/ martes 12 de enero de 2021

Ruinas e impunidad, carta de presentación del Hospital de Pemex

Pese al deterioro en sus instalaciones, la impunidad en el caso de los pacientes fallecidos por el suministro de heparina sódica contaminada, y los múltiples señalamientos de corrupción, el nosocomio se alista para reabrir

Pese a la carencia de equipos, medicamentos, personal médico y especialistas, las pésimas condiciones en que se encuentra el edificio que lo alberga, los señalamientos de corrupción en contra de sus autoridades y el escándalo por el suministro de heparina sódica contaminada a pacientes con hemodiálisis, que causó la muerte de al menos 14 derechohabientes, el Hospital Regional de Petróleos Mexicanos pretende reabrir.

Este martes iniciaron los trabajos de remodelación que anunció el pasado mes de noviembre el director de la empresa productiva, Octavio Romero Oropeza.

Varias compañías externas se encuentran ya trabajando para limpiar lo más posible cada área del nosocomio. La intención es rehabilitar el área Covid para ingresar a los derechohabientes que reciben la atención en el Hospital de Alta Especialidad “Juan Graham Casasús”.

DOS MESES SIN OPERAR

El hospital permanece cerrado desde hace más de dos meses, luego de que las fuertes lluvias registradas en octubre y noviembre inundaran el interior del inmueble, alcanzando hasta metro y medio, dañando equipos médicos especializados, y las áreas de quirófanos e internados, situación que ameritó que el lugar fuera evacuado de personal e internados con apoyo de la Marina; los pacientes fueron trasladados a otros hospitales del gobierno, y para el caso de los enfermos de Covid, fueron trasladados al Juan Graham.

Tras esta situación, el edificio, que ya mostraba deterioros, resultó severamente afectado; para inicios de noviembre, directores del Sector Salud encabezados por Rodolfo Lehmann Mendoza, director de servicios de Salud de Pemex, bajo total hermetismo acudieron a revisar los daños de la contingencia.

Fotografías en poder de El Heraldo de Tabasco dan cuenta de las condiciones en que se encuentran las paredes, puertas y techos del lugar.

Con anterioridad, el edificio ya había sufrido inundaciones y filtraciones de aguas negras. Hasta la fecha, las instalaciones muestran deficiencias.

SIN EQUIPOS, PERSONAL NI MEDICAMENTOS

Desde antes de la pandemia, ya existían denuncias de parte de los derechohabientes acerca de la carencia de equipo médico adecuado y de medicinas para ser tratados, al igual de la ausencia de personal médico y especialistas, todo derivado de la falta de recursos para sostener su operatividad; sin embargo las autoridades del hospital hicieron oídos sordos, dando sólo algunos paliativos, pero sin realmente solucionar el problema de raíz.

El material gráfico muestra que los colchones de las camas de los internados se encuentran rotos, en tanto que las instalaciones de varios equipos están siendo “remendadas” para volver a utilizarse.

HEPARINA SÓDICA Y LA MUERTE DE 14 DERECHOHABIENTES

El capítulo más negro que enfrentó el año pasado el nosocomio fue el caso del suministro de heparina sódica contaminada a pacientes hemodializados, mismo que cobró la vida de al menos 14 personas, y dejó con graves secuelas a 57 más, situación que ameritó el cierre del área de hemodiálisis, y por lo cual los pacientes tenían que recibir dicho proceso de manera subrogada en otras clínicas.

Derivado de ello, la Fiscalía General de la República (FGR) giro orden de aprehensión como presunto responsable a José Roche Pérez, por la venta del medicamento que fue alterado por el proveedor. Ante esto, las autoridades del nosocomio guardaron total hermetismo.

Y tras la pandemia del Covid-19, poco se ha sabido de los avances en este caso.

COMPADRAZGO Y CORRUPCIÓN

El pasado mes de abril, en medio del escándalo de las muertes por la heparina, Sergio Javier Madrigal Arana fue confirmado como el nuevo director del Hospital Regional de Pemex en Villahermosa, en sustitución de José Luis Oramas Vargas.

En su momento, el vocero de la paraestatal puntualizó que el cambio no fue por fallecimiento de pacientes contaminados por el suministro de Heparina Sódica a principios de marzo, sino por rotación.

La llegada del nuevo director no mejoró la situación, ya que un mes después, personal del nosocomio denunció que, en vez de solucionar el conflicto y poner orden, sembró la discordia en el lugar al remover autoritariamente al jefe de Medicina Interna, el doctor Jorge Antonio Bravo López, para nombrar a su compadre en dicho cargo al exdirector José Luis Oramas, situación que fue reprobada.

Pese a la carencia de equipos, medicamentos, personal médico y especialistas, las pésimas condiciones en que se encuentra el edificio que lo alberga, los señalamientos de corrupción en contra de sus autoridades y el escándalo por el suministro de heparina sódica contaminada a pacientes con hemodiálisis, que causó la muerte de al menos 14 derechohabientes, el Hospital Regional de Petróleos Mexicanos pretende reabrir.

Este martes iniciaron los trabajos de remodelación que anunció el pasado mes de noviembre el director de la empresa productiva, Octavio Romero Oropeza.

