeche

Doble Vía

¿Sabes lo que llevan tus hijos a la escuela?

La vida ocupada ha conllevado la falta de atención de los padres hacia sus hijos

Local

Mano de obra local tendrá prioridad en refinería y tren Maya

También podrán emplearse a migrantes, señala Asuntos Fronterizos

Local

Universidades no aperturaron carreras en materia petrolera

Desde 2014 ha bajado la matricula de estudiantes por debacle en el sector

Local

Cambia esquema de delegaciones de la Profeco, ahora Odeco

Tabasco se encargara de coordinar 19 municipios de Veracruz y tres de Campeche

Ciencia

A 100 años del eclipse que le dio fama a Albert Einstein

El eclipse de 1919 demostró que Einstein tenía razón, la gravedad de las estrellas desvía la luz que pasa cerca de ellas

Doble Vía

Aumenta demanda de purificadoras refil

La temporada de calor ha aumentado el consumo de agua purificada hasta en un 40 por ciento

Doble Vía

¿Sabes lo que llevan tus hijos a la escuela?

La vida ocupada ha conllevado la falta de atención de los padres hacia sus hijos