imagotipo

“No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda…”

  • Tabasco Político

Mañana a más tardar se conocerá la lista de los virtuales candidatos a las alcaldías y diputaciones locales de Morena que hacen falta, para cerrar este álgido capítulo del proceso electoral federal y estatal que comenzó oficialmente el año pasado.

Que en el PRI y en el PRD provocaron divisiones, que con toda seguridad va a sentirse en las urnas.

Si es cierto, que en el Institucional hubo más renuncias que en el sol azteca, la de mayor daño político se presentó en Huimanguillo con la de la legisladora María Estela de la Fuente Dagdug y de su par federal Oscar Ferrer Ávalos a causa de la reelección del edil José Sabino Herrera Dagdug, ya que puede ser la causa toral del triunfo de la priista Inés de la Fuente Dagdug.

Sin pasar por alto, claro está, que la operación cicatriz entre Candelario Pérez Alvarado y Jaime Mier y Terán Suárez no se ha llevado a cabo, con todos los altos riesgos que ello implica para Gerardo Gaudiano Rovirosa.

En el PRI, la exclusión de Erick Garrido Argáez de la justa por la alcaldía de Jonuta es la más relevante, pues era la única oportunidad que tenía el tricolor de recuperar ese municipio en manos del PRD, aunque sin el peso y la incidencia electoral que tiene Huimanguillo y Centro en la sucesión gubernamental.

Si Adán Augusto López Hernández sale mejor librado que el PRI y el PRD en la elección de los abanderados que todavía faltan por designarse, habrá dado otro gran paso en la consolidación de su candidatura al gobierno.

Si, por el contrario, la situación se sale de control, como algunos prevén, el escenario prometedor que tiene ahora podría no solo complicársele, sino radicalmente revertírsele el día de la elección.

La entrega indiscriminada de candidaturas a ex priistas puede ser el motivo central que acelere esa descomposición interna que ansiosamente están esperando -como agua de mayo- sus adversarios políticos.

Si los ánimos no se desbordan más allá de lo esperado, Adán Augusto López Hernández puede seguir llevándosela tranquilito como hasta la fecha.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

La candidata del PRI, Georgina Trujillo Zentella, definitivamente, es otra. Nada que ver con la “Gina” del mes de diciembre, ni principios y mediados de enero.

Está empoderada. Tiene un mejor talante. Está echada para delante. Muy segura de sí misma.

No es para menos, los resultados de la encuesta que mandó a hacer en el mes de febrero son alentadores.

Sobre todo, si partimos de que la ventaja de sus contrincantes era considerable.

Técnicamente empatada con Gerardo Gaudiano Rovirosa y debajo de Adán Augusto López Hernández, quien lleva una “cómoda” ventaja, pero nada que no sea alcanzable.

Casi casi la misma distancia que Evaristo Hernández Cruz lleva a Jaime Mier y Terán Suárez, me refiero a la encuesta que mandó a hacer el ex director del COBATAB. En la que el ex edil de Centro aventaja con 10 puntos.

Nadie, absolutamente nadie, puede echar las campanas a volar.

Será a finales de mayo o en la primera quincena de junio, cuando a lo mejor se tenga a un vencedor, pero por ahora, la moneda continúa estando en el aire.

Una vez que se publique la lista de los candidatos priistas a diputados federales, se hará oficial el nombramiento de Fredy Chable Torrano en la coordinación de la campaña de Gina Trujillo Zentella.

Un excelente, experimentado y leal cuadro político.

Pedro Jiménez León será el mandamás con Gerardo Gaudiano Rovirosa. Mientras Emilio Contreras Martínez es el de Adán Augusto López Hernández. Aparentemente el más débil de los tres coordinadores.