imagotipo

El porqué de las derrotas del PRI 

Desde 2012 que lo echaron de Plaza de Armas, el Revolucionario Institucional ha ido de mal en peor. Y hoy día no hay señales de su recuperación por la despiadada guerra intestina de sus corrientes caseras. 

Hace cinco años que el PRD le pasó encima, había una inconformidad generalizada en contra del gobierno de Andrés Granier Melo

Sin embargo, un factor que estuvo por encima de todo, fue la imposición que hizo el PRI nacional de Jesús Alí de la Torre, a quien se nombró candidato desde la Ciudad de México, pese a que el priísmo choco prefería a Luis Felipe Graham Zapata.

Del otro lado, el sol azteca tuvo el tino de elegir al que iba arriba en sus sondeos internos. 

La derrota con Alí de abanderado fue estrepitosa: por primera vez un aspirante del PRI había caído con una diferencia abismal de 80 mil votos, unos 10 puntos porcentuales. 

Pero la debacle no terminó con el revés en la quinta Grijalva. En 2015 que hubo elecciones intermedias, el negriamarillo se volvió a imponer.

Evaristo Hernández Cruz, que ya había sido alcalde capitalino en el trienio 2006-2009, cayó por ocho puntos de diferencia ante el perredista Gerardo Gaudiano Rovirosa

Anulada la jornada, en 20016 volvió a repetirse la elección. Esta vez el mismo candidato se impuso por 20 puntos a Liliana Madrigal Méndez

Las malas noticias para el tricolor no parecen parar. Las mediciones rumbo al 2018 lo ubican en el tercer lugar de las preferencias ciudadanas.

Empero, las mismas mediciones ponen a los aspirantes del PRI y Morena empatados en segundo lugar, pese a que la organización de Andrés Manuel López Obrador lidera las preferencias en el renglón de identidad partidista. 

En estos momentos, con un buen candidato (la diputada federal Georgina Trujillo Zentella encabeza las preferencias sin que nadie le haga sombra), el tricolor está en la pelea. 

El problema, sin embargo, es que desde 2012 los ajustes de cuenta entre los grupos son el pan de cada día. 

Y en estos momentos los aspirantes que van abajo han constituido una suerte de Tucog (Todos Unidos contra Gina), para impedir la postulación de la hija del ex gobernador Mario Trujillo Zentella.

Vaya, hasta Jesús Alí, que ya se fue del PRI y ahora es aspirante ‘independiente’, mantiene su postura de cerrarle el paso a Trujillo, a quien, entre otros cuadros, acusa de no apoyarlo en 2012. 

Algunos priistas, sobre todo mujeres, tratan de cerrarle el paso a la también secretaria general adjunta del CEN, configurándose así un escenario adverso como el que enfrentó internamente Alí hace cinco años. 

Esa postura de impedir la nominación de Gina es la mejor señal de que algunas corrientes priístas no aprendieron la lección de 2012 y buscan de nuevo la derrota. 

Encuestas recientes como la de Berumen señalan que solo con la legisladora federal el PRI disputa el segundo lugar, pues si nomina a cualquiera de los otros dos aspirantes, Benito Neme Sastré y Humberto Mayans Canabal, el partido del presidente Enrique Peña Nieto se desfonda en la tierra de AMLO

ESTRATEGIA GANADORA

No nada más porque sí Morena tiene muchas posibilidades de ganar en Tabasco y Chiapas. 

En ambos casos, la fórmula es sencilla: competir con el mejor.

Por eso se da como un hecho que nadie le quita la candidatura a Adán Augusto López Hernández y a Rutilio Escandón Cadenas, principales aspirantes tabasqueño y chiapaneco. 

En sondeos internos de la organización de López Obrador, el presidente del partido en el Edén y el titular del poder Judicial del vecino estado puntean en sus respectivas plazas. 

PARA SU INFORMACIÓN… 

EN 2009, EL aspirante a la alcaldía de Centro, Humberto de los Santos Bertruy, fue sancionado por las autoridades electorales por hacer campaña anticipada pagando la propaganda de un presunto despacho de abogados que llevaba su nombre. Hoy vuelve a las andadas. Por cierto, también debería investigarse al espacio electrónico que le vende como publicidad comercial anuncios de un presunto bufete jurídico denominado también Humberto de los Santos Bertruy, a sabiendas que se trata de un timo a la ciudadanía.