/ lunes 26 de octubre de 2020

De bitcoins a pesos, así llegan las remesas a Cuba

Para sortear los bloqueos, los cubanos que viven en EU recurren a las criptomonedas para hacer llegar dinero a sus familias dentro de la isla

Gretter recibió en Cuba dinero que envía su esposo desde Estados Unidos. La operación empezó en bitcoins, se transformó en billetes cubanos y terminó en un viaje en bicicleta hasta la puerta de su casa. Ingenio caribeño.

Con las restricciones de viaje por la pandemia y el endurecimiento de las sanciones económicas aplicadas por Washington a la isla socialista, cada vez se complica más el envío de remesas familiares. En 2017, estos montos fueron estimados en tres mil 500 millones de dólares, según el economista cubano Carlos Mesa-Lago. Casi lo mismo que genera el turismo en la isla por año.

Aplicándole una dosis de creatividad propia de una isla que vive 58 años bajo bloqueo económico, Erich García, un programador y youtuber de 33 años, encontró una vía que va desde la blockchain (plataforma donde operan las criptomonedas) hasta La Habana.

“Encontramos esta variante del uso de criptomonedas como medida en la que no es necesario ningún banco”, explica Erich.

Varias entidades financieras han desistido de operar con Cuba, a raíz de las sanciones que impone el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Washington busca un cambio de régimen en la isla, y quiere evitar provecho económico del gobierno en las transacciones bancarias.

Burlando el embargo, Erich lanzó hace unas semanas una plataforma que enlaza al que envía y al que recibe, aunque en medio intervienen varios actores para que el dinero llegue a su destinatario.

Bitremesas es la plataforma que utilizan algunos cubanos para mandar dinero a sus familias sin usar la banca / Foto: AFP

¿COMO FUNCIONA?

“El que quiera enviar las remesas a Cuba, debe comprar bitcoins y enviarlos a través del sistema automatizado de bitremesas.com y le llega esa misma cantidad (equivalente en dinero cubano) a su beneficiario en Cuba”, explica Erich.

La operación empieza con quien envía dinero, debe tener una billetera electrónica con bitcoins (BTC), una moneda cada vez más extendida.

Nacida en 2009, un bitcoin equivalía en febrero de 2011 a un dólar. Actualmente supera 11 mil 500 dólares.

Tras colocar el monto y datos del beneficiario, el esposo de Gretter mandó 0.0087 BTC, o 100 dólares . A través de un código QR, la página de remesas se enlaza con la billetera electrónica que el remitente tiene en su celular. Listo el primer paso.

Para el segundo paso, hay una red de “entusiastas” en Cuba ávidos de bitcoins, atentos a que Erich les avise que una remesa entró.

En Cuba es difícil adquirir bitcoins convencionalmente, así que quienes quieren comprar están dispuestos a pagar más o a ceder parte de sus ganancias.

Vía WhatsApp o Telegram, entre ellos empieza una “puja negativa”: compiten por cuántos bitcoins están dispuestos a perder para adjudicarse esa operación.

Normalmente el monto alcanza hasta 25 por ciento.

En esta subasta el ganador fue Adalberto Orta, de 33 años, también programador. Él debe entregar a Gretter el equivalente a 100 dólares, es decir dos mil 500 pesos cubanos.

Si ella tuviera cuenta bancaria, Adalberto le haría una transferencia. Pero como no tiene, toma su bicicleta y, a punta de pedal y sudor bajo el calor caribeño, recorre 14 km para hacerle llegar el dinero.

TODOS GANAN

“Mi esposo se enteró por YouTube, y decidió probar, es más seguro, porque no tengo que salir a la calle con esta situación (de la pandemia)”, dice Gretter.

Mientras habla entra una llamada al celular. Es su esposo, para preguntar si el dinero llegó.

Con la misión cumplida, Erich finalmente libera a Adalberto los bitcoins que se adjudicó con la transacción.

Todos ganan: el que envía y el que recibe no pagan comisión, bitremesas logra hacer una ganancia de hasta 25 por ciento por cada operación y el “entusiasta” consigue comprar bitcoins. Muchos “cubanos reciben remesas de Estados Unidos, y se la ponen difícil, si los cogen operando en los sitios oficiales les ponen una multa costosísima”, señala Adalberto.

De acuerdo con Erich, cálculos extraoficiales hablan de una comunidad de 10 mil cubanos que usan bitcoins.

Pero muchos cubanos lo hacen aún con reserva.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Gretter recibió en Cuba dinero que envía su esposo desde Estados Unidos. La operación empezó en bitcoins, se transformó en billetes cubanos y terminó en un viaje en bicicleta hasta la puerta de su casa. Ingenio caribeño.

Con las restricciones de viaje por la pandemia y el endurecimiento de las sanciones económicas aplicadas por Washington a la isla socialista, cada vez se complica más el envío de remesas familiares. En 2017, estos montos fueron estimados en tres mil 500 millones de dólares, según el economista cubano Carlos Mesa-Lago. Casi lo mismo que genera el turismo en la isla por año.

Aplicándole una dosis de creatividad propia de una isla que vive 58 años bajo bloqueo económico, Erich García, un programador y youtuber de 33 años, encontró una vía que va desde la blockchain (plataforma donde operan las criptomonedas) hasta La Habana.

