/ jueves 6 de agosto de 2020

Cosen peluches para sobrevivir en Gaza

Una pareja de discapacitados palestinos se mantiene apenas a flote con la venta de disfraces y muñecos de felpa durante la pandemia

PALESTINA. Con sus diestras manos, Nihad y Zeinab Jarboa cosen en su hogar peluches y disfraces de colores, una actividad que antes de marzo permitía subsistir a este matrimonio de palestinos discapacitados de la Franja de Gaza, pero sus magros ingresos se han desplomado luego del brote de coronavirus en el mundo.

Nihad Jarboa, de 37 años, sufre una discapacidad motora desde la infancia, mientras que a su mujer Zeinab, de 35, le amputaron ambos pies hace cinco años después de sufrir una enfermedad extraña tras el parto de su segundo hijo.

Estando ambos en silla de ruedas, sus posibilidades de encontrar trabajo eran muy reducidas en Gaza, un territorio empobrecido tras años de conflicto.

Por eso, los Jarboa se dedican a coser peluches y disfraces inspirados en personajes de dibujos animados desde su domicilio en el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.

“Vendíamos unos 20 o 30 peluches al mes, a unos 10 shekels la unidad (unos 66 pesos)”, explica Nihad Jarboa a la agencia AFP. “También organizábamos espectáculos de disfraces en guarderías o escuelas y pedíamos 20 shekels (132 pesos) por cada uno de ellos”, añade.

“Pero todo esto se paró con el coronavirus”, lamenta el palestino.

AFP

La Franja de Gaza no ha sufrido hasta ahora un gran impacto del brote de Covid-19, con 78 casos detectados, y sólo un muerto, según los datos oficiales.

Pero en el enclave, que sufre un bloqueo israelí desde hace más de una década, adoptaron un estricto confinamiento desde marzo ante la pandemia, que hundió la economía, con el cierre de escuelas y mezquitas y la prohibición de actividades y concentraciones en la calle.

VIDA DECENTE

En este territorio prácticamente encerrado entre Egipto, Israel y el mar Mediterráneo, los niveles de paro superan el 50 por ciento y los de pobreza se sitúan en 53 por ciento, comenta Maher Al Tabaa, especialista y economista en la Cámara de comercio e industria de Gaza.

“La pandemia del coronavirus agravó la situación económica y los niveles de paro y pobreza deberían aumentar”, advierte Al Tabaa, quien recuerda que 80 por ciento de los gazatíes dependen de la ayuda alimentaria internacional.

Aunque se relajaron las medidas para frenar el virus, los Jarboa sólo recibieron dos peticiones para organizar espectáculos y desde marzo su actividad comercial cayó aproximadamente 75 por ciento.

“No abandonaremos, aunque sea difícil”, sostiene Zeina Jarboa, mientras prepara té en la única habitación de su casa.

AFP

“La situación se ha vuelto más difícil con el brote de coronavirus”, pero “tengo la voluntad de superar este desafío”, afirma esta joven, quien desea que sus hijos “tengan una vida decente”.

Este matrimonio, como casi la mitad de los habitantes de Gaza, recibe ayuda financiera de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

“Pero esto no es suficiente para comprar comida”, lamenta Zeina, mientras cose un disfraz del Pato Donald.

Hay más de 700 mil refugiados palestinos después de que los expulsaron de sus tierras entre abril y agosto de 1948 tras la creación del Estado de Israel.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

PALESTINA. Con sus diestras manos, Nihad y Zeinab Jarboa cosen en su hogar peluches y disfraces de colores, una actividad que antes de marzo permitía subsistir a este matrimonio de palestinos discapacitados de la Franja de Gaza, pero sus magros ingresos se han desplomado luego del brote de coronavirus en el mundo.

Nihad Jarboa, de 37 años, sufre una discapacidad motora desde la infancia, mientras que a su mujer Zeinab, de 35, le amputaron ambos pies hace cinco años después de sufrir una enfermedad extraña tras el parto de su segundo hijo.

Estando ambos en silla de ruedas, sus posibilidades de encontrar trabajo eran muy reducidas en Gaza, un territorio empobrecido tras años de conflicto.

Por eso, los Jarboa se dedican a coser peluches y disfraces inspirados en personajes de dibujos animados desde su domicilio en el campo de refugiados de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza.

