/ lunes 23 de septiembre de 2019

Los patitos feos

Con escasa diferencia en el tiempo, mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador destacaba en Campeche el alto nivel de seguridad en esta entidad y en Yucatán, y deploraba que no es así en Tabasco, Veracruz y Quintana Roo, paseantes en un catamarán en Paraíso eran asaltados por “piratas” durante una travesía en un sitio turístico del municipio que está llamado a ser motor económico de esa región por la refinería.

Esos hechos le dieron mayor sustento a la expresión del presidente, en una semana donde la organización Alto al Secuestro, de Isabel Miranda de Wallace, reveló datos sobre secuestros que no gustaron al gobierno estatal y cuyo secretario de Gobierno, Marcos Rosendo Medina Filigrana, salió a descalificar atribuyéndole un sesgo político y manipulación de cifras para hacer ver mal el trabajo que aquí se hace.

Hasta ahora Medina no ha respondido al revire que le hizo la activista, y la exigencia de una disculpa, quien señaló que los datos los tomó de cifras oficiales tanto del gobierno federal como estatal.

De lo mal que está Tabasco en inseguridad, así lo dijo el presidente en el Hospital Rural Hecelchakán: “Pero Campeche ya está igual, para no herir susceptibilidades, no poner celosos a nadie, pero ya está como Yucatán, o sea, vamos a ponerlo igual, antes nada más era Yucatán el estado seguro del sureste y del país, ahora ya es Campeche; y esto es un logro, porque si hay seguridad hay paz y hay tranquilidad. No puedo decir lo mismo, fíjense, de mi estado natal, y no puedo decir lo mismo en el caso de Veracruz ni de Quintana Roo, sí en Chiapas, sí Oaxaca, pero aquí sin duda se ha avanzado mucho”.

No significa tampoco que el gobierno de Adán Augusto López Hernández se haya tirado en la hamaca como lo hizo su antecesor, pero es evidente que falta más y mayor intervención de la propia federación, principalmente en labores de inteligencia y prevención.

Casos como el del catamarán en Paraíso exhiben la nula previsión de medidas de seguridad, sobre todo durante un fin de semana, cuando se trata de una de las pocas zonas con buen número de visitantes de viernes a domingo.

¿Dónde están los operativos que no solo deben ser terrestres sin fluviales, tanto allí como en Tenosique sobre el cañón del Usumacinta, lugar en el cual se pretende establecer la ruta Ríos Mayas? Porque la confianza y percepción tardan en construirse y se pierden de manera fugaz ante este tipo de hechos.

El reconocimiento presidencial de que no se está en los niveles adecuados en seguridad, pese a los esfuerzos aplicados, es un paso para reforzar el esfuerzo de las instituciones en Tabasco, que requieren mayor efectividad en la reacción inmediata, pero sobre todo en prevenir escenarios para dejar de ser uno de los patitos feos del sureste mexicano.

HOJAS SUELTAS…

¿En base a qué parámetros se deciden los salarios en Tabasco, más allá del límite que puso el presidente de 108 mil pesos al mes? Los secretarios del gabinete ganan 100 mil pesos en promedio, solo cuatro mil menos que el gobernador. ¿Es mucho o poco? Por ejemplo en Estados Unidos, los gobernadores de Nueva York y California, perciben unos 300 mil pesos mensuales. Lo cierto es que la ciudadanía tabasqueña expresó su enojo en redes sociales por los altos salarios.


Con escasa diferencia en el tiempo, mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador destacaba en Campeche el alto nivel de seguridad en esta entidad y en Yucatán, y deploraba que no es así en Tabasco, Veracruz y Quintana Roo, paseantes en un catamarán en Paraíso eran asaltados por “piratas” durante una travesía en un sitio turístico del municipio que está llamado a ser motor económico de esa región por la refinería.

Esos hechos le dieron mayor sustento a la expresión del presidente, en una semana donde la organización Alto al Secuestro, de Isabel Miranda de Wallace, reveló datos sobre secuestros que no gustaron al gobierno estatal y cuyo secretario de Gobierno, Marcos Rosendo Medina Filigrana, salió a descalificar atribuyéndole un sesgo político y manipulación de cifras para hacer ver mal el trabajo que aquí se hace.

Hasta ahora Medina no ha respondido al revire que le hizo la activista, y la exigencia de una disculpa, quien señaló que los datos los tomó de cifras oficiales tanto del gobierno federal como estatal.

De lo mal que está Tabasco en inseguridad, así lo dijo el presidente en el Hospital Rural Hecelchakán: “Pero Campeche ya está igual, para no herir susceptibilidades, no poner celosos a nadie, pero ya está como Yucatán, o sea, vamos a ponerlo igual, antes nada más era Yucatán el estado seguro del sureste y del país, ahora ya es Campeche; y esto es un logro, porque si hay seguridad hay paz y hay tranquilidad. No puedo decir lo mismo, fíjense, de mi estado natal, y no puedo decir lo mismo en el caso de Veracruz ni de Quintana Roo, sí en Chiapas, sí Oaxaca, pero aquí sin duda se ha avanzado mucho”.

No significa tampoco que el gobierno de Adán Augusto López Hernández se haya tirado en la hamaca como lo hizo su antecesor, pero es evidente que falta más y mayor intervención de la propia federación, principalmente en labores de inteligencia y prevención.

Casos como el del catamarán en Paraíso exhiben la nula previsión de medidas de seguridad, sobre todo durante un fin de semana, cuando se trata de una de las pocas zonas con buen número de visitantes de viernes a domingo.

¿Dónde están los operativos que no solo deben ser terrestres sin fluviales, tanto allí como en Tenosique sobre el cañón del Usumacinta, lugar en el cual se pretende establecer la ruta Ríos Mayas? Porque la confianza y percepción tardan en construirse y se pierden de manera fugaz ante este tipo de hechos.

El reconocimiento presidencial de que no se está en los niveles adecuados en seguridad, pese a los esfuerzos aplicados, es un paso para reforzar el esfuerzo de las instituciones en Tabasco, que requieren mayor efectividad en la reacción inmediata, pero sobre todo en prevenir escenarios para dejar de ser uno de los patitos feos del sureste mexicano.

HOJAS SUELTAS…

¿En base a qué parámetros se deciden los salarios en Tabasco, más allá del límite que puso el presidente de 108 mil pesos al mes? Los secretarios del gabinete ganan 100 mil pesos en promedio, solo cuatro mil menos que el gobernador. ¿Es mucho o poco? Por ejemplo en Estados Unidos, los gobernadores de Nueva York y California, perciben unos 300 mil pesos mensuales. Lo cierto es que la ciudadanía tabasqueña expresó su enojo en redes sociales por los altos salarios.