/ viernes 14 de junio de 2024

"No soy antialiancista, soy anti PRIAN", dice el senador panista Damián Zepeda

Acusa que el PRI "fue un lastre" para Acción Nacional en la pasada elección y exige que el partido se abra a la ciudadanía en el cambio de la dirigencia nacional

“Yo sí soy partidario de acabar con esa alianza (PAN-PRI-PRD). Creo que nunca debió haber existido, creo que fue un lastre en la campaña”, dice el senador panista Damián Zepeda, quien busca la dirigencia nacional de su partido, una vez que concluya el mandato de Marko Cortés.

En entrevista con El Sol de México, Zepeda señala que el partido debe abrirse a la ciudadanía para que su próxima dirigencia no represente sólo a los 270 mil militantes del partido, sino a millones de mexicanos.

Contrastó los resultados del blanquiazul con los de Movimiento Ciudadano, partido que quintuplicó el número de votos recibidos entre 2018 y 2024, a diferencia del PAN que perdió unos 300 mil, por lo que aseguró que las opciones del partido son renovarse o morir como opción política de oposición.

¿Es necesario renovar la dirigencia de Acción Nacional; Marko Cortés se tiene que ir?

El PAN tiene ya en sus reglas la renovación en el segundo semestre después de las elecciones. Creo que eso ni siquiera es tema, yo ya no perdería tiempo con esta dirigencia; eso ya va a pasar. No depende de que él quiera o no quiera, es algo que ya automáticamente en el PAN sucede.

Yo no centraría el tema en él. Me parece que es una salida fácil. Por supuesto creo que tiene que haber este un análisis del resultado del partido, pero sobre todo hacia dónde vamos. O sea, a mí lo que más me preocupa, es que el PAN se reinvente yo lo he planteado, que tiene que reinventarse o prepararse para morir como opción política competitiva en este país.

Entonces a lo que estoy tratando de ayudar -más que a pleitos personales- es a qué tenemos que hacer para que el PAN se recupere como opción política. Y ahí es donde yo digo que reinventarnos significa, por un lado, abrirlos a la sociedad, es decir que los ciudadanos junto con los panistas tomemos las decisiones del rumbo del partido empezando por la próxima dirigencia.

Que busquemos ir por el país, debatir con nuestras ideas, entender ¿qué fue lo que pasó? ¿por qué la gente votó así? y que juntos en una votación abierta de ciudadanos definamos quién queremos que sean el o la líder del Partido Acción Nacional y de esta manera sea un líder, pues no partidista, sino un líder opositor con respaldo ciudadano.

En ese modelo es el que a mí me interesa participar siento que el PAN tiene que cambiar a abrirse reinventarse. No se trata de solo cambiar una dirigencia; es que si se cambia una dirigencia y no cambia nada, pues vamos rumbo a la desaparición.

¿Existe alguna posibilidad de que Marko Cortés repita en la dirigencia bajo los estatutos del PAN o bajo qué procedimiento se renueva la dirigencia del partido y con ello el rumbo de la fuerza política del blanquiazul?

No, ya no tienen posibilidad, ya agotó todo su tiempo y ya se van, y creo que ni tienen intención, pero tampoco posibilidad legal. La renovación viene y la pregunta es ¿cómo? Si lo haces sólo con tus militantes o en el Consejo, en un esquema donde todos sabemos que el padrón tiene dueños, o sea, no es una elección abierta y libre; o si nos abrimos, como yo estoy proponiendo, a un debate verdaderamente ciudadano.

Que nos vayamos por el país y que sean los ciudadanos, los que decidan junto con los panistas qué el liderazgo tener, para que sea un líder fuerte, con credibilidad, con capacidad de argumentar, con agenda pública, con fuerza, para poder encabezar a millones de mexicanos, no nada más a los 270 mil personas que son miembros del PAN.

En ese mismo ejercicio lo que nos urge es recuperar nuestra identidad ¿A qué me refiero por recuperar nuestra identidad? Por un lado, acabar con la alianza con el PRI que fue un lastre, que fue un daño, un fracaso absoluto. Pasamos de 11 gobiernos estatales que se tenían el país con el PAN cuando empezó esta dirigencia a cuatro que tenemos ahorita; y pasar a definir muy bien qué es lo que proponemos.

O sea, qué representa el PAN es la pregunta: ¿Qué proponemos en la educación? ¿Qué proponemos en la economía? ¿Qué proponemos en salud? ¿Qué proponemos en seguridad? ¿Cuál es la visión de México que tenemos? Y tercero, ser un partido congruente… congruente entre lo que decimos y lo que hacemos.

