/ jueves 26 de mayo de 2022

La tragedia del Clara Ramos, el "Titánic" de la vieja Villahermosa, Tabasco

Muchos son los naufragios que han ocurrido en los ríos y costas de Tabasco, pero de ellos, tal vez la tragedia del vapor Clara Ramos sea uno de los más dramáticos de los que se tenga registro. Esta es su historia

La época de la navegación fluvial en la Vieja Villahermosa dejó al menos una decena de naufragios de barcos de vapor de gran desplazamiento, mismos que se utilizaban para la transportación de mercancías y personas desde San Juan Bautista (como se denominaba entonces a la capital tabasqueña). Tal vez uno de los más tristemente célebres, fue la tragedia del vapor Clara Ramos perteneciente a la naviera Compañía de Navegación.

Lee más: 10 cosas extrañas o curiosas que no sabías de la antigua Villahermosa

Dicha compañía pertenecía al empresario maderero don Policarpio Valenzuela Yera, quien unos años antes (en 1897) fue cofundador de la primera institución crediticia del estado, el Banco de Tabasco SA, junto con Bulnes y Compañía, G. Benito y Compañía, M. Berreteaga y Compañía, así como con Ripoll, Pellicer, Sastré, Manuel Romano, Pánfilo Maldonado, José García Trubea y Nicolás Valenzuela.

Era un hermoso vapor impulsado por una rueda de paletas de tres metros de diámetro Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

Cuentan las crónicas de época que don Policarpio compró un barco en el año 1903, al cual bautizó "con el nombre de Clara Ramos, en honor de su esposa".

LAS MERCANCÍAS

Eran estos grandes naves con casco de hierro, impulsados por motores de vapor que movían ruedas de paletas; la mayoría tenían como propósito principal el transporte de carga, pero conforme fueron pasando los años y las zonas maderables se fueron reduciendo, estos barcos hicieron cada vez más espacio para los pasajeros y la carga de menor volumen.

El barco ya había tenido una primera época, y al ser comprado por su nuevo dueño Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

Las mercaderías más lujosas de aquella época, pertenecían a los almacenes Berreteaga, una de las casas comerciales más prestigiosa de San Juan Bautista; a la casa Juan Pizá y Compañía; a la Casa Romano y Compañía, fundada por los hermanos José y Bernardo Romano; la Casa M. Ripoll, entre otras; estas comercializadoras vendían jabón de tocador marca Reuter, Carbonyle para curar la madera contra el comehén, coñac marca Croizet, trapiches Chatanooga, milinos para maíz marca Diablito, Niágara o Azteca; machetes marca Collins, carabinas Marlin y Sarage; cabo de Manila, máquinas de coser marca Willcox and Gibs; tuberías de hierro negro y galvanizado, así como láminas de hierro acanalado para techar, entre otras.

El Clara Ramos, así como otros vapores propiedad de la compañía de don Policarpio, como el Hidalgo, el Libertador, el Lumijá, el Usumacinta y el Chontalpa, surcaron durante años los majestuosos ríos Mezcalapa, Grijalva, Usumacinta y Palizada, además de llevar pasajeros y mercancía al puerto de Frontera.

También, desde Frontera, transportaban hacia San Juan Bautista telas provenientes de Europa. cajas de vino español, italiano y francés, ultramarinos en lata, barriles de jamón, cerveza alemana, perfumería, calzado, telas y encajes finos, paraguas y sombreros, además de ropa para caballero de la más alta factura.

El 3 de diciembre de 1930, el barco cargó, en el Gran Poder, 100 toneladas de tinto; salió de Boca Chica, "encontrándose con el mar muy encrespado Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

El derrotero de la compañía naviera también se enfilaba desde San Juan Bautista hacia el municipio de Jonuta, Montecristo (hoy Zapata), Balancán y Tenosique; a través del río Palizada, sus barcos atracaban en la isla del Carmen, atravesando la laguna de Términos.

UN BARCO QUE NACIÓ DOS VECES

Era un hermoso vapor impulsado por una rueda de paletas de tres metros de diámetro; tenía una amplia cubierta en el segundo novel, con compartimientos y bodega de carga para aproximadamente 100 toneladas; camarotes para pasajeros, quilla rodeada de barandillas desde la proa hasta la popa, una sola chimenea de proa saliendo desde el puente de mando y la caseta de gobierno al frente, donde se encontraba el timón; un camarote principal para el capitán; estaba hecho a la usanza de los barcos que surcaban el Misissippi por aquellos años, y se conservan pocas fotografías del mismo.

Tenía una amplia cubierta en el segundo novel, con compartimientos y bodega de carga para aproximadamente 100 toneladas; camarotes para pasajeros, quilla rodeada de barandillas desde la proa hasta la popa Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

EL ÚLTIMO VIAJE DEL BARCO CLARA RAMOS

Se cuenta en algunos libros que consignaron la tragedia, que el 2 de mayo de 1930, el vapor Clara Ramos inició su primer viaje con pasajeros y carga, con un itinerario que partía hacia Álvaro Obregón, Jonuta, Palizada, Ciudad del Carmen y Montecristo.

