imagotipo

Los “Zambrano” que tanto daño hacen al PRD

  • El Heraldo Político

El PRD enfrentará por primera vez en Tabasco elecciones locales para renovar, además de ayuntamientos y la Cámara de Diputados, la gubernatura. Y el gran reto que tiene es no dividirse, para ser competitivo principalmente ante MORENA, y también candidatos independientes y del PRI.

Nos parece que resalta y debe servir de ejemplo la actitud prudente que mantiene el senador Fernando Mayans Canabal, quien en la espera de las decisiones internas de su partido ni sufre ni se acongoja, ni golpea a otros aspirantes, ni hace cualquier cosa que vaya en detrimento de la unidad y la concordia.

A decir verdad, también los otros dos finalistas de la contienda son respetuosos de sus adversarios e incluso guardan una relación de amistad, tal como se pudo observar en ocasión del informe de labores del senador Mayans, hace cinco semanas, al cual acudieron Gerardo Gaudiano Rovirosa y José Antonio de la Vega Asmitia. También el diputado Juan Manuel Fócil hace lo suyo, con respeto a los demás.

Por cierto que tremenda la perversidad del ex gobernador Manuel Andrade Díaz, quien se volcó en elogios hacia Fócil, al punto de que éste debiera decirle “no me ayudes, compadre”, en virtud del mensaje que pretendió ser “beso del diablo”.

Empero, al seno del perredismo en muchos municipios las cosas no se están dando ya no digamos en armonía, sino con cierto grado de civilidad.

Nos referiremos al caso concreto de Cárdenas, donde el alcalde Rafael Acosta León por su buen desempeño es bien visto por muchísimos de sus conciudadanos, a pesar de que nadie es monedita de oro, y es muy probable que logre ser -entre los dicisiete- el único candidato para la reelección.

Lamentablemente, desde inicios del trienio uno de los tres diputados que representan a ese municipio se esmera en golpear a las autoridades municipales y entorpecer sus gestiones, como acaba de suceder con la solicitud de empréstito del ayuntamiento de Cárdenas, para mejorar la seguridad pública.

Se trata de Alfredo Torres Zambrano, quien empujado por las estructuras amarillas pasó de ser pequeño empresario de renta de mesas y sillas a diputado local. Una vez en esa posición, lo lógico era que hiciera trabajo político, pero no con base en campañas de odio, de calumnia, de descarada guerra sucia en contra de sus propios compañeros de partido.

Hoy, sin rubor alguno, además anda moviendo la lengua aquí y allá proclamándose como el presunto beneficiario del afecto de cierta figura pública. No entiende que con eso le hace daño y traiciona a quienes le brindaron la oportunidad de llegar al sitio donde está.

Peor todavía, les dice a sus cercanos que “si le arrebatan” la candidatura a presidente municipal, se pasará a las filas de MORENA.

Parece ser que el diputado Torres Zambrano, al igual que otros aspirantes en ese y otros municipios, tiene mucho por aprender en política. Aunque hay quienes nunca aprenden y se quedan frustrados. Para no ir muy lejos, ahí está el caso del priista Miguel Moheno Piñera. No maduran ni envueltos en papel periódico.

De los apuntes

Se había convertido en costumbre que empresas públicas y también particulares rompan avenidas, calles y banquetas a su antojo. Por ello, la decisión del ayuntamiento de Centro de clausurar trabajos de una empresa de telecomunicaciones en Ruiz Cortines merece el aplauso general. Ya se les había advertido a Telmex, CFE y AT&T. Durante demasiado tiempo se toleró ese desorden que se tradujo en frecuente destrucción de la infraestructura urbana, la que se hace con dinero de todos.

Twitter: @JOchoaVidal