imagotipo

¡Hipócritas!

  • Tabasco Político

Si quienes política, moral y éticamente están obligados a promocionar la candidatura de José Antonio Meade Kuribreña no lo hacen, me refiero obviamente a los abanderados priistas, por qué el candidato externo a la gubernatura del PVEM Oscar Cantón Zetina tendría qué hacerlo.

Si en el 2006 y 2012 apoyo a Andrés Manuel López Obrador con mucha más razón ahora que tiene más posibilidades de llegar a Los Pinos. Ir en contra del paisano resulta en Tabasco políticamente suicida. Y, esto en corto, lo reconocen tirios y troyanos, incluyendo los propios priistas.
El oficio que giró el dirigente nacional del PVEM Carlos Puente Salas y el deslinde de Federico Madrazo Pintado son puro rollo.
Uno y otro aceptaron que Oscar Cantón Zetina iba a entrarle a la candidatura externa al gobierno del verde ecologista, pero sin hacerle campaña a Meade Kuribreña. En serio, es hacerse el harakiri. No tiene caso alguno, es perder el tiempo.
No se trata solo del paisanaje, sino que el exfuncionario de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto no ha logrado salir de ese tercer lugar en que lo ubican -desde antes que arrancará su campaña- casi todas las encuestas a nivel nacional.
Localmente ni se diga: está literalmente muerto. Si el mexiquense Peña Nieto que era 20 veces mejor candidato que el ex titular de Hacienda fue avasallado en las urnas por el tepetitico, a Meade Kuribreña lo va a hacer polvo, trizas.
Lo mismo ocurrió con Roberto Madrazo Pintado cuando fue candidato presidencial.
Aquí en su tierra no hay nadie que compita con López Obrador.
Hasta los candidatos del PRD evitan astutamente convocar el voto para Ricardo Anaya Cortés. Y es que resulta -insisto- aventurado ir contra del mascupanense.
Oscar Cantón Zetina y los que caminan con las siglas del PRI están haciendo políticamente lo correcto, sobre todos estos últimos que cargan en la espalda no solo la pesada losa del presidente de la República, sino también la marca del PRI.
Imagínense entonces, echarse otra encima con el peso de Meade Kuribreña como que es llevarse la pistola a la sien y pegarse un tiro.
Si los aliados naturales de Meade Kuribreña no hacen campaña por él en tierras tabasqueña, menos Oscar Cantón Zetina, quien no tiene ningún compromiso de ninguna índole con el extitular de Relaciones Exteriores. En cambio, votando por el candidato presidencial de Morena gana más.

“SQUOD SCRIPSI, SCRIPSI” (LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ)
Si el exgobernador de Guerrero y ahora máximo dirigente nacional del PRI, René Juárez Cisneros, vino el pasado viernes a acompañar a “Gina” Trujillo Zentella durante el debate es porque los resultados de las encuestas que tiene sobre su escritorio son promisorios, de lo contrario, no hubiera venido.
Llama la atención, pues no había cumplido ni los diez días en el cargo cuando repentinamente se dejó venir por acá.
Los primeros sorprendidos fueron sin lugar a duda los priistas, pues tenía años que no se veía una distinción de esa magnitud e importancia.
El inusual arribo de Juárez Cisneros revela que el PRI no está mal en sus números como sus adversarios suponen y de que la gubernatura tabasqueña está dentro de sus prioridades como los demás cargos de elección popular.
Nos guste o no, el tricolor está dando la pelea en una docena de municipios.
De la treintena de constructores que acompañaron a Adán Augusto López Hernández a la reunión que sostuvo con la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), algunos de ellos ya no son miembros, como es el caso de Francisco Rubio Solís.
El mismo que cuando fungió como presidente de la Asociación Civil Unete salió financieramente muy mal. Estoy hablándole del gobierno de Roberto Madrazo Pintado.
Manuel Santandreu Hernández me dicen que también está fuera de la CMIC por no pagar cuotas.
Por si las dudas, López Hernández llevó porra.
Ya decía yo, que en las gráficas del evento de la CMIC había gato encerrado, tal y como fue.