Damián Zepeda senador del PAN / Foto: Laura Lovera / El Sol de México

Senador, usted ha levantado la mano para buscar la dirigencia, aunque también precisó que tampoco es su prioridad; ¿Porque sí y por qué no buscaría la dirigencia? ¿Qué haría la diferencia después de seis años en que usted encabezó la dirigencia del PAN?

Yo lo que quiero es cambiar al Partido Acción Nacional para convertirlo en un partido útil a la sociedad. Me parece que hoy la oposición necesita un liderazgo fuerte y creo que no lo tenemos. En ese modelo abierto en donde expongamos todos nuestra visión y que los ciudadanos puedan elegir quién es el dirigente para que sea un líder ciudadano o con respaldo ciudadano y una de las dos es más fuerte de la oposición, no sólo un líder partidista en ese modelo a mí me interesa participar.

Lo que quiero es cambiar al Partido Acción Nacional para convertirlo en un partido útil a la sociedad

Ir a administrar la derrota no me interesa. Adelante, si no quieren cambiar, pues pásenle los que se creen dueños del partido, porque estoy seguro que lo único que van a hacer es enterrarlo. En esa lógica, por eso digo que no estoy obsesionado, pero si quiero participar claro, sería un honor lo que digo es pongamos todos nuestros perfiles, debatamos, expongamos nuestras ideas y si los ciudadanos creen que mi perfil es adecuado, sería un honor para mí; si creen que el perfil de alguien más lo es, adelante.

Si no quieren cambiar, pues pásenle los que se creen dueños del partido, porque estoy seguro que lo único que van a hacer es enterrarlo

No tengo una obsesión, no se trata de que yo tenga un cargo, se trata de ser útil al país. Esa es la gran diferencia. ¿Pero qué diferencia de hace seis años? Mira, a nosotros nos tocó una dirigencia sumamente exitosa. En los tres años de la dirigencia, fue cuando el PAN ganó más en su historia. Nunca en la historia del PAN se han ganado 11 gobiernos estatales como se ganaron en esos tres años en donde me tocó ser secretario general en dos años y dirigente en uno. Sin embargo, también tuvimos una derrota dolorosísima en el 2018. La diferencia que yo veo es que hay una aceptación de las victorias y de las derrotas.

Tuvimos una derrota dolorosísima en el 2018

Uno aprende de la victoria y aprende de la derrota. Yo he aprendido más de la derrota y lo que hice a partir de ahí fue renovarme, lo mismo que hoy le propongo al PAN yo ya lo hice en términos personales y pueden ver mi desempeño en el Senado, una oposición que entendió el momento de mi parte, inteligente, dura, con carácter, con firmeza, jamás me doblaron, pero también propositiva, constructiva, no decía que no a todo. Me opuse a la alianza con el PRI.

Es que yo lo que estoy diciendo que quiero que haga el partido y yo ya lo hice a título personal. Lo que quiero hoy es llevar esa experiencia de triunfos y derrotas, de madurez, pero sobre todo de apertura ciudadana, al partido. Yo no le quitaba nada a mi historia, he aprendido de mis aciertos y de mis equivocaciones, de mis victorias y de mis derrotas. Contrario a lo que piensan no las veo como debilidad, las veo como una fortaleza porque me ayudaron a madurar.

Y hoy me siento en el mejor momento de mi vida profesional y pongo mi perfil ahí para que lo valoren. Si los ciudadanos creen que tengo el talento, que tengo la capacidad, que soy articulado, que puedo convencer, que es un tipo de liderazgo que se requiere sería un honor para mí. Si creen que no, si creen que alguien más lo tiene, yo apoyo con gusto, pero compitamos por él, eso no se define eso no se define en una mesa, en un café, entre unos cuantos dueños del partido, se tiene que definir por los ciudadanos. Yo estoy listo que no le tengan miedo al debate.

¿Con qué otros perfiles considera que podría competir para encabezar el partido?

No quiero ni encartar ni descartar a nadie. Yo te diría que el que quiera, bienvenido. ¿Qué me gustaría ver a mí? me gustaría ver que se encarten exgobernadores, me gustaría ver que se apuntaran diputados y senadores de experiencia que hayan sido referentes públicos en su momento.

Me gustaría que se apuntaran diputados y senadores actuales, como nueva generación, que han tenido el talento de ocupar espacios mediáticos. Me gustaría que se encartaran todos los que crean que tengan esa capacidad y que nos fuéramos por el país debatiendo. Yo no quitaba a nadie.