El barco ya había tenido una primera época, y al ser comprado por su nuevo dueño, fue objeto de una reparación general, o más bien, de la construcción de un nuevo barco sobre la quilla y motor a vapor del primero, mejorando sus condiciones para la navegación fluvial y aumentando la comodidad de los pasajeros.

Se cuenta en algunos libros que consignaron la tragedia, que el 2 de mayo de 1930, el vapor Clara Ramos inició su primer viaje con pasajeros y carga Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

El 3 de diciembre de 1930, el barco cargó, en el Gran Poder, 100 toneladas de tinto; salió de Boca Chica, "encontrándose con el mar muy encrespado, por lo cual el capitán decidió retornar al punto indicado a buscar abrigo, pero el vapor naufragó partiéndose en dos, de proa a popa", cuenta la crónica. El hundimiento fue en Boca Chica, entre Jonuta y Palizada.

El funesto resultado: se ahogaron la esposa y los tres hijos del capitán del navío, Samuel Beuló. Se especula que posiblemente la tragedia se debió a la carga estaba mal colocada, pero se ignoran otros datos importantes, como el número total de víctimas.

FUENTES: Crónicas y Remembranzas del siglo XX, de Elías Balcázar Antonio, y Vidas que alumbran, de Isidoro Pedrero Totosaus

El derrotero de la compañía naviera también se enfilaba desde San Juan Bautista hacia el municipio de Jonuta, Montecristo Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

La época de la navegación fluvial en la Vieja Villahermosa dejó al menos una decena de naufragios de barcos de vapor de gran desplazamiento, mismos que se utilizaban para la transportación de mercancías y personas desde San Juan Bautista (como se denominaba entonces a la capital tabasqueña). Tal vez uno de los más tristemente célebres, fue la tragedia del vapor Clara Ramos perteneciente a la naviera Compañía de Navegación.

Lee más: 10 cosas extrañas o curiosas que no sabías de la antigua Villahermosa

Dicha compañía pertenecía al empresario maderero don Policarpio Valenzuela Yera, quien unos años antes (en 1897) fue cofundador de la primera institución crediticia del estado, el Banco de Tabasco SA, junto con Bulnes y Compañía, G. Benito y Compañía, M. Berreteaga y Compañía, así como con Ripoll, Pellicer, Sastré, Manuel Romano, Pánfilo Maldonado, José García Trubea y Nicolás Valenzuela.

Era un hermoso vapor impulsado por una rueda de paletas de tres metros de diámetro Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

Cuentan las crónicas de época que don Policarpio compró un barco en el año 1903, al cual bautizó "con el nombre de Clara Ramos, en honor de su esposa".

LAS MERCANCÍAS

Eran estos grandes naves con casco de hierro, impulsados por motores de vapor que movían ruedas de paletas; la mayoría tenían como propósito principal el transporte de carga, pero conforme fueron pasando los años y las zonas maderables se fueron reduciendo, estos barcos hicieron cada vez más espacio para los pasajeros y la carga de menor volumen.

El barco ya había tenido una primera época, y al ser comprado por su nuevo dueño Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

Las mercaderías más lujosas de aquella época, pertenecían a los almacenes Berreteaga, una de las casas comerciales más prestigiosa de San Juan Bautista; a la casa Juan Pizá y Compañía; a la Casa Romano y Compañía, fundada por los hermanos José y Bernardo Romano; la Casa M. Ripoll, entre otras; estas comercializadoras vendían jabón de tocador marca Reuter, Carbonyle para curar la madera contra el comehén, coñac marca Croizet, trapiches Chatanooga, milinos para maíz marca Diablito, Niágara o Azteca; machetes marca Collins, carabinas Marlin y Sarage; cabo de Manila, máquinas de coser marca Willcox and Gibs; tuberías de hierro negro y galvanizado, así como láminas de hierro acanalado para techar, entre otras.

El Clara Ramos, así como otros vapores propiedad de la compañía de don Policarpio, como el Hidalgo, el Libertador, el Lumijá, el Usumacinta y el Chontalpa, surcaron durante años los majestuosos ríos Mezcalapa, Grijalva, Usumacinta y Palizada, además de llevar pasajeros y mercancía al puerto de Frontera.

También, desde Frontera, transportaban hacia San Juan Bautista telas provenientes de Europa. cajas de vino español, italiano y francés, ultramarinos en lata, barriles de jamón, cerveza alemana, perfumería, calzado, telas y encajes finos, paraguas y sombreros, además de ropa para caballero de la más alta factura.

