imagotipo

Adán cerró precampaña

  • Punto y Aparte

Fue un impresionante cierre de precampaña, donde el amigable “contrincante”, Tomás Fernández Torrano, declinó, minutos antes de iniciar la asamblea, dejándole toda la cancha al más que obvio candidato, desde hace un buen rato: Adán Augusto López Hernández.

El lugar del evento, totalmente, lleno. Expectativas de los organizadores, más que rebasadas. Ambiente “prendido”, hasta de los “PRIetos que no aprietan”, o séase,  aquellos nuevos “Morenos”, recién llegados del PRI.   

“Robaron cámara”: Nelly Vargas; Fernando Mayans; Jaime Lastra Bastar; Agapito Domínguez Lacroix; César Raúl Ojeda; Evaristo Hernández Cruz; Manuel Rodríguez González.

Igualmente, Conrado Vela;  Jorge Suárez; Antonio Solá; Luis Salinas; Saúl Plancarte; Francisco Custodio; Chucho Alamilla; Chavo Suárez, quién emocionado, pidió subieran su foto a redes sociales y que se hicieran comentarios.

También atrajeron saludos y miradas los empresarios y personajes de la sociedad civil presentes, como: Juan Carlos Manzur; Luis Arcadio y Gustavo, Gutiérrez León; Hernán Bermúdez; Jorge Cámara; Miguel Solís; Gustavo Carrera; Marcos Priego Tapia; Mauricio Herrera; Don Mercedes García; Luis Romero Gurría; Efraín Reséndiz; entre los que se dejaron ver y no se escondieron.

Vino el turno del nieto del Profesor Pascual López López, aquel protagonista de aquella famosa anécdota, sucedida en Paraíso,  donde, palabras más, palabras menos; ante la imposición de acudir a un evento político, con sus alumnos, los arengó:   “miren bien al candidato, pues nunca lo volverán a ver”.

Al iniciar su discurso, Adán, con verdadera emoción, agradeció a su esposa Dea Isabel y a sus hijos, Adán Payambe, Augusto Andrés y Adrián. También a sus padres, Augusto Payambe y Aurora.

Abundaron las palabras aludiendo a la unidad e inclusión de los tabasqueños. Dándole esperanzas a quienes sufren de la inseguridad, la violencia y el desempleo.

Afirmó:

“Tenemos propuestas, somos gente de ideas, a quienes no nos seduce la gloria efímera del ejercicio del poder…

Es la oportunidad de Tabasco… vamos unidos a rescatar nuestro estado. Juntos a rescatar a un Tabasco, al que no se gobierna con prestigio de virtudes falsas, que no caben los valores señalados ni las diferencias de origen, es juntos todos, sin distinción alguna”.

Mencionó a 2 de los sectores más significativos de la sociedad: Salud y Educación:

“…Vamos juntos a garantizar a los tabasqueños que nunca más faltarán ni médicos ni medicinas en las comunidades, ni en la ciudad.

Vamos juntos a entender y apoyar a los maestros de Tabasco. Respetamos sus derechos laborales.

Vamos a derogar la mal llamada Reforma Educativa, con la participación de todos”.

Vino el cierre de su disertación, con evidente optimismo, seguro de que los números le son amigables:

“Seamos optimistas, nuestro destino es otro, es el de la armonía, es el de una sociedad cohesionada y con valores. Nuestro destino es el de un Tabasco unido, un Tabasco en el que todos cabemos.

Vamos a una campaña de propuestas…me comprometo como buen tabasqueño, a mantener la mano extendida para siempre; en Morena hay convicción, inteligencia y pasión para ir al encuentro con los tabasqueños.

Vamos a proponer sin generar enconos, ni estériles divisiones.

A cada agravio, responderemos con una idea; a cada infundio, responderemos con una propuesta y a cada descalificación, vamos a responder con una sonrisa”.

Vinieron los aplausos y la cauda de cálidos comentarios. Terminó el evento, pero la algarabía continuó y obligó al personaje del mismo, a estrechar innumerables manos y a procurar recibir los saludos de los asistentes, quienes a pesar de la aglomeración, esperaron pacientes, para lograrlo.

¡Habemus Candidatus! Ahora a esperar las últimas definiciones políticas, donde seguramente habrá pataleos. Después, la campaña, a partir del 14 de abril, la verdadera batalla. Son los tiempos de definiciones.