/ viernes 22 de marzo de 2019

Reestructura en delegaciones federales

Como tal, las delegaciones federales dejarán de tener un responsable bajo esa figura, según se desprende de la nueva directriz marcada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, que decidió reforzar a los llamados ‘superdelegados’ en cada entidad federativa y que en Tabasco le toca encarnar a Carlos Manuel Merino Campos.

Por cierto, caló a tal grado el apelativo que en la visita de la titular de Semarnat, Josefa González, a los Bitzales, Macuspana, en la presentación de los funcionarios así se le denominó a Merino, lo cual causó la hilaridad de los asistentes ante el gesto de asombro del aludido.

Pues ahora estos ‘superdelegados’ van a tener una estructura bajo su mando en cada estado, algo que se veía venir ante el elevado número de representaciones federales existentes y que ciertamente significaban una fuerte suma de dinero en el pago de sus titulares, cuyos ingresos rondaban en promedio los 80 mil pesos mensuales.

Ahora habrá cuatro funcionarios por debajo del coordinador general. Cada uno estará a cargo de subcoordinadores por gabinete como son Seguridad y Gobierno; Hacienda y Desarrollo Económico; Energía y Comunicaciones y Transportes, y el de Bienestar.

Cada representación, sea Infonavit, Bienestar (antes Sedesol), SCT, Conagua, Economía, Semarnat, Profepa, Condusef, Conafor, SEP, Sader (antes Sagarpa), IMSS, ISSSTE, Instituto de Pueblos Indígenas, Defensa del Contribuyente, Seguridad Alimentaria Mexicana (fusión de Diconsa y Liconsa), entre otras, se agruparán al gabinete que les corresponda.

Los nombramientos de cada titular en esas cuatro áreas correrán a cargo del propio presidente y no tendrán injerencia los secretarios de Estado, práctica que era común en los anteriores sexenios cuando llevaban mano para nombrar a los delegados federales.

En lo laboral, el presidente ratificó que la mayoría de los trabajadores, principalmente de base, seguirán en sus puestos y los ajustes son “arriba”, donde había un exceso de personal.

Lo que sí aclaró, pues es un tema que lo confrontó con los gobernadores, es que ni el ‘superdelegado’ ni el subcoordinador del área de seguridad tomará decisiones sobre las acciones de seguridad pública en cada estado, por lo cual se mantiene el acuerdo con los mandatarios en ese sentido.

En las cuentas del ahorro que habrá con la desaparición de la figura del delegado, en cuanto a salarios y gastos de representación que varios tenían, será de unos 15 mil millones de pesos al año.

En este momento en Tabasco aún hay funcionarios al frente de las delegaciones que no han renunciado –se desconoce si aún cobran como tales y su alcance en la toma de decisiones- que vienen del sexenio anterior y otros más se fueron desde noviembre.

La eficacia en la aplicación de los programas sociales, en la obra pública, la economía y en la seguridad pública, se entiende, es el objetivo dentro de la nueva estructura, algo fundamental para que los beneficiarios cuenten con los apoyos en cada sector de manera efectiva.

En la práctica se verá si la nueva estructura cumple ese cometido, pues en el papel eso de reducir costos es positivo, siempre y cuando no sea en detrimento de una eficiente administración.

HOJAS SUELTAS…

De plano que quienes circulan junto a la potabilizadora Carrizal esperan con ansias la llegada de la Feria porque solo en esa ocasión arreglan ese tramo vial, aunque el gusto solo les dure algunas semanas, pues ahí se requiere de un trabajo que en definitiva evite la pronta aparición de cráteres.


Como tal, las delegaciones federales dejarán de tener un responsable bajo esa figura, según se desprende de la nueva directriz marcada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, que decidió reforzar a los llamados ‘superdelegados’ en cada entidad federativa y que en Tabasco le toca encarnar a Carlos Manuel Merino Campos.

