imagotipo

Ganaron la rifa del tigre

  • El Heraldo Político

Los diecisiete que rendirán protesta el 4 de octubre y tomarán posesión al día siguiente como alcaldes, debieran estar ya preparándose para enfrentar la peor circunstancia que les haya tocado vivir a sus predecesores: la incertidumbre de tener dinero para pagar quincenas, gasto operativo de servicios municipales, adeudos con la CFE y proveedores, así como laudos.

Ya en diciembre de 2015, 2012, 2006 y años anteriores, los presidentes salientes pudieron obtener ayuda de la administración estatal, habida cuenta de que también entonces las transiciones municipales se dieron en condiciones de déficit presupuestal. Uno de los aspectos a considerar ahora, es que serán los nuevos ediles y no los que se van, quienes tendrán que atender las urgencias de fin de año.
Y lo peor del caso es que, como lo ha informado el gobernador Arturo Núñez Jiménez, el gobierno estatal enfrenta sus propias dificultades para cumplir compromisos pendientes. La esperanza que les queda a los nuevos ediles es que ya como Presidente, Andrés López Obrador envíe anticipo de recursos en diciembre, a cuenta de lo que se programe para 2019, siempre y cuando el gobierno federal tenga capacidad para ello.
Hay que recordar que Enrique Peña Nieto igualmente llega al final de su periodo constitucional bajo fuertes presiones financieras, e incluso se incrementó el monto de la deuda externa, al tiempo que los ingresos producto de hidrocarburos continúan disminuidos y el entorno económico global es desfavorable.
Ignoramos en qué condiciones se encuentren en la actualidad las finanzas de Centro, pero desde que Florizel Medina Péreznieto aumentó el monto de contribuciones la hacienda municipal se vio favorecida porque los ingresos propios llegaron a significar el 26 o 27 por ciento.
Los alcaldes electos deben tener ya una idea más o menos clara de en qué condiciones asumirán el cargo y, asimismo, tienen que saber a quiénes nombrarán como responsables de posiciones claves: programación, finanzas, administración, contraloría, obras públicas. Especialmente allí, no hay cabida para los meros cuates o incondicionales.
Tienen que ser profesionales con experiencia en administración pública. Sería un grave error incurrir en la vieja práctica de usar esas posiciones clave para simplemente cumplir con compromisos suscritos con quienes ayudaron en campaña. Recuérdese que todos estarán muy vigilados por ciudadanos a quienes se les prometieron gobiernos diferentes.
La gente quiere resultados. No desea saber que la esposa del nuevo alcalde, por ejemplo, ya se operó las “bubis”, o que el junior pasea en Europa, porque ello desatará suspicacias.
El cuidado de la imagen es fundamental: nada de andar rodeado de guaruras, cambiar el estilo de vida y descuidar la atención a la gente. Ante cualquier situación, de inmediato hay que dar la cara.
De los apuntes
Y algunos alcaldes electos todavía enfrentan impugnaciones ante tribunales. Es el caso de Macuspana, en donde el ex candidato de Encuentro Social, Cristóbal Alvarez Brown, luego de ser aplastado en la elección, con singular inocencia cree que aún puede tumbarle el triunfo a Roberto Villalpando Arias. El argumento principal es que se utilizaron para hacer fraude electoral las boletas que en vísperas fueron robadas y enseguida substituidas por el Instituto Nacional Electoral. Alvarez dice que va a llegar hasta la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. ¡No sabe perder! Y otro mal perdedor es el amarillo de Huimanguillo, Sabino Herrera Dagdug, quien a su vez fue derrotado por Carmito Torruco.
Twitter: @JOchoaVidal