“Vendíamos unos 20 o 30 peluches al mes, a unos 10 shekels la unidad (unos 66 pesos)”, explica Nihad Jarboa a la agencia AFP. “También organizábamos espectáculos de disfraces en guarderías o escuelas y pedíamos 20 shekels (132 pesos) por cada uno de ellos”, añade.

“Pero todo esto se paró con el coronavirus”, lamenta el palestino.

AFP

La Franja de Gaza no ha sufrido hasta ahora un gran impacto del brote de Covid-19, con 78 casos detectados, y sólo un muerto, según los datos oficiales.

Pero en el enclave, que sufre un bloqueo israelí desde hace más de una década, adoptaron un estricto confinamiento desde marzo ante la pandemia, que hundió la economía, con el cierre de escuelas y mezquitas y la prohibición de actividades y concentraciones en la calle.

VIDA DECENTE

En este territorio prácticamente encerrado entre Egipto, Israel y el mar Mediterráneo, los niveles de paro superan el 50 por ciento y los de pobreza se sitúan en 53 por ciento, comenta Maher Al Tabaa, especialista y economista en la Cámara de comercio e industria de Gaza.

“La pandemia del coronavirus agravó la situación económica y los niveles de paro y pobreza deberían aumentar”, advierte Al Tabaa, quien recuerda que 80 por ciento de los gazatíes dependen de la ayuda alimentaria internacional.

Aunque se relajaron las medidas para frenar el virus, los Jarboa sólo recibieron dos peticiones para organizar espectáculos y desde marzo su actividad comercial cayó aproximadamente 75 por ciento.

“No abandonaremos, aunque sea difícil”, sostiene Zeina Jarboa, mientras prepara té en la única habitación de su casa.

AFP

“La situación se ha vuelto más difícil con el brote de coronavirus”, pero “tengo la voluntad de superar este desafío”, afirma esta joven, quien desea que sus hijos “tengan una vida decente”.

Este matrimonio, como casi la mitad de los habitantes de Gaza, recibe ayuda financiera de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

“Pero esto no es suficiente para comprar comida”, lamenta Zeina, mientras cose un disfraz del Pato Donald.

Hay más de 700 mil refugiados palestinos después de que los expulsaron de sus tierras entre abril y agosto de 1948 tras la creación del Estado de Israel.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

Frente Frío 4 traería tres días de lluvias fuertes a Tabasco

Las precipitaciones alcanzarían los 150 mm y estarían acompañadas de fuerte actividad eléctrica, afectando principalmente Centro, Chontalpa, Sierra

Local

Se agota el plazo para entregar auditoría a Martha Lilia

Este miércoles 30 de septiembre el OSFE deberá informar sobre el resultado de la revisión especial 2018 del DIF-Tabasco, detalló la presidenta de la Jucopo, Beatriz Milland

Local

[Galería] MUSEVI, abandonado por el Ayuntamiento de Centro

El lugar que originalmente era un espacio cultural, ahora es utilizado como dormitorio y baño por malvivientes

Sociedad

Penal Puente Grande ya estaba subutilizado

Desde julio y agosto, el Gobierno federal comenzó con el traslado de presos al penal de Buenavista

Finanzas

Se recuperan 653 mil empleos en agosto

El sector informal ya retomó 70% del terreno perdido, las fuentes formales llevan menos de la mitad

Gossip

Luis Miguel y José José, entre la música que sonó en la pandemia

El cambio en el estado de ánimo durante el confinamiento, se reflejó en el contenido que se escuchó. Las canciones de Luis Miguel y José José entre lo más consultado

Finanzas

Microsoft se sube al desarrollo de la red 5G

La empresa saldrá a suplir el vacío que dejará Huawei para el desarrollo de infraestructura en EU

Celebridades

Intensamente | Sí habrá película sobre la 4T: Damián Alcázar

Es uno de los actores más respetados de México, no solo por su trabajo actoral, sino por sus convicciones políticas, que defiende siempre con pasión y convencimiento

Municipios

Socavones en Sánchez Magallanes, un peligro para conductores

Automovilistas hacen un llamado urgente a la Junta Estatal de Caminos (JEC) para que reparen los desperfectos