imagotipo

Ninguno llegará a los votos que obtuvo Arturo en el 2012, menos a los de Adán Augusto

  • Tabasco Político

Lo sucedido el pasado sábado en los arranques de campaña de los candidatos a la gubernatura, a excepción del abanderado de PANAL, Juan Manuel Paz, que escogió otra vía de hacer proselitismo político, va a reflejarse en los resultados electorales que se van a conocer muy entrada la noche del primer domingo de julio.

El que gane no va a alcanzar los sufragios que obtuvo el entonces candidato de las izquierdas Arturo Núñez Jiménez, menos los que consiguió Adán Augusto López Hernández en su camino al Senado.

Por una simple y sencilla razón: a diferencia de aquellos álgidos comicios en los que participaron tres candidatos a la gubernatura (léase: Arturo Núñez Jiménez, “Chucho” Alí de la Torre y Gerardo Priego Tapia), ahora son seis los que intenta ganar la madre de todas las batallas.

Lo que matemáticamente hace imposible que algunos de ellos consigan los 515,070 votos con los que ganó, a través de la coalición “Movimiento Progresista Por Tabasco”, el actual mandatario. O, los 440,335 sufragios que conquistó el candidato de la coalición “Compromiso por Tabasco”, Jesús Alí de la Torre. Ni los del senador morenista con licencia: 556,000 X a su favor.

Mientras que Gerardo Priego Tapia del PAN logró 50,162 votos.

El único que tiene mayores posibilidades de alcanzar o rebasar esa suma es López Hernández siempre y cuando Andrés Manuel López Obrador siga de puntero en la mayoría de las encuestas como hasta ahora y los antisistémicos y el voto útil e indeciso decidan por el candidato de Morena.

Si no convergen esos factores políticos en el contexto nacional y local, vamos a tener una votación fragmentada como prevén algunos expertos en cuestiones electorales.

Por muy mermado que esté el voto duro del PRD y PRI, este en conjunto supera fácilmente los 600 mil. Oscar Cantón y Chucho Alí de la Torre se supone que van a sacar -cada uno- una votación por arriba de los 150 mil votos. Manuel Paz Ojeda también va a llevarse varios miles del millón y 657 mil 767 de los ciudadanos que integran la lista nominal.

Sin pasar por alto, que históricamente en Tabasco acude a las urnas el 70 por ciento de los electores. Si así fuera acudirían 1´160,437 ciudadanos. Y si votarán el 80 por ciento -algo muy difícil, pero viable- de los que están en la lista nominal se incrementaría a 1´326,214 electores.

La fragmentación de voto es lo que hace que la gubernatura no tenga dueño como ninguno de los otros cargos de elección popular en disputa. Si la pelea fuera como en el pasado, en donde la lucha se centraba entre el PRI y PRD, López Hernández no tuviera ya rival.

Falta mucho por escribirse en este proceso electoral que acaba de comenzar, y en el que Morena, PT y PSD, por un lado; y por el otro PRD, PAN y MC mostraron músculos. Como también lo hizo el PRI y el PVEM y en menor medida el candidato independiente.

Solo Manuel Paz Ojeda fue el que decidió no hacer ninguna concentración masiva.

Insisto, no hay nada para nadie, si no, al tiempo.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)

Por lo menos ahora, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, no cometió el error, como la vez pasada en Huimanguillo, en el que por una frase racista opacó el magno evento de la candidata priista al gobierno Gina Trujillo Zentella.