Fíjate qué interesante sería tener seis u ocho perfiles recorriendo el país. Eso es lo que me gustaría, no un proceso donde se juntan en una mesa los dueños del padrón y quieren decidir el futuro del PAN para seguir haciéndolo chiquito. Yo no quiero ir a administrar la derrota, yo quiero ir a encabezar un movimiento que represente a los ciudadanos y que le dé esperanza a este país de que un cambio es posible.

La excandidata Xóchitl Gálvez ha dicho que ella ni siquiera ha contemplado encabezar la dirigencia del PAN porque ella no es militante. Sin embargo, bajo la idea de abrir el partido a los ciudadanos y que llegue una dirigencia fuerte y ciudadana ¿considera que podría incluirse Xóchitl Gálvez?

Se puede incluir quien considere o quien tenga el ánimo de poder encabezar al PAN. Sí, claro.

¿A pesar de que no es militante?

Yo estaría en la disposición de que el partido haga acuerdos superiores a sus reglas rígidas, es como cuando la candidatura presidencial. ¿El estatuto dice que se puede elegir a alguien cómo se eligió a Xóchitl? No. ¿Pero qué se hizo? Un acuerdo político, se sacó una convocatoria pública, se hizo un proceso y después se procesó internamente.

Eso es lo que podemos hacer. No busquemos el cómo no, busquemos el cómo sí. A mí no me daría miedo, me parece bien, parece sano, me parecería un mensaje de apertura incluso y me encantaría debatir con ella y con otros, si ella quiere o si no quiere, pues se respeta.

Pero mi forma de pensar es bienvenida a la competencia y que gane el talento. La forma de pensar de otros es “no quiero competencia” porque me da miedo que me ganen.

A su consideración se debe romper la alianza con el PRI , pero ¿qué hay del PRD? ¿Es necesario mantener la alianza PRI-PAN a nivel legislativo?

A ver, yo sí soy partidario de acabar con esa alianza. Creo que nunca debió haber existido, creo que fue un lastre en la campaña, con respeto hay gente talentosa en todos lados, pero creo que el rechazo hacia esa suma y hacia ese partido es muy fuerte. Yo no soy quien para andar metiendo en las decisiones que tengan que tomar ellos, yo respeto, no es mi ánimo ofender, pero creo que fue un error histórico para el PAN. Entonces creo que tienen que acabar

Dos, en el Legislativo creo que nos debemos de sumar a las causas, no a las siglas partidistas, y como ejemplo pongo que el bloque de contención hoy incluye, por ejemplo, a Movimiento Ciudadano y Movimiento Ciudadano no va en la alianza electoral, ¿verdad?

Es que es una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, de hecho muchas ocasiones votamos junto con el partido en el gobierno y tampoco estamos en alianza electoral con ellos.

No soy antialiancista, soy anti PRIAN

Yo no soy antialiancista, soy anti PRIAN. Lo que propongo es, más bien, una alianza del PAN con los ciudadanos y sí con otros partidos. Creo que sería mucho más inteligente o hubiera sido mucho más inteligente una alianza PAN-Movimiento Ciudadano. Fíjate en los resultados, no es que no hubiera posibilidad de crecimiento, no creció el PAN… perdimos 300 mil votos, pero sí crecieron otros.

Movimiento Ciudadano pasó de 1.7 por ciento de los votos a 10 por ciento. Creció cinco millones de votos. ¿Había espacio para crecer? Mucho. Simplemente nuestro planteamiento no fue atractivo. Fíjate cómo dos partidos tomaron dos decisiones distintas a raíz del resultado que para ambos fue muy doloroso del 2018. El PAN no cambió gran cosa, se le ocurre hacer una alianza terrible, agarra un discurso radical de todo no y fracasa. Y Movimiento Ciudadano decide apostar por sí mismo, renovarse, lanzar nuevos perfiles y crece. Agarra un mensaje sí de oposición, pero menos radical, y crece cinco millones de votos.

De veras, es que si no ven eso están perdidos. O sea, uno tiene que hacerle caso a la evidencia, sí se podía crecer, pero es que no quisieron cambiar nada. Había que entender el mensaje y cambiar. Yo mismo lo hice en el Senado y quien no quiso hacerlo fue la dirigencia, ese el problema.

En esa reinvención de Acción Nacional, ¿considera que puede haber un cambio de nombre, un cambio de identidad?