Por cierto, caló a tal grado el apelativo que en la visita de la titular de Semarnat, Josefa González, a los Bitzales, Macuspana, en la presentación de los funcionarios así se le denominó a Merino, lo cual causó la hilaridad de los asistentes ante el gesto de asombro del aludido.

Pues ahora estos ‘superdelegados’ van a tener una estructura bajo su mando en cada estado, algo que se veía venir ante el elevado número de representaciones federales existentes y que ciertamente significaban una fuerte suma de dinero en el pago de sus titulares, cuyos ingresos rondaban en promedio los 80 mil pesos mensuales.

Ahora habrá cuatro funcionarios por debajo del coordinador general. Cada uno estará a cargo de subcoordinadores por gabinete como son Seguridad y Gobierno; Hacienda y Desarrollo Económico; Energía y Comunicaciones y Transportes, y el de Bienestar.

Cada representación, sea Infonavit, Bienestar (antes Sedesol), SCT, Conagua, Economía, Semarnat, Profepa, Condusef, Conafor, SEP, Sader (antes Sagarpa), IMSS, ISSSTE, Instituto de Pueblos Indígenas, Defensa del Contribuyente, Seguridad Alimentaria Mexicana (fusión de Diconsa y Liconsa), entre otras, se agruparán al gabinete que les corresponda.

Los nombramientos de cada titular en esas cuatro áreas correrán a cargo del propio presidente y no tendrán injerencia los secretarios de Estado, práctica que era común en los anteriores sexenios cuando llevaban mano para nombrar a los delegados federales.

En lo laboral, el presidente ratificó que la mayoría de los trabajadores, principalmente de base, seguirán en sus puestos y los ajustes son “arriba”, donde había un exceso de personal.

Lo que sí aclaró, pues es un tema que lo confrontó con los gobernadores, es que ni el ‘superdelegado’ ni el subcoordinador del área de seguridad tomará decisiones sobre las acciones de seguridad pública en cada estado, por lo cual se mantiene el acuerdo con los mandatarios en ese sentido.

En las cuentas del ahorro que habrá con la desaparición de la figura del delegado, en cuanto a salarios y gastos de representación que varios tenían, será de unos 15 mil millones de pesos al año.

En este momento en Tabasco aún hay funcionarios al frente de las delegaciones que no han renunciado –se desconoce si aún cobran como tales y su alcance en la toma de decisiones- que vienen del sexenio anterior y otros más se fueron desde noviembre.

La eficacia en la aplicación de los programas sociales, en la obra pública, la economía y en la seguridad pública, se entiende, es el objetivo dentro de la nueva estructura, algo fundamental para que los beneficiarios cuenten con los apoyos en cada sector de manera efectiva.

En la práctica se verá si la nueva estructura cumple ese cometido, pues en el papel eso de reducir costos es positivo, siempre y cuando no sea en detrimento de una eficiente administración.

HOJAS SUELTAS…

De plano que quienes circulan junto a la potabilizadora Carrizal esperan con ansias la llegada de la Feria porque solo en esa ocasión arreglan ese tramo vial, aunque el gusto solo les dure algunas semanas, pues ahí se requiere de un trabajo que en definitiva evite la pronta aparición de cráteres.


lunes 07 de octubre de 2019

Hoja de apuntes | Repartidera de culpas

viernes 04 de octubre de 2019

Alcaldías, ¿más de lo mismo?

lunes 30 de septiembre de 2019

Energía fósil, la apuesta

viernes 27 de septiembre de 2019

Del gozo al pozo

lunes 23 de septiembre de 2019

Los patitos feos

viernes 20 de septiembre de 2019

Descontrol en las calles

viernes 13 de septiembre de 2019

Salud cuesta arriba

lunes 09 de septiembre de 2019

Sin Amet, ¿a alguien le caerá el muerto?

viernes 06 de septiembre de 2019

Millonaria espera por una firma

Cargar Más