imagotipo

Los porqués de Núñez

  • Hoja de Apuntes

Ha dicho que no se irá antes del 31 de diciembre de 2018. Lo ha expresado en varias ocasiones. Al menos en tres este año.

El gobernador Arturo Núñez Jiménez ha sido claro al respecto. Ha recibido propuestas, tal como lo reveló él mismo, que pudieran ser desde encabezar la concreción de un frente común a partir del PRD y PAN a nivel nacional hasta de ser el próximo dirigente perredista.
Resulta claro que a Núñez lo quieren las cúpulas partidistas porque es uno de los pocos activos en la izquierda perredista con mayor lucidez y experiencia en materia político-electoral, en previsión de lo que se avecina en próximos meses previo a la elección presidencial.
Tomar esa responsabilidad de liderazgo partidista lo llevaría a un enfrentamiento y debate constante con Morena, ergo, Andrés López y necesariamente también contra el PRI, además de perder el fuero constitucional.
Con López Obrador la confrontación ha sido pública. Desde el reto del “a la salida nos vemos” y en declaraciones recientes, ratificó no comulgar con “mesianismos retardatarios” en clara alusión al dueño de Morena.
Abandonar la gubernatura cortaría su gestión para obtener recursos en el presupuesto a negociarse para 2018, que contempla las cinco grandes obras de infraestructura que espera cristalizar al cierre de su administración.
Las propuestas que recibió vendrían de sus homólogos como Silvano Aureoles o Miguel Mancera, ambos aspirantes presidenciales, así como de personajes como ‘los chuchos’ y cabezas de otras corrientes internas.
Eso sí, Núñez tuvo ya la amarga experiencia en 2008 cuando fue árbitro del proceso interno para nombrar presidente nacional del PRD, bajo acuerdo de las corrientes, y al final renunció a un proceso que acabó en anulación e intervención del Tribunal Federal para nombrar al ganador.
Hasta ahora, como el resto de las figuras perredistas, el mandatario ha actuado como una especie de asesor y conductor, desde fuera, de los esfuerzos por concretar el frente común, tarea que seguramente mantendrá.
Además, sabe Núñez que en el restante sexenio deberá dar forma a la última etapa de su gobierno en cuanto a crecimiento y más resultados en seguridad a partir de la deuda por 700 millones de pesos contratada para ese fin.
Irse lo llevaría también a soltar el control de su propia sucesión en Tabasco.
Sostener los hilos en cuanto a la postulación del candidato del PRD, asidos desde la reunión en la Quinta Grijalva junto con varios aspirantes, es motivo para quedarse al frente del gobierno.
Así que ir de nuevo a la gran carpa de la política nacional, tras cumplir su meta de ser gobernador, sigue sin estar en sus planes.

HOJAS SUELTAS…

Quien ha pintado su raya en temas de futurismo electoral en lo que resta del año es el alcalde de Centro, Gerardo Gaudiano Rovirosa, puntero en encuestas, pese a no pronunciarse al respecto. Sin distracciones gestiona ante Hacienda y en secretarías federales para conseguir más recursos en proyectos para el municipio y mantener el cumplimiento de sus promesas. De ahí la intensa actividad desplegada a diario en apertura de obras o inauguración de otras, propias de su agenda y compromiso gubernamental. Eso, en tanto otros aspirantes descuidan la función para la cual fueron electos y están en abierto proselitismo.+++La encuesta reciente de De las Heras Demotecnia, pinta un escenario más favorable para el PRI vía algunos aspirantes hacia la justa presidencial, al grado de un empate técnico con Obrador y Margarita Zavala. El priista mejor posicionado resulta ser Miguel Ángel Osorio Chong, aunque pocos puntos más abajo, José Antonio Meade y Aurelio Nuño. Los resultados de la Asamblea Nacional darán más indicativos, sin descartarse que otros priistas surjan en el camino hacia la nominación tricolor. Por lo pronto, se perfila una elección de tercios.
e-mail: nachoco68@hotmail.com