Hoy creo que hay que reinventar al PAN, pero no cambiarle el nombre. En todo caso presentar un nuevo PAN. El PAN sigue teniendo 16 por ciento de la votación, sigue teniendo representación a nivel nacional. Tenemos pues una lección muy dura, pero seguimos teniendo fuerza. Entonces yo diría lo reinvéntate con actos, hombre.

Hoy creo que hay que reinventar al PAN, pero no cambiarle el nombre

No le digas a la gente: “te prometo que mañana te voy a escuchar”; escúchalos hoy. No le digas a la gente: “te prometo que mañana te voy a tomar en cuenta”; tómalos en cuenta hoy y vas a ver cómo se empieza a recuperar la confianza de los ciudadanos. Pero es que y de lengua me como un taco, pues de puro discurso no se puede.

El movimiento de la marea rosa ya fijó postura de no convertirse en un partido político. ¿La posible apertura del PAN es hacia este sector o hacia qué grupos sociales?

A todos los ciudadanos, de entrada a los nueve millones de mexicanos que votaron por el PAN. Segundo reto, a los 16 millones de mexicanos que votaron por nuestra candidata, que son distintos porque ahí están los votos de los otros partidos. Tercer reto al 40 por ciento de los mexicanos que no votaron por la opción del gobierno, porque quedó en 60 por ciento y 40 por ciento no votó.

Cuarto reto, 45 por ciento de los mexicanos que no votaron por ellos (por Morena) en el Legislativo. Fíjate cómo hay todo un universo de gente que tuvo votos distintos.

Y por último, el ideal, la mayoría de los mexicanos. A esos son los que quiero representar. Yo sí creo que tenemos dos amenazas políticas, no negativas, de hecho creo que son positivas, pero sí dos riesgos políticos: uno, Movimiento Ciudadano que viene creciendo; el que no quiere entender que crecer cinco millones y pasar de 1.7 por ciento a 10 por ciento que es algo verdaderamente significativo, está perdido. O sea, vienen creciendo y están a tiro de piedra; 10 por ciento ellos contra 16 por ciento de nosotros, pues ya casi están iguales.

El PAN tiene que ponerse las pilas, se tiene que espabilar y tiene que avanzar

Eso es un riesgo que está creciendo, que deberíamos tomarlo en cuenta. Y el segundo riesgo son estas agrupaciones ciudadanas, que pues un pedazo salió a decir que no se van a convertir en partido. Ellos, Unid@s, los exgobernadores y demás, opinan que no. Otro pedazo abiertamente están haciendo pasos para hacerlo, o qué creen que la convocatoria del Frente qué, cuál es el objetivo; esa convocatoria que hicieron para los primeros días. Abiertamente muchos de ellos y de manera válida, están diciendo, “pues tú a lo mejor no quieres, pero aquí hay muchos ciudadanos”. Yo estoy convencido que de ahí va a salir un nuevo partido, quieran o no algunas organizaciones.

Claro que no va a ser como tal la marea rosa, pero sí muchos de los que estuvieron involucrados. Es evidente, hombre. Entonces los ciudadanos, creo yo, que van a tener un dilema y van a decir: ¿qué hago?, ¿a quién respaldo? ¿A ti que te quieres cerrar y sólo voltear hacia adentro, que no te quieres abrir las decisiones, que quieres que estas 270 mil personas decidan por millones? ¿o a estas nuevas organizaciones que quieren someter las cosas a la opinión ciudadana?, pues es más atractivo eso, ¿no?.

Yo sí creo que por eso que el PAN tiene que ponerse las pilas, se tiene que espabilar y tiene que avanzar.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Si el PAN no se abre, ni se renueva ¿usted cambiaría de partido, lo ha considerado?

A ver, yo estoy tratando de cambiar al PAN, esa es mi lucha de este momento, y lo que espero es que entiendan que podamos abrirlo y que en esa apertura ciudadana, pues decidan los mexicanos, quiénes quieren que encabecen el Partido Acción Nacional. Esa es mi lucha. Ya llegará el momento de si no quieren cambiar, veremos qué pasa.

“Yo sí soy partidario de acabar con esa alianza (PAN-PRI-PRD). Creo que nunca debió haber existido, creo que fue un lastre en la campaña”, dice el senador panista Damián Zepeda, quien busca la dirigencia nacional de su partido, una vez que concluya el mandato de Marko Cortés.

En entrevista con El Sol de México, Zepeda señala que el partido debe abrirse a la ciudadanía para que su próxima dirigencia no represente sólo a los 270 mil militantes del partido, sino a millones de mexicanos.