“Encontramos esta variante del uso de criptomonedas como medida en la que no es necesario ningún banco”, explica Erich.

Varias entidades financieras han desistido de operar con Cuba, a raíz de las sanciones que impone el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Washington busca un cambio de régimen en la isla, y quiere evitar provecho económico del gobierno en las transacciones bancarias.

Burlando el embargo, Erich lanzó hace unas semanas una plataforma que enlaza al que envía y al que recibe, aunque en medio intervienen varios actores para que el dinero llegue a su destinatario.

Bitremesas es la plataforma que utilizan algunos cubanos para mandar dinero a sus familias sin usar la banca / Foto: AFP

¿COMO FUNCIONA?

“El que quiera enviar las remesas a Cuba, debe comprar bitcoins y enviarlos a través del sistema automatizado de bitremesas.com y le llega esa misma cantidad (equivalente en dinero cubano) a su beneficiario en Cuba”, explica Erich.

La operación empieza con quien envía dinero, debe tener una billetera electrónica con bitcoins (BTC), una moneda cada vez más extendida.

Nacida en 2009, un bitcoin equivalía en febrero de 2011 a un dólar. Actualmente supera 11 mil 500 dólares.

Tras colocar el monto y datos del beneficiario, el esposo de Gretter mandó 0.0087 BTC, o 100 dólares . A través de un código QR, la página de remesas se enlaza con la billetera electrónica que el remitente tiene en su celular. Listo el primer paso.

Para el segundo paso, hay una red de “entusiastas” en Cuba ávidos de bitcoins, atentos a que Erich les avise que una remesa entró.

En Cuba es difícil adquirir bitcoins convencionalmente, así que quienes quieren comprar están dispuestos a pagar más o a ceder parte de sus ganancias.

Vía WhatsApp o Telegram, entre ellos empieza una “puja negativa”: compiten por cuántos bitcoins están dispuestos a perder para adjudicarse esa operación.

Normalmente el monto alcanza hasta 25 por ciento.

En esta subasta el ganador fue Adalberto Orta, de 33 años, también programador. Él debe entregar a Gretter el equivalente a 100 dólares, es decir dos mil 500 pesos cubanos.

Si ella tuviera cuenta bancaria, Adalberto le haría una transferencia. Pero como no tiene, toma su bicicleta y, a punta de pedal y sudor bajo el calor caribeño, recorre 14 km para hacerle llegar el dinero.

TODOS GANAN

“Mi esposo se enteró por YouTube, y decidió probar, es más seguro, porque no tengo que salir a la calle con esta situación (de la pandemia)”, dice Gretter.

Mientras habla entra una llamada al celular. Es su esposo, para preguntar si el dinero llegó.

Con la misión cumplida, Erich finalmente libera a Adalberto los bitcoins que se adjudicó con la transacción.

Todos ganan: el que envía y el que recibe no pagan comisión, bitremesas logra hacer una ganancia de hasta 25 por ciento por cada operación y el “entusiasta” consigue comprar bitcoins. Muchos “cubanos reciben remesas de Estados Unidos, y se la ponen difícil, si los cogen operando en los sitios oficiales les ponen una multa costosísima”, señala Adalberto.

De acuerdo con Erich, cálculos extraoficiales hablan de una comunidad de 10 mil cubanos que usan bitcoins.

Pero muchos cubanos lo hacen aún con reserva.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Ordena Adán Augusto cese del Director del Hospital de la Mujer

Germán Corzo Ríos fue señalado de haberse aplicado la vacuna contra el Covid-19 sin respetar los protocolos establecidos por la Secretaría de Salud

Local

Ninguna plaza comercial operará en fines de semana: Sedec

La Secretaría de Salud en Tabasco estableció nuevas medidas ante el aumento en casos de Covid-19, esto incluye establecimientos comerciales y de alimentos

Local

Siguen elevándose cifras de casos Covid en Tabasco

Reporta Secretaría de Salud 333 nuevos pacientes positivos y 11 defunciones a causa del virus; llaman a la sociedad a no bajar la guardia

Local

Prevalece pronóstico de lluvias fuertes para Tabasco

Para este sábado se esperan rachas de vientos de hasta 70 km/h y temperaturas máximas de 26°C

Local

Soledad y silencio en Panteón Central de Villahermosa

Desde marzo de 2020 las restricciones por la pandemia del Covid-19 no han permitido las visitas al lugar; entran solo quienes tiene que sepultar a alguien

Doble Vía

Mexicanos no heredan dinero, sino sus smartphones

Siete de cada 10 celulares que se reemplazan tienen segundo uso, la mayoría se dan a familiares o amigos

Mundo

Joe Biden, con la tarea de regular las redes sociales

Mantendrá en la agenda la supervisión de la libertad de expresión y el control de “fake news” en las plataformas

Gossip

Karol Sevilla deja atrás Soy Luna y toma impulso como cantante

Después de Soy Luna vuelve a la actuación en una serie que grabará para una plataforma de streaming

Finanzas

Pemex ya sabía de conflicto con el sindicato

El Sindicato denuncia que los trabajadores hacen sus labores en situación de riesgo y que no les dan ni ropa ni calzado