/ viernes 18 de octubre de 2019

HOJA DE APUNTES | Ganaderos contra paso ilegal

El paso ilegal de ganado desde Centroamérica hacia México es algo que data de varios años. Hoy el tema del paso ilegal tomó relevancia en la discusión pública luego que productores identificados con distintas ideologías partidistas o gremiales, pero con el objetivo común de defender su actividad, han pedido a las autoridades un freno inmediato a ese ilícito.

Productor en su natal Jonuta, Raúl Ojeda Zubieta, quien como secretario de Gobierno en la primera mitad del nuñismo conoció puntual información sobre el problema, pues le puso cifra al tráfico al señalar que entran un millón 100 mil reses, el 40 por ciento por Tabasco y el 60 por ciento por Chiapas, ha pedido con insistencia detener ese flujo.

Alerta Ojeda que ya no solo pasan ganado de Guatemala, sino hasta animales desde Colombia, lo cual conlleva el riesgo sanitario de la fiebre aftosa y de tuberculosis a lo largo del trayecto.

A diferencia del planteamiento de la autoridad federal sobre regularizar ese ingreso mediante un acuerdo con Guatemala, dijo que para establecer un protocolo primero en aquel país tienen que hacer un barrido sanitario, algo que no se logra pronto. Procede, según su visión, el cierre de la frontera, más que un convenio.

El tema fue abordado en tribuna del Congreso local por la diputada priista, Katia Ornelas, para que desde ese poder se lanzara un exhorto a las autoridades para frenar el tráfico de reses por la Frontera Sur en los puntos de Tenosique y en Benemérito de las Américas, en Chiapas, pero fue desestimado por la mayoría parlamentaria de Morena.

No importó a los diputados morenistas la presencia de dirigentes de asociaciones ganaderas entre el público, quienes seguramente sabían que la propuesta sería presentada, pero se llevaron una decepción y se fueron enojados. Los de Morena no supieron o no les interesó argumentar su postura de rechazo.

De igual forma, Dagoberto Lara Sedas, también productor ganadero, lamentó que no transitara el exhorto legislativo al señalar en sus redes sociales la urgencia de un plan ante los riesgos sanitarios para el hato nacional y la competencia desleal que afecta la economía de los ganaderos de la región.

Ojeda habló de posibles amenazas por insistir públicamente en el tema, pero razonó que se trata de defender una actividad tradicional e incluso los beneficiarios del programa federal Crédito Ganadero a la Palabra del presidente Andrés Manuel López Obrador, resultarían afectados.

HOJAS SUELTAS…

No se desea para los próximos días afectaciones de ningún grado y menos como en 2007 para los tabasqueños. Pero los pronósticos permitirán activar los protocolos que deben estar bien delineados y practicados tras años de experiencias. De igual forma quizá por primera vez se pondrá realmente a prueba la operatividad de toda la infraestructura de protección hecha principalmente en la segunda mitad del sexenio de Andrés Granier y la capacidad de respuesta del actual gobierno. Quizá el principal problema sería en la zona urbana y allí toca la responsabilidad al municipio y a los ciudadanos para aplicar acciones de limpieza y supervisión de los cárcamos, pues los pronósticos dan tiempo para prepararse.

El paso ilegal de ganado desde Centroamérica hacia México es algo que data de varios años. Hoy el tema del paso ilegal tomó relevancia en la discusión pública luego que productores identificados con distintas ideologías partidistas o gremiales, pero con el objetivo común de defender su actividad, han pedido a las autoridades un freno inmediato a ese ilícito.

Productor en su natal Jonuta, Raúl Ojeda Zubieta, quien como secretario de Gobierno en la primera mitad del nuñismo conoció puntual información sobre el problema, pues le puso cifra al tráfico al señalar que entran un millón 100 mil reses, el 40 por ciento por Tabasco y el 60 por ciento por Chiapas, ha pedido con insistencia detener ese flujo.

Alerta Ojeda que ya no solo pasan ganado de Guatemala, sino hasta animales desde Colombia, lo cual conlleva el riesgo sanitario de la fiebre aftosa y de tuberculosis a lo largo del trayecto.

A diferencia del planteamiento de la autoridad federal sobre regularizar ese ingreso mediante un acuerdo con Guatemala, dijo que para establecer un protocolo primero en aquel país tienen que hacer un barrido sanitario, algo que no se logra pronto. Procede, según su visión, el cierre de la frontera, más que un convenio.

El tema fue abordado en tribuna del Congreso local por la diputada priista, Katia Ornelas, para que desde ese poder se lanzara un exhorto a las autoridades para frenar el tráfico de reses por la Frontera Sur en los puntos de Tenosique y en Benemérito de las Américas, en Chiapas, pero fue desestimado por la mayoría parlamentaria de Morena.

No importó a los diputados morenistas la presencia de dirigentes de asociaciones ganaderas entre el público, quienes seguramente sabían que la propuesta sería presentada, pero se llevaron una decepción y se fueron enojados. Los de Morena no supieron o no les interesó argumentar su postura de rechazo.

De igual forma, Dagoberto Lara Sedas, también productor ganadero, lamentó que no transitara el exhorto legislativo al señalar en sus redes sociales la urgencia de un plan ante los riesgos sanitarios para el hato nacional y la competencia desleal que afecta la economía de los ganaderos de la región.

Ojeda habló de posibles amenazas por insistir públicamente en el tema, pero razonó que se trata de defender una actividad tradicional e incluso los beneficiarios del programa federal Crédito Ganadero a la Palabra del presidente Andrés Manuel López Obrador, resultarían afectados.

HOJAS SUELTAS…

No se desea para los próximos días afectaciones de ningún grado y menos como en 2007 para los tabasqueños. Pero los pronósticos permitirán activar los protocolos que deben estar bien delineados y practicados tras años de experiencias. De igual forma quizá por primera vez se pondrá realmente a prueba la operatividad de toda la infraestructura de protección hecha principalmente en la segunda mitad del sexenio de Andrés Granier y la capacidad de respuesta del actual gobierno. Quizá el principal problema sería en la zona urbana y allí toca la responsabilidad al municipio y a los ciudadanos para aplicar acciones de limpieza y supervisión de los cárcamos, pues los pronósticos dan tiempo para prepararse.