/ lunes 14 de enero de 2019

Las redes sociales

Dicen que, si no estás en las redes sociales, no existes. La nueva arquitectura de la comunicación en las redes sociales, ha transformado drásticamente la forma en la que nos comunicamos y redefinido el paradigma de la comunicación política.

Para bien o para mal, las redes sociales están cambiando la forma en la que nos comunicamos. Estas nuevas herramientas de la comunicación no solo hacen la vida más fácil, sino que la actividad diaria no se concibe ya sin su presencia constante.

Sin embargo, el discurso de odio inunda las redes digitales y envalentonan a la gente para que cruce los límites. Por lo que se han convertido en una suerte de cloacas virtuales que atenta contra los derechos fundamentales y, sobre todo, contra la dignidad humana.

La vida real no está en las redes digitales, hay que tenerlo claro. Después de la televisión en México, las redes sociales son la segunda fuente de noticias, ya que 3 de cada 10 lectores acceden a contenidos noticiosos a través de las redes sociales.

Es innegable la presencia de las redes sociales digitales en la vida cotidiana y existe la propensión de redes de bots y trolls, que ayudan a propagar el odio y difundir noticias falsas, empañando la política y constituyéndose en una afrenta para la vida democrática, dejando un espacio cada vez más estrecho para que los ciudadanos libres expresen inquietudes e ideas.

Es preciso señalar que el odio no es una invención de las redes digitales, pero existe la tendencia en la política de instrumentar estrategias digitales perversas, que en nada contribuyen a la salud de la vida democrática.

Existe la propensión en México de expresarse a través del odio y de la ofensa como acto reflejo natural, potenciada por el auge de las redes sociales.

Las redes sociales propician, a través de cierta sensación de impunidad que proporciona el pseudo anonimato, el insulto y la descarga de odio contra el otro. Facebook y Twitter se han convertido en un hervidero de publicaciones y videos de odio que tienen como objetivo provocar discordia.

Por otra parte, existe la malsana costumbre de vivir constantemente atrapado en los antagonismos. No nos importa ganar sino que el otro pierda. Sentimos más goce en el sufrimiento y la humillación del otro que en nuestros propios triunfos.

Criterio que es aplicable a la política de nuestro país. Existen muchos problemas de odio, se sobredimensionan problemas menores y minimizan problemas a los que les deberíamos prestar mucha atención.

Sobre la visión local de ese odio, el mexicano primero odia, luego existe y por último piensa. El odio, el fanatismo, la ignorancia y las redes sociales, una mezcla explosiva de incalculable daño social.

Es complicado regular el uso de redes sociales y legislar para que estas no sean un instrumento al servicio de resentidos sociales y sicarios morales. El principal obstáculo con el que se han encontrado estas iniciativas es que al regular las redes sociales se estaría afectando la libertad de expresión. Entonces, somos los usuarios quienes le damos sentido al uso de las redes digitales, así que usémoslas para promover causas justas y positivas.

Dicen que, si no estás en las redes sociales, no existes. La nueva arquitectura de la comunicación en las redes sociales, ha transformado drásticamente la forma en la que nos comunicamos y redefinido el paradigma de la comunicación política.

Para bien o para mal, las redes sociales están cambiando la forma en la que nos comunicamos. Estas nuevas herramientas de la comunicación no solo hacen la vida más fácil, sino que la actividad diaria no se concibe ya sin su presencia constante.

Sin embargo, el discurso de odio inunda las redes digitales y envalentonan a la gente para que cruce los límites. Por lo que se han convertido en una suerte de cloacas virtuales que atenta contra los derechos fundamentales y, sobre todo, contra la dignidad humana.

La vida real no está en las redes digitales, hay que tenerlo claro. Después de la televisión en México, las redes sociales son la segunda fuente de noticias, ya que 3 de cada 10 lectores acceden a contenidos noticiosos a través de las redes sociales.

Es innegable la presencia de las redes sociales digitales en la vida cotidiana y existe la propensión de redes de bots y trolls, que ayudan a propagar el odio y difundir noticias falsas, empañando la política y constituyéndose en una afrenta para la vida democrática, dejando un espacio cada vez más estrecho para que los ciudadanos libres expresen inquietudes e ideas.

Es preciso señalar que el odio no es una invención de las redes digitales, pero existe la tendencia en la política de instrumentar estrategias digitales perversas, que en nada contribuyen a la salud de la vida democrática.

Existe la propensión en México de expresarse a través del odio y de la ofensa como acto reflejo natural, potenciada por el auge de las redes sociales.

Las redes sociales propician, a través de cierta sensación de impunidad que proporciona el pseudo anonimato, el insulto y la descarga de odio contra el otro. Facebook y Twitter se han convertido en un hervidero de publicaciones y videos de odio que tienen como objetivo provocar discordia.

Por otra parte, existe la malsana costumbre de vivir constantemente atrapado en los antagonismos. No nos importa ganar sino que el otro pierda. Sentimos más goce en el sufrimiento y la humillación del otro que en nuestros propios triunfos.

Criterio que es aplicable a la política de nuestro país. Existen muchos problemas de odio, se sobredimensionan problemas menores y minimizan problemas a los que les deberíamos prestar mucha atención.

Sobre la visión local de ese odio, el mexicano primero odia, luego existe y por último piensa. El odio, el fanatismo, la ignorancia y las redes sociales, una mezcla explosiva de incalculable daño social.

Es complicado regular el uso de redes sociales y legislar para que estas no sean un instrumento al servicio de resentidos sociales y sicarios morales. El principal obstáculo con el que se han encontrado estas iniciativas es que al regular las redes sociales se estaría afectando la libertad de expresión. Entonces, somos los usuarios quienes le damos sentido al uso de las redes digitales, así que usémoslas para promover causas justas y positivas.

Local

Bansefi será Banco de Bienestar

El presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció la transformación del Banco BANSEFI en el Banco del Bienestar y que tendrá sucursales en todo México.

Local

Pese a contaminación, pescan en la Laguna de las Ilusiones

Pese al riesgo de consumir productos contaminados, ciudadanos continúan pescando en la Laguna de las Ilusiones.

Local

Niños necesitan ser corregidos

Es necesario “jalarles las riendas” en ocasiones, sin llegar a los extremos, consideró el obispo.

Local

Buscan abatir rezago legislativo

La secretaría de Gobierno aprovechará este receso en el Congreso del Estado para avanzar con los diputados locales en el rezago legislativo de temas relevantes para el desarrollo de Tabasco y sus habitantes.

Municipios

Rescatan Arroyo Venegas

El edil de Jalpa de Méndez, Jesús Selvan encabezó este domingo el inicio de la campaña Limpiemos Nuestro México.

Local

Abuchean a Saúl Plancarte

Abucheos, rechiflas y reclamos recibió el presidente municipal de Morena, Saúl Plancarte Torres, frente al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante la Asamblea Ejidal Sembrando Vida.

Local

Ni el calor extremo los detuvo

Cientos de personas acudieron a la Asamblea Ejidal del programa Sembrando Vida.

Local

Se compromete Centro con Tierra Amarilla

El alcalde prometió resolver la ausencia de agua potable y mejorar el sistema de energía eléctrica.

Policiaca

Lo dejan tazajeado

Vecinos de la Ranchería Las Flores rescataron a un sujeto que estaba siendo atacado por varias personas.