Contrastó los resultados del blanquiazul con los de Movimiento Ciudadano, partido que quintuplicó el número de votos recibidos entre 2018 y 2024, a diferencia del PAN que perdió unos 300 mil, por lo que aseguró que las opciones del partido son renovarse o morir como opción política de oposición.

¿Es necesario renovar la dirigencia de Acción Nacional; Marko Cortés se tiene que ir?

El PAN tiene ya en sus reglas la renovación en el segundo semestre después de las elecciones. Creo que eso ni siquiera es tema, yo ya no perdería tiempo con esta dirigencia; eso ya va a pasar. No depende de que él quiera o no quiera, es algo que ya automáticamente en el PAN sucede.

Yo no centraría el tema en él. Me parece que es una salida fácil. Por supuesto creo que tiene que haber este un análisis del resultado del partido, pero sobre todo hacia dónde vamos. O sea, a mí lo que más me preocupa, es que el PAN se reinvente yo lo he planteado, que tiene que reinventarse o prepararse para morir como opción política competitiva en este país.

Entonces a lo que estoy tratando de ayudar -más que a pleitos personales- es a qué tenemos que hacer para que el PAN se recupere como opción política. Y ahí es donde yo digo que reinventarnos significa, por un lado, abrirlos a la sociedad, es decir que los ciudadanos junto con los panistas tomemos las decisiones del rumbo del partido empezando por la próxima dirigencia.

Que busquemos ir por el país, debatir con nuestras ideas, entender ¿qué fue lo que pasó? ¿por qué la gente votó así? y que juntos en una votación abierta de ciudadanos definamos quién queremos que sean el o la líder del Partido Acción Nacional y de esta manera sea un líder, pues no partidista, sino un líder opositor con respaldo ciudadano.

En ese modelo es el que a mí me interesa participar siento que el PAN tiene que cambiar a abrirse reinventarse. No se trata de solo cambiar una dirigencia; es que si se cambia una dirigencia y no cambia nada, pues vamos rumbo a la desaparición.

¿Existe alguna posibilidad de que Marko Cortés repita en la dirigencia bajo los estatutos del PAN o bajo qué procedimiento se renueva la dirigencia del partido y con ello el rumbo de la fuerza política del blanquiazul?

No, ya no tienen posibilidad, ya agotó todo su tiempo y ya se van, y creo que ni tienen intención, pero tampoco posibilidad legal. La renovación viene y la pregunta es ¿cómo? Si lo haces sólo con tus militantes o en el Consejo, en un esquema donde todos sabemos que el padrón tiene dueños, o sea, no es una elección abierta y libre; o si nos abrimos, como yo estoy proponiendo, a un debate verdaderamente ciudadano.

Que nos vayamos por el país y que sean los ciudadanos, los que decidan junto con los panistas qué el liderazgo tener, para que sea un líder fuerte, con credibilidad, con capacidad de argumentar, con agenda pública, con fuerza, para poder encabezar a millones de mexicanos, no nada más a los 270 mil personas que son miembros del PAN.

En ese mismo ejercicio lo que nos urge es recuperar nuestra identidad ¿A qué me refiero por recuperar nuestra identidad? Por un lado, acabar con la alianza con el PRI que fue un lastre, que fue un daño, un fracaso absoluto. Pasamos de 11 gobiernos estatales que se tenían el país con el PAN cuando empezó esta dirigencia a cuatro que tenemos ahorita; y pasar a definir muy bien qué es lo que proponemos.

O sea, qué representa el PAN es la pregunta: ¿Qué proponemos en la educación? ¿Qué proponemos en la economía? ¿Qué proponemos en salud? ¿Qué proponemos en seguridad? ¿Cuál es la visión de México que tenemos? Y tercero, ser un partido congruente… congruente entre lo que decimos y lo que hacemos.

Damián Zepeda senador del PAN / Foto: Laura Lovera / El Sol de México

Senador, usted ha levantado la mano para buscar la dirigencia, aunque también precisó que tampoco es su prioridad; ¿Porque sí y por qué no buscaría la dirigencia? ¿Qué haría la diferencia después de seis años en que usted encabezó la dirigencia del PAN?

Yo lo que quiero es cambiar al Partido Acción Nacional para convertirlo en un partido útil a la sociedad. Me parece que hoy la oposición necesita un liderazgo fuerte y creo que no lo tenemos. En ese modelo abierto en donde expongamos todos nuestra visión y que los ciudadanos puedan elegir quién es el dirigente para que sea un líder ciudadano o con respaldo ciudadano y una de las dos es más fuerte de la oposición, no sólo un líder partidista en ese modelo a mí me interesa participar.

