/ sábado 28 de marzo de 2020

Continúa incertidumbre en el hospital de Pemex

Trabajadores del nosocomio y familiares de pacientes desconocen si se ha fincado responsabilidad por las muertes causadas con Heparina sódica contaminada


Continúa el hermetismo y la incertidumbre tanto en el personal que labora en el hospital regional de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Villahermosa, como de familiares de hospitalizados respecto a la crisis generada por el lote de Heparina Sódica contaminada que se suministró a pacientes de hemodiálisis, y que hasta el momento ha cobrado varias víctimas.

Sin embargo, aunque Pemex reconoce oficialmente 8 decesos, familiares de las víctimas llevaban contabilizadas hasta esta semana 14 muertes, según indican en una lona que continúa colocada afuera del nosocomio.

Durante un recorrido efectuado este sábado, se constató que la clínica permanece cerrada por ser día inhábil, aunque se sigue atendiendo por el área de urgencias.

Una de las últimas víctimas fue Ricardo "N", quien de 51 personas que necesitarían hospitalización para recibir el medicamento en mal estado, él era el único que continuaba en terapia intensiva con reemplazo renal y un estado de salud que podría ser grave hasta el jueves que dejó de respirar.

Además, se contabilizaban las muertes de Nahúm “N”, de 71 años Bienvenido “N” de 76 años; María Soledad “N”, de 55 años; Patricia “N” de 54 años; Feliciano “N” de 65 años; Marina “N” de 49 años; Baldemar “N” de 77 años de edad y Javier “N”, de 57 años, a quienes se les suministró el medicamento contaminado, además del fallecimiento de Salvador “N” de 75 años de edad, quien se infectó con la bacteria cuando recibió un cambio de catéter.

De acuerdo a Pemex se seguía dando atención integral a los 51 pacientes que resultaron afectados por la administración de producto contaminado en el lote C18E881 de Heparina Sódica con caducidad de enero 2021 en el Hospital Regional de Villahermosa, Tabasco.

PEMEX emitió un comunicado en el que lamentó esta muerte que calificó como el número ocho, aunque una lona que sigue colocada afuera del nosocomio contabiliza 14 decesos.

A pesar de las denuncias que interpuso la empresa productiva del Estado ante la Fiscalía General de la República, aún no se actúa contra ninguna persona responsable por la compra y posterior suministro del medicamento Heparina Sódica que estaba contaminado con la bacteria Klebsiella spp.

En primera instancia se había acusado a la farmacéutica PISA de haber sido el proveedor, pero esto fue desmentido por la misma compañía que también exigió por posible falsificación o adulteración de su medicamento.

Además se dio a conocer que el verdadero distribuidor era José Roche Pérez, por lo que se emitió una alerta sanitaria para que no se le comprara más producto.

De igual manera, PEMEX presentó una denuncia de manera individual por las muertes registradas a partir del pasado 28 de febrero y al menos cinco familias demandaron ante la Fiscalía General del Estado de Tabasco.


Continúa el hermetismo y la incertidumbre tanto en el personal que labora en el hospital regional de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Villahermosa, como de familiares de hospitalizados respecto a la crisis generada por el lote de Heparina Sódica contaminada que se suministró a pacientes de hemodiálisis, y que hasta el momento ha cobrado varias víctimas.

Sin embargo, aunque Pemex reconoce oficialmente 8 decesos, familiares de las víctimas llevaban contabilizadas hasta esta semana 14 muertes, según indican en una lona que continúa colocada afuera del nosocomio.

Durante un recorrido efectuado este sábado, se constató que la clínica permanece cerrada por ser día inhábil, aunque se sigue atendiendo por el área de urgencias.

Una de las últimas víctimas fue Ricardo "N", quien de 51 personas que necesitarían hospitalización para recibir el medicamento en mal estado, él era el único que continuaba en terapia intensiva con reemplazo renal y un estado de salud que podría ser grave hasta el jueves que dejó de respirar.

Además, se contabilizaban las muertes de Nahúm “N”, de 71 años Bienvenido “N” de 76 años; María Soledad “N”, de 55 años; Patricia “N” de 54 años; Feliciano “N” de 65 años; Marina “N” de 49 años; Baldemar “N” de 77 años de edad y Javier “N”, de 57 años, a quienes se les suministró el medicamento contaminado, además del fallecimiento de Salvador “N” de 75 años de edad, quien se infectó con la bacteria cuando recibió un cambio de catéter.

De acuerdo a Pemex se seguía dando atención integral a los 51 pacientes que resultaron afectados por la administración de producto contaminado en el lote C18E881 de Heparina Sódica con caducidad de enero 2021 en el Hospital Regional de Villahermosa, Tabasco.

PEMEX emitió un comunicado en el que lamentó esta muerte que calificó como el número ocho, aunque una lona que sigue colocada afuera del nosocomio contabiliza 14 decesos.

A pesar de las denuncias que interpuso la empresa productiva del Estado ante la Fiscalía General de la República, aún no se actúa contra ninguna persona responsable por la compra y posterior suministro del medicamento Heparina Sódica que estaba contaminado con la bacteria Klebsiella spp.

En primera instancia se había acusado a la farmacéutica PISA de haber sido el proveedor, pero esto fue desmentido por la misma compañía que también exigió por posible falsificación o adulteración de su medicamento.

Además se dio a conocer que el verdadero distribuidor era José Roche Pérez, por lo que se emitió una alerta sanitaria para que no se le comprara más producto.

De igual manera, PEMEX presentó una denuncia de manera individual por las muertes registradas a partir del pasado 28 de febrero y al menos cinco familias demandaron ante la Fiscalía General del Estado de Tabasco.