/ lunes 11 de mayo de 2020

El día que Tabasco se detuvo

La entidad vivió un fin de semana inédito en toda su historia reciente, al permanecer paralizada todo tipo de actividad comercial, y restringida la movilidad. En medio de los yermos de asfalto y las calles desoladas, en un parque de la colonia Gaviotas, tres adultos mayores luchan por sobrevivir al margen de una sociedad indolente y unas autoridades invisibles

El día que Tabasco se detuvo, tres adultos mayores, uno de ellos maestro aluminero, otro rosticero y un mecánico, se encontraron de pronto tratando de sobrevivir, solos, abandonados por la familia, por las autoridades y por el resto de los ciudadanos mismos, en un parque público enclavado en el corazón de la colonia Gaviotas.

A su alrededor, la ciudad es un mal sueño, una pesadilla silenciosa de calles desiertas como de película apocalíptica, en un fin de semana inédito en el que las autoridades han decretado el cese absoluto de toda actividad comercial.

Y por si fuera poco, en un estado que al día registra 220 defunciones y mil 652 casos positivos de Covid-19, de acuerdo al último corte de la Secretaría de Salud local.

"No puedo caminar, me siento mal" dice don Carlos 'N' desperezándose, pues se encontraba dormido sobre la dura banca de piedra del kiosko.

Alguna vez se desempeñó como trabajador del aluminio y experto en cancelería, señala su amigo, a modo de presentación.

Un fin de semana inédito se vivió en el centro de la ciudad.

"Y como ya ve que se vino la contingencia... nos daban comida ahí en el parque Juárez, y algunos hasta teníamos trabajo, como yo, que era maquinista, pero ya no", explica don José, el más parlanchín.

"Yo una vez estuve anexado porque tuve un problema de alcohol" añade don Manuel 'N', mientras su mirada se pierde a lo lejos. "Pero de menos tenía trabajo, era rosticero", añade.

Ocasionalmente asiente y, balbuceante, trata de reforzar todas las afirmaciones de sus compañeros de desgracia.

En el improvisado campamento hay cubetas con fruta que los hombres han recogido de los árboles del parque. Sobre la mesa (también de piedra) hay un frasco con agua, un viejo sombrero de paja, una cobija, un par de sandalias de niña.

A unos metros, una maleta de plástico ostenta un signo de pesos sobre un pedazo de cartón.

Las cintas amarillas (aquellas que se han vuelto tan comunes en los yermos de concreto) anunciando "Prohibido el paso", acordonan el área verde en donde acaso alguna vez jugaron niños y los paseantes rumiaron la tarde.

Las calles lucieron vacías, cual película apocalíptica.


Hoy, sirven para delimitar los confines del único hogar que estos tres hombres comparten en medio de la ignominia y el más profundo olvido oficial.

—¿Les han ofrecido alguna clase de ayuda las autoridades estatales o municipales?

—No, nadie —responden los tres.

De improviso se deja venir un viento que se lleva algunas de las cosas que acumulan sobre la mesa de concreto. Entre ellas, un par de mariposas de cartón coloreado.

—Anoche aquí nos cayó el agua —exclama don José. Luego añade, como resignado:

—Y aquí nos va agarrar otra vez...

El día que Tabasco se detuvo, tres adultos mayores, uno de ellos maestro aluminero, otro rosticero y un mecánico, se encontraron de pronto tratando de sobrevivir, solos, abandonados por la familia, por las autoridades y por el resto de los ciudadanos mismos, en un parque público enclavado en el corazón de la colonia Gaviotas.

A su alrededor, la ciudad es un mal sueño, una pesadilla silenciosa de calles desiertas como de película apocalíptica, en un fin de semana inédito en el que las autoridades han decretado el cese absoluto de toda actividad comercial.

Y por si fuera poco, en un estado que al día registra 220 defunciones y mil 652 casos positivos de Covid-19, de acuerdo al último corte de la Secretaría de Salud local.

"No puedo caminar, me siento mal" dice don Carlos 'N' desperezándose, pues se encontraba dormido sobre la dura banca de piedra del kiosko.

Alguna vez se desempeñó como trabajador del aluminio y experto en cancelería, señala su amigo, a modo de presentación.

Un fin de semana inédito se vivió en el centro de la ciudad.

"Y como ya ve que se vino la contingencia... nos daban comida ahí en el parque Juárez, y algunos hasta teníamos trabajo, como yo, que era maquinista, pero ya no", explica don José, el más parlanchín.

"Yo una vez estuve anexado porque tuve un problema de alcohol" añade don Manuel 'N', mientras su mirada se pierde a lo lejos. "Pero de menos tenía trabajo, era rosticero", añade.

Ocasionalmente asiente y, balbuceante, trata de reforzar todas las afirmaciones de sus compañeros de desgracia.

En el improvisado campamento hay cubetas con fruta que los hombres han recogido de los árboles del parque. Sobre la mesa (también de piedra) hay un frasco con agua, un viejo sombrero de paja, una cobija, un par de sandalias de niña.

A unos metros, una maleta de plástico ostenta un signo de pesos sobre un pedazo de cartón.

Las cintas amarillas (aquellas que se han vuelto tan comunes en los yermos de concreto) anunciando "Prohibido el paso", acordonan el área verde en donde acaso alguna vez jugaron niños y los paseantes rumiaron la tarde.

Las calles lucieron vacías, cual película apocalíptica.


Hoy, sirven para delimitar los confines del único hogar que estos tres hombres comparten en medio de la ignominia y el más profundo olvido oficial.

—¿Les han ofrecido alguna clase de ayuda las autoridades estatales o municipales?

—No, nadie —responden los tres.

De improviso se deja venir un viento que se lleva algunas de las cosas que acumulan sobre la mesa de concreto. Entre ellas, un par de mariposas de cartón coloreado.

—Anoche aquí nos cayó el agua —exclama don José. Luego añade, como resignado:

—Y aquí nos va agarrar otra vez...

Local

Ahora puedes "callar" para siempre conversaciones en Whatsapp!

A partir de la última actualización ya podrás eliminar mensajes en forma definitiva

Policiaca

En operativo decomisan 42 ejemplares de quelonios en Tabasco

Entre las especies aseguradas están 26 pochitoques, 11 hicoteas y 5 guaos entre otros

Local

Clausuran 190 comercios en Tabasco por incumplir protocolos

También fueron cerrados centros nocturnos que operaban en forma clandestina, informó la Sedec

Ciencia

Ingeniero mexicano gana concurso de robótica en Japón

Jiménez diseñó un robot blando con piel inteligente en forma de pinza, con el que obtuvo el premio

Sociedad

México, primer lugar en emisiones en América Latina

Incumplirá el país con su meta del Acuerdo de París de reducir un 22 por ciento contaminantes para 2030

Mundo

En secreto, Trump acepta que perderá el Senado

Actualmente el Senado estadounidense cuenta con una mayoría republicana de 53 legisladores, seguida por el grupo demócrata, con 45 escaños y dos independientes

Sociedad

Pandemia retrasa los diagnósticos de cáncer de mama

Las citas disminuyeron 47 por ciento debido a las medidas sanitarias para evitar el contagio del coronavirus

Local

Ahora puedes "callar" para siempre conversaciones en Whatsapp!

A partir de la última actualización ya podrás eliminar mensajes en forma definitiva

Local

Taxis de Jonuta seguirán dando servicio a Palizada

Luego de tres días de manifestaciones en la zona limítrofe, autoridades y la unión de este tipo de transporte suscribieron un acuerdo que les permite a estos continuar dando servicio a este municipio de Campeche