imagotipo

Gaudiano: las tareas pendientes

  • El Heraldo Político

En Tabasco viene una intensa lucha por el poder. Por lo pronto, hay tres contendientes por la gubernatura: Adán Augusto López, Georgina Trujillo Zentella y Gerardo Gaudiano Rovirosa. Y según el reporte diario de firmas validadas por el órgano electoral, es difícil que Jesús Alí de la Torre sea alcanzado por Oscar Cantón Zetina en la carrera por la candidatura independiente.

Caso singular el del virtual abanderado de la coalición Por Tabasco al Frente, quien hace apenas tres años, por estos días, no era visto ni siquiera como prospecto para Centro; pero merced a la unidad del perredismo, bajo la guía de Arturo Núñez Jiménez, logró ganar ese cargo y volverlo a hacer en 2016 luego de que la elección se anuló como consecuencia de errores atribuibles a la autoridad que mal organizó y realizó la jornada comicial.

En aquella ocasión, la candidata de la alianza encabezada por el PRD pudo ser Rosalinda López Hernández, pero la ex senadora puso como condición incluir en ese frente electoral al PVEM. La negativa le allanó el camino al actual alcalde con licencia.

Resulta innegable que, ya en campaña, Gaudiano hizo bien su tarea. Incluso resistió ante fuertes acusaciones, tanto de López Hernández como de Andrés López Obrador, en los procesos ordinario y extraordinario.

En los primeros cinco meses de 2016, el concejo municipal encabezado por Francisco Peralta Burelo logró el milagro de que los ciudadanos de Centro olvidaran el mal sabor de boca que dejó la administración de Humberto de los Santos Bertruy.

Entre el primero de junio de 2016 y el 31 de diciembre pasado, Gaudiano trabajó a un intenso ritmo; aunque ya en 2017, en especial desde mediados, se agravó la situación financiera del ayuntamiento.

Ello no impidió que continuara trabajando e hiciera obras producto de sus gestiones ante instancias federales, como es el caso de la Unidad Deportiva de La Manga, si bien existen compromisos pendientes de cumplir con proveedores.

Pese a todo, Gerardo logró salir adelante en el proceso interno. Mediante el respaldo del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, ya es prácticamente el candidato a gobernador, de cara a escenarios para nada simples, en un clima de crispación social que se alimenta por los efectos de la recesión económica y el fenómeno de la inseguridad que sacude a todo el territorio nacional.

Tal situación está siendo utilizada como bandera política, lo mismo por MORENA que por el PRI; en el segundo caso, como si Enrique Peña Nieto no nos hubiese prometido -e incumplido- precisamente abatir la delincuencia, empleos, obras, entre otras linduras “firmadas ante notario público”.

Con todo ello, antes de ir a campaña y con miras a alcanzar el triunfo electoral y a la par obtener mayoría en el Congreso del Estado, así como en ayuntamientos, Gerardo Gaudiano Rovirosa deberá ser muy autocrítico, atender a los “heridos” que han venido quedando a la orilla del camino, y sumar y sumar.

No basta con caminar mucho entre la gente y tener “la oficina en la calle”. Tiene que darse tiempo para platicar y convencer, abrir expectativas entre los actores políticos. No debe perder de vista el hecho de que mucho de eso es lo que está haciendo ya su principal adversario, Adán Augusto López.

Es necesario fortalecer en todos los aspectos a la presidenta municipal interina, Casilda Ruiz Agustín, y que también se atiendan los pasivos del ayuntamiento. No pueden dejarse cabos sueltos. Lo que viene no es un paseo de campo.

Y no hay que minimizar al principal enemigo: el voto antisistema.

Twitter: @JOchoaVidal