imagotipo

Núñez, manda mensajes

  • Punto y Aparte

El gobernador tabasqueño, ha sostenido que los rumores y las ideas de complot y conspiración siempre llegan a sus oficinas y a la Quinta Grijalva.  Dice no  creer en ellos, pero aclara que no es ningún ingenuo y permanentemente se mantiene informado y al pendiente.

Entre muchos de esos trascendidos, se ha dicho que está enfermo, cansado o incluso que pudiera pedir licencia para contender por otro cargo político o partidista.
Dice que son infamias que algunos acostumbran como formas arcaicas de hacer política. Incluso, ha comentado lo que él considera un clásico: en Tabasco en la mañana inventan un rumor y en la tarde lo comprueban.
Cree que son grupos de intereses creados, afectados por la alternancia, que evidentemente fueron desplazados.
Algo olfateó políticamente que salió al paso de rumores que corren en las pláticas de café o en los mesas de los analistas. Así que intempestivamente, en un acto institucional, afirmó:
“Arturo Núñez no se va de Tabasco hasta que cumpla el mandato que le otorgó el pueblo, el 31 de diciembre de 2018.
Agradezco a muchos amigos, a muchos compañeros de partido, a algunos amigos periodistas e intelectuales de Tabasco y de la Ciudad de México, que me han dicho que me he ausentado de la política nacional y que mi voz podría concurrir con otras muchas voces en estos tiempos excepcionales que está viviendo la República.
Les aprecio sus consideraciones, pero mi respuesta ha sido, en todas las propuestas hechas: yo tengo un compromiso con Tabasco, que se vence el 31 de diciembre de 2018; cualquier otra tarea puede esperar”.
Hasta ahí, todo normal: un deslinde, ante las gentilezas de algunos de sus amigos y simpatizantes que le desean continué con su carrera política.
Pero, inmediatamente, acotó: “…no tengo cultura trepadora. No soy de los que llega un cargo y ya está pensando inmediatamente en el otro. Primero, me quedo a demostrar para qué quise llegar a ese cargo, y en eso estoy.”
Llegaron las especulaciones sobre los posibles destinatarios. Obviamente, tienen que ser aquellos, ostentando aún algún cargo político, que culmina hasta el 31 de diciembre del 2018, ya andan buscando otro. Probablemente el mensaje sea para aspirantes que ostentando cargos en su gabinete, se muestran inquietos por participar. También para algunos legisladores y ediles.
Pero como parecía que ese día, fue el de aclarar paradas, continuó: “…Debo decirles que tengo muchos aliados para que le entreguemos buenas cuentas a los tabasqueños, pero particularmente quiero mencionar a una, que bajo ninguna consideración tiene motivación política que no sea la de acompañarme a servir a los tabasqueños: mi esposa Martha Lilia.
Cualquier afirmación en el sentido de que mi esposa busca un cargo de elección popular, es una vil calumnia y provocación de quienes no tienen más capacidad de análisis que andar calumniando el trabajo social que hace la presidenta del DIF de Tabasco, que es servir a los más vulnerables de Tabasco. A eso vino Martha Lilia”.
Muchos detractores habían reactivado aquel rumor sobre la posibilidad que su compañera de vida, compitiera por una posición política. De manera contundente, salió al paso y borró cualquier opción al respecto, misma que pudiera entorpecerle el proceso de selección del candidato de su partido, a la gubernatura de Tabasco, en el 2018.
Así que al buen entendedor, pocas palabras: los mensajes deben releerse en el marco de la sucesión local. Al fin y al cabo-como dijera Núñez- La política, la buena política, es el mejor antídoto contra la mala.
adiaz2009@live.com.mx