/ viernes 2 de octubre de 2020

Perspectivas de las juventudes

Cada vez son más numerosas las recomendaciones socio-políticas orientadas a la participación juvenil en materia de “desarrollo social”, realizadas desde diversas instituciones y organismos internacionales.

Sin duda la participación de la juventud debe ser una constante en cuanto a toda decisión de carácter gubernamental, es decir, en materia económica, política, presupuestal y por supuesto de desarrollo social en toda su amplitud.

Nuestra ley de Desarrollo Social establece que todas las personas que habitan en el Estado tienen el derecho a participar y a ser beneficiados por los programas de desarrollo social, implementados por los Gobiernos Federal, Estatal o Municipal, atendiendo a los requisitos de normatividad.

En este sentido el PVEM presentó en el Congreso una iniciativa que tiene como fin que las y los jóvenes sean de manera permanente parte toral en la conducción del proceso de desarrollo económico y social y a su vez, sean coadyuvantes en la tarea de reducir la pobreza y los índices de desigualdad socioeconómica. Para lograrlo se plantean reformas y adiciones a la Ley de Desarrollo Social del Estado, con los siguientes objetivos: primero, que la juventud sea integrante permanente del Consejo Estatal de Desarrollo Social a través del titular del Instituto de la Juventud y deporte del Estado; y segundo, que dentro de los temas especializados se contemple también de manera específica y establecida de manera ordinaria los asuntos de la juventud.

Esta reforma se traduciría en una incidencia directa en la perspectiva de las juventudes hacia la consolidación de una estrategia de desarrollo social sostenible dentro del propio Consejo Estatal. Los jóvenes a como señala Youth Economy cuentan con una experiencia tangible en temas como el desarrollo sostenible en el entendimiento de la necesidad de cooperación intergeneracional. En la actualidad, muchas personas jóvenes están participando en sus propios espacios, pero encuentran enormes barreras para poder trabajar en los espacios “grandes” y socialmente reconocidos. En este sentido, es necesario que los espacios “adultos céntricos abran sus puertas al debate intergeneracional.

Los jóvenes abonarán a que grupos más jóvenes participen en la formulación de políticas públicas, pues sólo con su implicación real pueden elaborarse políticas asentadas en la experiencia, las necesidades y la percepción de los y las jóvenes.

Al igual los jóvenes parten del entendimiento de que no son un “grupo” homogéneo y que, por tanto, es necesario que el perfil de las personas jóvenes que participan en la vida pública sea lo más diverso posible, para con ello poder tomar

en consideración todos los posibles escenarios sociales que tienen cabida en una misma comunidad.

Lo que se busca en esencia es que las perspectivas de las juventudes incidan y determinen el desarrollo social; que las y los jóvenes no solo participen, si no al igual, continúen desde la propia legislación consolidando su influencia en materia de políticas públicas y gobierno.

Cada vez son más numerosas las recomendaciones socio-políticas orientadas a la participación juvenil en materia de “desarrollo social”, realizadas desde diversas instituciones y organismos internacionales.

Sin duda la participación de la juventud debe ser una constante en cuanto a toda decisión de carácter gubernamental, es decir, en materia económica, política, presupuestal y por supuesto de desarrollo social en toda su amplitud.

Nuestra ley de Desarrollo Social establece que todas las personas que habitan en el Estado tienen el derecho a participar y a ser beneficiados por los programas de desarrollo social, implementados por los Gobiernos Federal, Estatal o Municipal, atendiendo a los requisitos de normatividad.

En este sentido el PVEM presentó en el Congreso una iniciativa que tiene como fin que las y los jóvenes sean de manera permanente parte toral en la conducción del proceso de desarrollo económico y social y a su vez, sean coadyuvantes en la tarea de reducir la pobreza y los índices de desigualdad socioeconómica. Para lograrlo se plantean reformas y adiciones a la Ley de Desarrollo Social del Estado, con los siguientes objetivos: primero, que la juventud sea integrante permanente del Consejo Estatal de Desarrollo Social a través del titular del Instituto de la Juventud y deporte del Estado; y segundo, que dentro de los temas especializados se contemple también de manera específica y establecida de manera ordinaria los asuntos de la juventud.

Esta reforma se traduciría en una incidencia directa en la perspectiva de las juventudes hacia la consolidación de una estrategia de desarrollo social sostenible dentro del propio Consejo Estatal. Los jóvenes a como señala Youth Economy cuentan con una experiencia tangible en temas como el desarrollo sostenible en el entendimiento de la necesidad de cooperación intergeneracional. En la actualidad, muchas personas jóvenes están participando en sus propios espacios, pero encuentran enormes barreras para poder trabajar en los espacios “grandes” y socialmente reconocidos. En este sentido, es necesario que los espacios “adultos céntricos abran sus puertas al debate intergeneracional.

Los jóvenes abonarán a que grupos más jóvenes participen en la formulación de políticas públicas, pues sólo con su implicación real pueden elaborarse políticas asentadas en la experiencia, las necesidades y la percepción de los y las jóvenes.

Al igual los jóvenes parten del entendimiento de que no son un “grupo” homogéneo y que, por tanto, es necesario que el perfil de las personas jóvenes que participan en la vida pública sea lo más diverso posible, para con ello poder tomar

en consideración todos los posibles escenarios sociales que tienen cabida en una misma comunidad.

Lo que se busca en esencia es que las perspectivas de las juventudes incidan y determinen el desarrollo social; que las y los jóvenes no solo participen, si no al igual, continúen desde la propia legislación consolidando su influencia en materia de políticas públicas y gobierno.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 15 de octubre de 2020

Construyamos un proceso ejemplar

Una democracia plena involucra a partidos políticos, órganos electorales y por supuesto, a la ciudadanía. 

Miguel Vélez

Cargar Más