Varias compañías externas se encuentran ya trabajando para limpiar lo más posible cada área del nosocomio. La intención es rehabilitar el área Covid para ingresar a los derechohabientes que reciben la atención en el Hospital de Alta Especialidad “Juan Graham Casasús”.

DOS MESES SIN OPERAR

El hospital permanece cerrado desde hace más de dos meses, luego de que las fuertes lluvias registradas en octubre y noviembre inundaran el interior del inmueble, alcanzando hasta metro y medio, dañando equipos médicos especializados, y las áreas de quirófanos e internados, situación que ameritó que el lugar fuera evacuado de personal e internados con apoyo de la Marina; los pacientes fueron trasladados a otros hospitales del gobierno, y para el caso de los enfermos de Covid, fueron trasladados al Juan Graham.

Tras esta situación, el edificio, que ya mostraba deterioros, resultó severamente afectado; para inicios de noviembre, directores del Sector Salud encabezados por Rodolfo Lehmann Mendoza, director de servicios de Salud de Pemex, bajo total hermetismo acudieron a revisar los daños de la contingencia.

Fotografías en poder de El Heraldo de Tabasco dan cuenta de las condiciones en que se encuentran las paredes, puertas y techos del lugar.

Con anterioridad, el edificio ya había sufrido inundaciones y filtraciones de aguas negras. Hasta la fecha, las instalaciones muestran deficiencias.

SIN EQUIPOS, PERSONAL NI MEDICAMENTOS

Desde antes de la pandemia, ya existían denuncias de parte de los derechohabientes acerca de la carencia de equipo médico adecuado y de medicinas para ser tratados, al igual de la ausencia de personal médico y especialistas, todo derivado de la falta de recursos para sostener su operatividad; sin embargo las autoridades del hospital hicieron oídos sordos, dando sólo algunos paliativos, pero sin realmente solucionar el problema de raíz.

El material gráfico muestra que los colchones de las camas de los internados se encuentran rotos, en tanto que las instalaciones de varios equipos están siendo “remendadas” para volver a utilizarse.

HEPARINA SÓDICA Y LA MUERTE DE 14 DERECHOHABIENTES

El capítulo más negro que enfrentó el año pasado el nosocomio fue el caso del suministro de heparina sódica contaminada a pacientes hemodializados, mismo que cobró la vida de al menos 14 personas, y dejó con graves secuelas a 57 más, situación que ameritó el cierre del área de hemodiálisis, y por lo cual los pacientes tenían que recibir dicho proceso de manera subrogada en otras clínicas.

Derivado de ello, la Fiscalía General de la República (FGR) giro orden de aprehensión como presunto responsable a José Roche Pérez, por la venta del medicamento que fue alterado por el proveedor. Ante esto, las autoridades del nosocomio guardaron total hermetismo.

Y tras la pandemia del Covid-19, poco se ha sabido de los avances en este caso.

COMPADRAZGO Y CORRUPCIÓN

El pasado mes de abril, en medio del escándalo de las muertes por la heparina, Sergio Javier Madrigal Arana fue confirmado como el nuevo director del Hospital Regional de Pemex en Villahermosa, en sustitución de José Luis Oramas Vargas.

En su momento, el vocero de la paraestatal puntualizó que el cambio no fue por fallecimiento de pacientes contaminados por el suministro de Heparina Sódica a principios de marzo, sino por rotación.

La llegada del nuevo director no mejoró la situación, ya que un mes después, personal del nosocomio denunció que, en vez de solucionar el conflicto y poner orden, sembró la discordia en el lugar al remover autoritariamente al jefe de Medicina Interna, el doctor Jorge Antonio Bravo López, para nombrar a su compadre en dicho cargo al exdirector José Luis Oramas, situación que fue reprobada.

Policiaca

Caen dos en Ixtacomitán por presunto narcomenudeo

La Policía Estatal decomisó una unidad y envoltorios de la presunta cocaína

Municipios

Rescatan a náufragos en costas de Centla

La embarcación menor fue asegurada por elementos de la Mariana en Playa Miramar

Local

[Video] Piden intervengan ante tanta pestilencia

Una banqueta rota propició que una tubería colapsara y empezara a derramar aguas negras en la colonia Tamulté

Municipios

Rescatan a náufragos en costas de Centla

La embarcación menor fue asegurada por elementos de la Mariana en Playa Miramar

Local

[Video] Piden intervengan ante tanta pestilencia

Una banqueta rota propició que una tubería colapsara y empezara a derramar aguas negras en la colonia Tamulté

Local

Persiste preocupación de tabasqueños por contagios Covid-19

Alta presencia de ciudadanos se observó este sábado en los módulos de pruebas rápidas instalados en Villahermosa

Policiaca

Con el tiro de gracia fue encontrado un hombre en Cárdenas

El hallazgo se dio en unos cañales de la ranchería Zapotal

Local

Han muerto en Tabasco 3790 pacientes de Covid-19

En últimas horas la entidad registró 139 nuevos contagios, llegando a un total de 57,324 confirmados

Policiaca

Caen dos en Ixtacomitán por presunto narcomenudeo

La Policía Estatal decomisó una unidad y envoltorios de la presunta cocaína