Lo que quiero es cambiar al Partido Acción Nacional para convertirlo en un partido útil a la sociedad

Ir a administrar la derrota no me interesa. Adelante, si no quieren cambiar, pues pásenle los que se creen dueños del partido, porque estoy seguro que lo único que van a hacer es enterrarlo. En esa lógica, por eso digo que no estoy obsesionado, pero si quiero participar claro, sería un honor lo que digo es pongamos todos nuestros perfiles, debatamos, expongamos nuestras ideas y si los ciudadanos creen que mi perfil es adecuado, sería un honor para mí; si creen que el perfil de alguien más lo es, adelante.

Si no quieren cambiar, pues pásenle los que se creen dueños del partido, porque estoy seguro que lo único que van a hacer es enterrarlo

No tengo una obsesión, no se trata de que yo tenga un cargo, se trata de ser útil al país. Esa es la gran diferencia. ¿Pero qué diferencia de hace seis años? Mira, a nosotros nos tocó una dirigencia sumamente exitosa. En los tres años de la dirigencia, fue cuando el PAN ganó más en su historia. Nunca en la historia del PAN se han ganado 11 gobiernos estatales como se ganaron en esos tres años en donde me tocó ser secretario general en dos años y dirigente en uno. Sin embargo, también tuvimos una derrota dolorosísima en el 2018. La diferencia que yo veo es que hay una aceptación de las victorias y de las derrotas.

Tuvimos una derrota dolorosísima en el 2018

Uno aprende de la victoria y aprende de la derrota. Yo he aprendido más de la derrota y lo que hice a partir de ahí fue renovarme, lo mismo que hoy le propongo al PAN yo ya lo hice en términos personales y pueden ver mi desempeño en el Senado, una oposición que entendió el momento de mi parte, inteligente, dura, con carácter, con firmeza, jamás me doblaron, pero también propositiva, constructiva, no decía que no a todo. Me opuse a la alianza con el PRI.

Es que yo lo que estoy diciendo que quiero que haga el partido y yo ya lo hice a título personal. Lo que quiero hoy es llevar esa experiencia de triunfos y derrotas, de madurez, pero sobre todo de apertura ciudadana, al partido. Yo no le quitaba nada a mi historia, he aprendido de mis aciertos y de mis equivocaciones, de mis victorias y de mis derrotas. Contrario a lo que piensan no las veo como debilidad, las veo como una fortaleza porque me ayudaron a madurar.

Y hoy me siento en el mejor momento de mi vida profesional y pongo mi perfil ahí para que lo valoren. Si los ciudadanos creen que tengo el talento, que tengo la capacidad, que soy articulado, que puedo convencer, que es un tipo de liderazgo que se requiere sería un honor para mí. Si creen que no, si creen que alguien más lo tiene, yo apoyo con gusto, pero compitamos por él, eso no se define eso no se define en una mesa, en un café, entre unos cuantos dueños del partido, se tiene que definir por los ciudadanos. Yo estoy listo que no le tengan miedo al debate.

¿Con qué otros perfiles considera que podría competir para encabezar el partido?

No quiero ni encartar ni descartar a nadie. Yo te diría que el que quiera, bienvenido. ¿Qué me gustaría ver a mí? me gustaría ver que se encarten exgobernadores, me gustaría ver que se apuntaran diputados y senadores de experiencia que hayan sido referentes públicos en su momento.

Me gustaría que se apuntaran diputados y senadores actuales, como nueva generación, que han tenido el talento de ocupar espacios mediáticos. Me gustaría que se encartaran todos los que crean que tengan esa capacidad y que nos fuéramos por el país debatiendo. Yo no quitaba a nadie.

Fíjate qué interesante sería tener seis u ocho perfiles recorriendo el país. Eso es lo que me gustaría, no un proceso donde se juntan en una mesa los dueños del padrón y quieren decidir el futuro del PAN para seguir haciéndolo chiquito. Yo no quiero ir a administrar la derrota, yo quiero ir a encabezar un movimiento que represente a los ciudadanos y que le dé esperanza a este país de que un cambio es posible.

La excandidata Xóchitl Gálvez ha dicho que ella ni siquiera ha contemplado encabezar la dirigencia del PAN porque ella no es militante. Sin embargo, bajo la idea de abrir el partido a los ciudadanos y que llegue una dirigencia fuerte y ciudadana ¿considera que podría incluirse Xóchitl Gálvez?

Se puede incluir quien considere o quien tenga el ánimo de poder encabezar al PAN. Sí, claro.

