imagotipo

Se va Meade, llega Meade

  • Entre Números

Después de un año y dos meses, José Antonio Meade Kuribreña ha decidido dejar su puesto al frente de Hacienda para buscar la Presidencia de la República ¿Qué podemos expresar como economistas de la gestión que tuvo al frente de esta Secretaría? ¿Cuáles son los retos para el nuevo responsable?

En medio de un panorama mundial adverso, el Secretario Meade anunció que el Paquete de 2017 sería el primero en una década que contemplaba un superávit primario equivalente al 2.5% del PIB. Los números que reporta Hacienda al tercer trimestre de 2017 son consistentes con estos anuncios, pues el balance muestra un superávit mayor a los 416 miles de millones de pesos; cerrar 2017 con este balance positivo será una realidad y un hecho que no se observaba desde la crisis de 2007-2008. También quisiera resaltar la importante disminución de la deuda pública, que en 2016 cerró con un saldo equivalente al 50.1% del PIB y para 2017 cerrará en 48%, un hecho sin precedentes.

De manera particular, quiero destacar el logro que hemos obtenido en el aprovechamiento de inmuebles federales. La SHCP a través del órgano patrimonial del estado mexicano, el INDAABIN, ha implementado la Política de Aprovechamiento Inmobiliario que nos permitió reducir el nivel de uso por servidor público de 37 metros en 2014 a 17.4 a principios de este año; la instrumentación del uso de espacios públicos para el despliegue de la infraestructura de telecomunicaciones, lo que redundará en mayor conectividad; así como una correcta gestión de derechos de vía, lo que permitió dotar de tierra al proyecto del nuevo aeropuerto y a las Zonas Económicas Especiales, entre otros. En reconocimiento al liderazgo de José Antonio Meade al frente de Hacienda, y a la gestión de INDAABIN, actualmente México preside la red internacional de organismos públicos de gestión de activos, lo que nos coloca a la altura de los países más desarrollados en materia inmobiliaria.

Por otro lado, el Dr. José Antonio González Anaya deberá, además de los temas inmobiliarios que representan el mayor activo de la nación, preservar las condiciones de estabilidad macroeconómica de las que hoy gozamos, y mantener finanzas públicas sanas como hasta ahora. ¿Pero quién mejor que él para esta tarea?, con casi dos décadas en el sector hacendario y acompañando a Meade en casi todos sus proyectos prioritarios, no se antoja mejor relevo que Pepe Toño González Anaya, joven, economista y de trayectoria sobresaliente. ¡Enhorabuena Secretario!

Concluyo con un par de pensamientos sobre José Antonio Meade, quien desde mi apreciación, – a veces lejana, otras no tan lejana, y en los últimos meses, muy cercana, como parte de su equipo, – es un hombre con una amplia capacidad intelectual y profesional, cercano, cálido con quienes lo necesitan, firme y resolutivo cuando hay poco tiempo para tomar decisiones, con las más adelantadas credenciales en el quehacer público; pero hay algo de Meade que por sobre todo me convence, su integridad, su generosidad y el amor por su familia.

Hace unos días tuve el gusto de compartir un desayuno con Don Dionisio Meade y García de León, orgulloso, pero al mismo tiempo honrado y lleno de sencillez al recibir el Galardón a la Trayectoria de su hijo por parte de los economistas del país, y me hizo recordar a mi propio padre y a mi abuela, el valor de la familia y de los buenos ejemplos, de esos, que cuando llega el momento se vuelven la perla más preciada de nuestra vida. ¡Éxito Dr. Meade!

* Presidente de la Federación

de Colegios de Economistas de la República Mexicana, A.C.

Sígueme en Twitter @PerezSoraya