imagotipo

Acosta, reconocido por el gobierno del Estado

  • El Heraldo Político

Para el gobierno del Estado, a la luz de lo que obtuvo certeza jurídica en sesión de cabildo y quedó avalado por el Tribunal Electoral de Tabasco, el presidente municipal legítimo y en funciones en Cárdenas, es Rafael Acosta León.

El anciano títere de un grupo de vivales, Eduardo Fuentes, como usurpador todavía se atrevió este jueves a burlarse de mandos militares locales al presentarse en el acto cívico de los Niños Héroes como si él fuese el alcalde.
Los señores de la milicia no tuvieron el cuidado de preguntar y, obviamente sin pretenderlo, fueron vilmente utilizados para la manipulación en redes sociales.
Pero eso no es lo más grave: elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado fueron engañados por Guadalupe Domínguez, quien se ostenta como director de la policía municipal, para participar en una agresión con gas lacrimógeno contra servidores públicos y también a niños, quienes se encontraban en las afueras del Centro Administrativo del ayuntamiento.
Esas instalaciones fueron tomadas el martes por maleantes, los que este jueves mostraron armas de fuego mientras tundían a pedradas a los servidores públicos que han estado a la espera de ingresar a su centro de labores. En algunos casos los acompañaban sus hijos que acababan de salir de la escuela.
Algunos infantes debieron ser llevados a centros de atención médica.
Paradójicamente, los policías municipales se supone que están en paro de labores, al igual que agentes de vialidad, en protesta porque la misma administración espuria de Eduardo Fuentes no les ha pagado prestaciones laborales.
La realidad es que esos “guardianes del orden” han estado siendo utilizados por Guadalupe Domínguez, por instrucciones de sus jefes, quienes pretenden crear la imagen de ingobernabilidad en el municipio.
La autoridad ministerial deberá investigar su probable participación en el asalto este jueves a un Coppel, que a escasos metros tiene una base policiaca, y en vísperas a un banco.
Por cierto que la institución bancaria que maneja los dineros del ayuntamiento invalidó ya la firma de los supuestos funcionarios de “Don Lalito”, para proceder a restaurar la legalidad también en ese rubro, situación que compromete el pago de salarios para este viernes.
Es la hora en que los policías municipales ya tendrían que haber sido desarmados, en virtud de que representan un grave peligro para la legalidad y la paz pública. En otro asalto perpetrado hace varias semanas en un Chedraui, se detectó la intervención de un comandante de esa corporación.
El daño provocado a los cardenenses por los tres meses de interinato del suplente, tiene mucho más alcance.
A diferencia de años anteriores, alumnos de educación básica no pudieron recibir uniformes y zapatos, proporcionado por el ayuntamiento.
Hay obras que quedarán inconclusas y se suspendieron programas sociales. El usurpador y sus manipuladores, convencidos de que la justicia no alcanzará a un hombre de 93 años, se dedicaron a robar el erario y a extorsionar a ambulantes, al igual que a todo tipo de traficantes de vicio y a huachicoleros.
Es una desgracia lo que le pasó a Cárdenas, en donde se instaló la peor mafia que haya actuado en municipio alguno de Tabasco.
La Fiscalía General del Estado tiene pendiente de resolver, entre otros muchos asuntos, el asesinato del hijo del anciano: debe investigarse a profundidad.
Por lo pronto, esperemos que ya con pleno reconocimiento gubernamental, Rafael Acosta León cuente con los elementos necesarios para llevar a término su periodo constitucional.

Twitter: @JOchoaVidal