¿A pesar de que no es militante?

Yo estaría en la disposición de que el partido haga acuerdos superiores a sus reglas rígidas, es como cuando la candidatura presidencial. ¿El estatuto dice que se puede elegir a alguien cómo se eligió a Xóchitl? No. ¿Pero qué se hizo? Un acuerdo político, se sacó una convocatoria pública, se hizo un proceso y después se procesó internamente.

Eso es lo que podemos hacer. No busquemos el cómo no, busquemos el cómo sí. A mí no me daría miedo, me parece bien, parece sano, me parecería un mensaje de apertura incluso y me encantaría debatir con ella y con otros, si ella quiere o si no quiere, pues se respeta.

Pero mi forma de pensar es bienvenida a la competencia y que gane el talento. La forma de pensar de otros es “no quiero competencia” porque me da miedo que me ganen.

A su consideración se debe romper la alianza con el PRI , pero ¿qué hay del PRD? ¿Es necesario mantener la alianza PRI-PAN a nivel legislativo?

A ver, yo sí soy partidario de acabar con esa alianza. Creo que nunca debió haber existido, creo que fue un lastre en la campaña, con respeto hay gente talentosa en todos lados, pero creo que el rechazo hacia esa suma y hacia ese partido es muy fuerte. Yo no soy quien para andar metiendo en las decisiones que tengan que tomar ellos, yo respeto, no es mi ánimo ofender, pero creo que fue un error histórico para el PAN. Entonces creo que tienen que acabar

Dos, en el Legislativo creo que nos debemos de sumar a las causas, no a las siglas partidistas, y como ejemplo pongo que el bloque de contención hoy incluye, por ejemplo, a Movimiento Ciudadano y Movimiento Ciudadano no va en la alianza electoral, ¿verdad?

Es que es una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, de hecho muchas ocasiones votamos junto con el partido en el gobierno y tampoco estamos en alianza electoral con ellos.

No soy antialiancista, soy anti PRIAN

Yo no soy antialiancista, soy anti PRIAN. Lo que propongo es, más bien, una alianza del PAN con los ciudadanos y sí con otros partidos. Creo que sería mucho más inteligente o hubiera sido mucho más inteligente una alianza PAN-Movimiento Ciudadano. Fíjate en los resultados, no es que no hubiera posibilidad de crecimiento, no creció el PAN… perdimos 300 mil votos, pero sí crecieron otros.

Movimiento Ciudadano pasó de 1.7 por ciento de los votos a 10 por ciento. Creció cinco millones de votos. ¿Había espacio para crecer? Mucho. Simplemente nuestro planteamiento no fue atractivo. Fíjate cómo dos partidos tomaron dos decisiones distintas a raíz del resultado que para ambos fue muy doloroso del 2018. El PAN no cambió gran cosa, se le ocurre hacer una alianza terrible, agarra un discurso radical de todo no y fracasa. Y Movimiento Ciudadano decide apostar por sí mismo, renovarse, lanzar nuevos perfiles y crece. Agarra un mensaje sí de oposición, pero menos radical, y crece cinco millones de votos.

De veras, es que si no ven eso están perdidos. O sea, uno tiene que hacerle caso a la evidencia, sí se podía crecer, pero es que no quisieron cambiar nada. Había que entender el mensaje y cambiar. Yo mismo lo hice en el Senado y quien no quiso hacerlo fue la dirigencia, ese el problema.

En esa reinvención de Acción Nacional, ¿considera que puede haber un cambio de nombre, un cambio de identidad?

Hoy creo que hay que reinventar al PAN, pero no cambiarle el nombre. En todo caso presentar un nuevo PAN. El PAN sigue teniendo 16 por ciento de la votación, sigue teniendo representación a nivel nacional. Tenemos pues una lección muy dura, pero seguimos teniendo fuerza. Entonces yo diría lo reinvéntate con actos, hombre.

Hoy creo que hay que reinventar al PAN, pero no cambiarle el nombre

No le digas a la gente: “te prometo que mañana te voy a escuchar”; escúchalos hoy. No le digas a la gente: “te prometo que mañana te voy a tomar en cuenta”; tómalos en cuenta hoy y vas a ver cómo se empieza a recuperar la confianza de los ciudadanos. Pero es que y de lengua me como un taco, pues de puro discurso no se puede.

El movimiento de la marea rosa ya fijó postura de no convertirse en un partido político. ¿La posible apertura del PAN es hacia este sector o hacia qué grupos sociales?