El 3 de diciembre de 1930, el barco cargó, en el Gran Poder, 100 toneladas de tinto; salió de Boca Chica, "encontrándose con el mar muy encrespado Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

El derrotero de la compañía naviera también se enfilaba desde San Juan Bautista hacia el municipio de Jonuta, Montecristo (hoy Zapata), Balancán y Tenosique; a través del río Palizada, sus barcos atracaban en la isla del Carmen, atravesando la laguna de Términos.

UN BARCO QUE NACIÓ DOS VECES

Era un hermoso vapor impulsado por una rueda de paletas de tres metros de diámetro; tenía una amplia cubierta en el segundo novel, con compartimientos y bodega de carga para aproximadamente 100 toneladas; camarotes para pasajeros, quilla rodeada de barandillas desde la proa hasta la popa, una sola chimenea de proa saliendo desde el puente de mando y la caseta de gobierno al frente, donde se encontraba el timón; un camarote principal para el capitán; estaba hecho a la usanza de los barcos que surcaban el Misissippi por aquellos años, y se conservan pocas fotografías del mismo.

Tenía una amplia cubierta en el segundo novel, con compartimientos y bodega de carga para aproximadamente 100 toneladas; camarotes para pasajeros, quilla rodeada de barandillas desde la proa hasta la popa Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

EL ÚLTIMO VIAJE DEL BARCO CLARA RAMOS

Se cuenta en algunos libros que consignaron la tragedia, que el 2 de mayo de 1930, el vapor Clara Ramos inició su primer viaje con pasajeros y carga, con un itinerario que partía hacia Álvaro Obregón, Jonuta, Palizada, Ciudad del Carmen y Montecristo.

El barco ya había tenido una primera época, y al ser comprado por su nuevo dueño, fue objeto de una reparación general, o más bien, de la construcción de un nuevo barco sobre la quilla y motor a vapor del primero, mejorando sus condiciones para la navegación fluvial y aumentando la comodidad de los pasajeros.

Se cuenta en algunos libros que consignaron la tragedia, que el 2 de mayo de 1930, el vapor Clara Ramos inició su primer viaje con pasajeros y carga Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

El 3 de diciembre de 1930, el barco cargó, en el Gran Poder, 100 toneladas de tinto; salió de Boca Chica, "encontrándose con el mar muy encrespado, por lo cual el capitán decidió retornar al punto indicado a buscar abrigo, pero el vapor naufragó partiéndose en dos, de proa a popa", cuenta la crónica. El hundimiento fue en Boca Chica, entre Jonuta y Palizada.

El funesto resultado: se ahogaron la esposa y los tres hijos del capitán del navío, Samuel Beuló. Se especula que posiblemente la tragedia se debió a la carga estaba mal colocada, pero se ignoran otros datos importantes, como el número total de víctimas.

FUENTES: Crónicas y Remembranzas del siglo XX, de Elías Balcázar Antonio, y Vidas que alumbran, de Isidoro Pedrero Totosaus

El derrotero de la compañía naviera también se enfilaba desde San Juan Bautista hacia el municipio de Jonuta, Montecristo Fotos: Cortesía | DeTabascoSoy

Local

GALERÍA: A reventar sedes de vacunación contra el Covid-19 en Villahermosa

Desde las 8:00 horas se observó gran afluencia de menores con sus papás en las distintas sedes de vacunación contra el Covid-19

Deportes

Sábados Fitness un programa de acondicionamiento físico en Villahermosa

Este sábado se llevó a cabo una sesión más de los Sábados Fitness en Plaza El Heraldo 

Local

Recibe AMLO peticiones de tabasqueños previo a su gira por obras del Tren Maya

El presidente Andrés Manuel López Obrador recibió las peticiones de tabasqueños que se acercaron durante su salida del hotel en Villahermosa

Deportes

GALERÍA: El Heraldo de Tabasco sigue escalando posiciones

Se disputó la tercera jornada de la Liga de Fútbol de Medios de Comunicación, donde el equipo de El Heraldo de Tabasco marcha invicto

Deportes

Aun sin apoyo Selección de Taekwondo de Tabasco gana medallas en los Juegos Conade

Pese a que la Selección de Taekwondo tuvo que costear su viaje, logró conquistar podios en el evento deportivo

Local

GALERÍA: A reventar sedes de vacunación contra el Covid-19 en Villahermosa

Desde las 8:00 horas se observó gran afluencia de menores con sus papás en las distintas sedes de vacunación contra el Covid-19

Gossip

Mi ejemplo de vida, mi ángel: Paulina Rubio se despide de su mamá Susana Dosamantes

La cantante pidió privacidad, comprensión y respeto en estos momentos tan difíciles para la familia

Justicia

Envían a prisión a dos jóvenes acusados de violar y asesinar a una pequeña en Puebla

Tras calificarse de legal la detención de los sujetos, ambos fueron vinculados a proceso

Futbol

Entrenadora de Irlanda afirmó haber sido abusada sexualmente cuando era jugadora

La Federación Neerlandesa de Fútbol lamentó el hecho, sin embargo, Vera Pauw dice que les informó de lo sucedido y no actuaron correctamente