/ miércoles 17 de abril de 2019

Gobierno actual se queda sin “trofeo”

Ni encarcelando a varios colaboradores de Arturo Núñez Jiménez, la presente administración compensará que ya no pueda llevar a prisión a quien fuera el responsable formal de las finanzas en la administración anterior, Amet Ramos Troconis, quien representaba un “trofeo” para el gobierno, pues encausarlo a él representaba evidenciar y castigar al ex gobernador y a su esposa Martha Lilia López Aguilera, de acuerdo con un estudioso de la política tabasqueña.

En replica a la afirmación de este reportero en la entrega de ayer de que solo con la declaración de Amet se podría llegar a Núñez y a la ex primera dama, un avispado analista considera que el proceso contra la gestión pasada girará en torno a pruebas documentales más que sobre confesiones o testimonios.

Conocedor de las entrañas de la política criolla, el observador es de la idea de que si no hay papeles que incriminen al ex mandatario nada podrá hacer la Fiscalía general del estado.

“Por ahí la confesión o el testimonio de Amet no habría sido determinante para encarcelar a nadie”, expuso.

En cuanto a las investigaciones en contra las autoridades anteriores, apunta que lo que se “pierde” con la muerte del ex titular de Planeación y Finanzas, es el “trofeo” que su encarcelamiento hubiese implicado.

Como “presa de caza”, Ramos Troconis no era “sustituible” por ningún otro funcionario nuñista, ni por varios más de estos, pues “ni uno solo de ellos, ni todos juntos, tendrán la espectacularidad y contundencia –como mensaje político– de la detención del ex titular de Finanzas”.

Además, Amet era “el hombre clave para el ex gobernador y su esposa, a quienes pudiera evidenciarse y castigarse a través suyo”.

La hipótesis del experimentado politólogo en el sentido de que nada sustituirá el castigo para Amet, ni aunque se recluyan a varios funcionarios nuñistas, lleva a otra consideración: solo la cárcel a Núñez le quitará presión al grito silencioso de los tabasqueños que quieren ver tras las rejas a quien consideran el culpable de la grave crisis que atraviesan miles de familias.

Para cerrar el tema en De Primera Mano, vale recordar que Amet no fue un colaborador más de Núñez. No.

Su condición de primo de Martha Lilia López le dio un poder nunca antes visto, al punto de no atender peticiones de su propio jefe, como han confiado compañeros suyos ex secretarios.

Colaboradores de Núñez le revelaran hace poco al columnista que la mujer del gobernador manejó las finanzas del estado a través de su pariente, mientras el marido se encargó de la política interna.

En síntesis podría decirse que Ramos Troconis, más que subalterno de Núñez, lo fue de su prima.

Por eso él encarna toda la truculencia que pudo darse en el sexenio pasado.

Muerto él, para saciar la sed de sangre del pueblo las nuevas autoridades deben procesar al matrimonio.

Meter a la cárcel a los ex secretarios de Salud, Rommel Cerna Leeder, o de Gobierno, Gustavo Rosario Torres, y a su sobrino David Gustavo Rodríguez Rosario, no satisfará a la turba.

El régimen de Andrés Manuel López Obrador va a apostar al olvido y a la corta memoria de los tabasqueños, pero siempre habrá actores que mantengan vivo el triste recuerdo de la peor administración de todos los tiempos, que ha reivindicado incluso a mandatarios en su momento repudiados como Salvador Neme Castillo y Andrés Granier Melo.

En palabras del presidente: en comparación con la mujer de Núñez, Neme y Granier fueron niños de pecho.

ESTRICTAMENTE PERSONAL…

ESTA COLUMNA DEJARÁ de publicarse lo que resta de esta semana y la próxima. Volverá a salir el último día de abril

Ni encarcelando a varios colaboradores de Arturo Núñez Jiménez, la presente administración compensará que ya no pueda llevar a prisión a quien fuera el responsable formal de las finanzas en la administración anterior, Amet Ramos Troconis, quien representaba un “trofeo” para el gobierno, pues encausarlo a él representaba evidenciar y castigar al ex gobernador y a su esposa Martha Lilia López Aguilera, de acuerdo con un estudioso de la política tabasqueña.