A todos los ciudadanos, de entrada a los nueve millones de mexicanos que votaron por el PAN. Segundo reto, a los 16 millones de mexicanos que votaron por nuestra candidata, que son distintos porque ahí están los votos de los otros partidos. Tercer reto al 40 por ciento de los mexicanos que no votaron por la opción del gobierno, porque quedó en 60 por ciento y 40 por ciento no votó.

Cuarto reto, 45 por ciento de los mexicanos que no votaron por ellos (por Morena) en el Legislativo. Fíjate cómo hay todo un universo de gente que tuvo votos distintos.

Y por último, el ideal, la mayoría de los mexicanos. A esos son los que quiero representar. Yo sí creo que tenemos dos amenazas políticas, no negativas, de hecho creo que son positivas, pero sí dos riesgos políticos: uno, Movimiento Ciudadano que viene creciendo; el que no quiere entender que crecer cinco millones y pasar de 1.7 por ciento a 10 por ciento que es algo verdaderamente significativo, está perdido. O sea, vienen creciendo y están a tiro de piedra; 10 por ciento ellos contra 16 por ciento de nosotros, pues ya casi están iguales.

El PAN tiene que ponerse las pilas, se tiene que espabilar y tiene que avanzar

Eso es un riesgo que está creciendo, que deberíamos tomarlo en cuenta. Y el segundo riesgo son estas agrupaciones ciudadanas, que pues un pedazo salió a decir que no se van a convertir en partido. Ellos, Unid@s, los exgobernadores y demás, opinan que no. Otro pedazo abiertamente están haciendo pasos para hacerlo, o qué creen que la convocatoria del Frente qué, cuál es el objetivo; esa convocatoria que hicieron para los primeros días. Abiertamente muchos de ellos y de manera válida, están diciendo, “pues tú a lo mejor no quieres, pero aquí hay muchos ciudadanos”. Yo estoy convencido que de ahí va a salir un nuevo partido, quieran o no algunas organizaciones.

Claro que no va a ser como tal la marea rosa, pero sí muchos de los que estuvieron involucrados. Es evidente, hombre. Entonces los ciudadanos, creo yo, que van a tener un dilema y van a decir: ¿qué hago?, ¿a quién respaldo? ¿A ti que te quieres cerrar y sólo voltear hacia adentro, que no te quieres abrir las decisiones, que quieres que estas 270 mil personas decidan por millones? ¿o a estas nuevas organizaciones que quieren someter las cosas a la opinión ciudadana?, pues es más atractivo eso, ¿no?.

Yo sí creo que por eso que el PAN tiene que ponerse las pilas, se tiene que espabilar y tiene que avanzar.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Si el PAN no se abre, ni se renueva ¿usted cambiaría de partido, lo ha considerado?

A ver, yo estoy tratando de cambiar al PAN, esa es mi lucha de este momento, y lo que espero es que entiendan que podamos abrirlo y que en esa apertura ciudadana, pues decidan los mexicanos, quiénes quieren que encabecen el Partido Acción Nacional. Esa es mi lucha. Ya llegará el momento de si no quieren cambiar, veremos qué pasa.

Local

Accidentes en moto dejan graves secuelas a sobrevivientes, advierte especialista

Un especialistas señaló las secuelas con que quedan los sobrevivientes de accidentes en moto, en donde el herido puede ser el conductor o alguna otra persona

Local

Tramo carretero se cae a pedazos en Balancán; amagan con bloqueo

Habitantes de la vía San Pedro-Provincia en Balancán exigen una pronta solución, ya que se está cayendo a pedazos, de no ser así amagan con bloqueo

Policiaca

Campesino de 70 años muere aplastado por un tractor en Cunduacán

El hombre, identificado como Jorge Luis de 70 años, originario de la ranchería Plátano y Cacao primera sección, habría perdido el control de la unidad, resultando en que el tractor lo atropellara

Finanzas

¡No caigas en estafas! Alertan por falso "Bono mujeres" difundido por Whatsapp

La Secretaría de Bienestar, desmintió la existencia del supuesto programa "Bono Mujeres 2024", el cual prometía apoyos económicos para mujeres necesitadas

Turismo

‘10a Fiestas del Queso’ ¿Qué es y cuándo será en Tabasco?

Con la edición de la ‘10a Fiestas del Queso’ organizadores esperan una derrama económica de 100 mdp

Local

Jorge Bracamontes presidirá la Jucopo y a Morena en el Congreso

El diputado morenista fue electo por unanimidad tanto para estar al frente de la Jucopo y la coordinación de la Fracción Parlamentaria de Morena