En replica a la afirmación de este reportero en la entrega de ayer de que solo con la declaración de Amet se podría llegar a Núñez y a la ex primera dama, un avispado analista considera que el proceso contra la gestión pasada girará en torno a pruebas documentales más que sobre confesiones o testimonios.

Conocedor de las entrañas de la política criolla, el observador es de la idea de que si no hay papeles que incriminen al ex mandatario nada podrá hacer la Fiscalía general del estado.

“Por ahí la confesión o el testimonio de Amet no habría sido determinante para encarcelar a nadie”, expuso.

En cuanto a las investigaciones en contra las autoridades anteriores, apunta que lo que se “pierde” con la muerte del ex titular de Planeación y Finanzas, es el “trofeo” que su encarcelamiento hubiese implicado.

Como “presa de caza”, Ramos Troconis no era “sustituible” por ningún otro funcionario nuñista, ni por varios más de estos, pues “ni uno solo de ellos, ni todos juntos, tendrán la espectacularidad y contundencia –como mensaje político– de la detención del ex titular de Finanzas”.

Además, Amet era “el hombre clave para el ex gobernador y su esposa, a quienes pudiera evidenciarse y castigarse a través suyo”.

La hipótesis del experimentado politólogo en el sentido de que nada sustituirá el castigo para Amet, ni aunque se recluyan a varios funcionarios nuñistas, lleva a otra consideración: solo la cárcel a Núñez le quitará presión al grito silencioso de los tabasqueños que quieren ver tras las rejas a quien consideran el culpable de la grave crisis que atraviesan miles de familias.

Para cerrar el tema en De Primera Mano, vale recordar que Amet no fue un colaborador más de Núñez. No.

Su condición de primo de Martha Lilia López le dio un poder nunca antes visto, al punto de no atender peticiones de su propio jefe, como han confiado compañeros suyos ex secretarios.

Colaboradores de Núñez le revelaran hace poco al columnista que la mujer del gobernador manejó las finanzas del estado a través de su pariente, mientras el marido se encargó de la política interna.

En síntesis podría decirse que Ramos Troconis, más que subalterno de Núñez, lo fue de su prima.

Por eso él encarna toda la truculencia que pudo darse en el sexenio pasado.

Muerto él, para saciar la sed de sangre del pueblo las nuevas autoridades deben procesar al matrimonio.

Meter a la cárcel a los ex secretarios de Salud, Rommel Cerna Leeder, o de Gobierno, Gustavo Rosario Torres, y a su sobrino David Gustavo Rodríguez Rosario, no satisfará a la turba.

El régimen de Andrés Manuel López Obrador va a apostar al olvido y a la corta memoria de los tabasqueños, pero siempre habrá actores que mantengan vivo el triste recuerdo de la peor administración de todos los tiempos, que ha reivindicado incluso a mandatarios en su momento repudiados como Salvador Neme Castillo y Andrés Granier Melo.

En palabras del presidente: en comparación con la mujer de Núñez, Neme y Granier fueron niños de pecho.

ESTRICTAMENTE PERSONAL…

ESTA COLUMNA DEJARÁ de publicarse lo que resta de esta semana y la próxima. Volverá a salir el último día de abril

miércoles 17 de abril de 2019

Gobierno actual se queda sin “trofeo”

martes 16 de abril de 2019

Del odio a la incredulidad colectiva

viernes 12 de abril de 2019

Muere, gusano, muere

jueves 11 de abril de 2019

El carnicero Arturo Núñez

martes 09 de abril de 2019

Núñez: del cielo al suelo…

jueves 04 de abril de 2019

Núñez, prueba de vida para Morena

miércoles 03 de abril de 2019

Nada justifica la humillación a medios

Cargar Más