/ lunes 4 de noviembre de 2019

Hoja de apuntes | Evaristo: deuda o ahí se ven

Mientras no haya solución definitiva sobre la captación del agua para potabilizar, se mantendrán los paros técnicos en las plantas que surten a los ciudadanos de Villahermosa, algo que había ocurrido ya en el pasado, pero ahora se expresa desde la autoridad como algo impostergable, incluso mediante el amago de concesionar el servicio a particulares.

Solo la nueva planta cuesta alrededor de mil millones de pesos, según dijo hace poco el titular del SAS, Luis Contreras, a orillas del Carrizal. El alcalde, Evaristo Hernández, calcula entre 12 mil y 16 mil millones de pesos incluyéndose las líneas de conducción y, para aprovechar el rompimiento de calles, de una vez meter nuevos drenajes pluvial y sanitario.

En esta danza de cifras, la pretensión del edil es, mediante una planta que tome el agua del río Carrizal y, con nueva tubería, suministrarla ya no potable, sino purificada. Que se pueda beber directamente de la llave sin riesgo alguno.

Se escucha muy bien, pero aún se desconoce el rango del costo final al consumidor doméstico, comercial o industrial, por cada metro cúbico de agua purificada a través de la red, no vaya a resultar más caro el caldo que las albóndigas, pues no solo sería el costo del proceso del líquido sino estaría incluida una proporción para el pago de la deuda. Eso sin mencionar el cierre de negocios dedicados a la purificación del agua.

En realidad, como ocurre en la mayoría, si no es que en todas las ciudades del país, con agua potable que garantice sin riesgos su consumo para actividades diferentes a la ingesta, como lavarse los dientes, los utensilios de cocina , darse una ducha, lavar la ropa, sería suficiente para no elevar los costos de forma exorbitante.

Si bien sería ideal hacer todo a la vez, contratar un crédito de esa magnitud, como plantea el alcalde, a pagar en plazo de 30 años, dejaría comprometidos recursos para las siguientes 10 administraciones municipales en cuanto a inversiones para otros sectores por atender.

La invitación a diputados locales para recorrer la semana pasada la planta Villahermosa, de casi 60 años en operación, es parte de la estrategia municipal para sensibilizarlos en respaldar el eventual empréstito.

Faltaría saber si hay alguna posibilidad de apoyo por parte de la federación a través de la Conagua y del gobierno estatal en la gestión, a fin de no endeudar en exceso al municipio.

Previsor sobre el ánimo de la gente hacia su gestión, el propio alcalde expuso que si los ciudadanos no están de acuerdo con tal deuda, pues que todo siga igual porque él se irá en dos años y para entonces el problema quedará peor de cómo lo recibió, algo que no dista, por cierto, de la calidad de agua que hoy se recibe.

HOJAS SUELTAS…

Personajes prominentes en Tabasco fallecieron la semana pasada, como la cantante Villahermosa Martín, de notable trayectoria interpretativa, así como del locutor, conductor de noticieros y catedrático, Francisco Javier Chávez Guerrero. Ambos dejaron gratos recuerdos en quienes los conocieron. Mi pésame para sus deudos.

Mientras no haya solución definitiva sobre la captación del agua para potabilizar, se mantendrán los paros técnicos en las plantas que surten a los ciudadanos de Villahermosa, algo que había ocurrido ya en el pasado, pero ahora se expresa desde la autoridad como algo impostergable, incluso mediante el amago de concesionar el servicio a particulares.

Solo la nueva planta cuesta alrededor de mil millones de pesos, según dijo hace poco el titular del SAS, Luis Contreras, a orillas del Carrizal. El alcalde, Evaristo Hernández, calcula entre 12 mil y 16 mil millones de pesos incluyéndose las líneas de conducción y, para aprovechar el rompimiento de calles, de una vez meter nuevos drenajes pluvial y sanitario.

En esta danza de cifras, la pretensión del edil es, mediante una planta que tome el agua del río Carrizal y, con nueva tubería, suministrarla ya no potable, sino purificada. Que se pueda beber directamente de la llave sin riesgo alguno.

Se escucha muy bien, pero aún se desconoce el rango del costo final al consumidor doméstico, comercial o industrial, por cada metro cúbico de agua purificada a través de la red, no vaya a resultar más caro el caldo que las albóndigas, pues no solo sería el costo del proceso del líquido sino estaría incluida una proporción para el pago de la deuda. Eso sin mencionar el cierre de negocios dedicados a la purificación del agua.

En realidad, como ocurre en la mayoría, si no es que en todas las ciudades del país, con agua potable que garantice sin riesgos su consumo para actividades diferentes a la ingesta, como lavarse los dientes, los utensilios de cocina , darse una ducha, lavar la ropa, sería suficiente para no elevar los costos de forma exorbitante.

Si bien sería ideal hacer todo a la vez, contratar un crédito de esa magnitud, como plantea el alcalde, a pagar en plazo de 30 años, dejaría comprometidos recursos para las siguientes 10 administraciones municipales en cuanto a inversiones para otros sectores por atender.

La invitación a diputados locales para recorrer la semana pasada la planta Villahermosa, de casi 60 años en operación, es parte de la estrategia municipal para sensibilizarlos en respaldar el eventual empréstito.

Faltaría saber si hay alguna posibilidad de apoyo por parte de la federación a través de la Conagua y del gobierno estatal en la gestión, a fin de no endeudar en exceso al municipio.

Previsor sobre el ánimo de la gente hacia su gestión, el propio alcalde expuso que si los ciudadanos no están de acuerdo con tal deuda, pues que todo siga igual porque él se irá en dos años y para entonces el problema quedará peor de cómo lo recibió, algo que no dista, por cierto, de la calidad de agua que hoy se recibe.

HOJAS SUELTAS…

Personajes prominentes en Tabasco fallecieron la semana pasada, como la cantante Villahermosa Martín, de notable trayectoria interpretativa, así como del locutor, conductor de noticieros y catedrático, Francisco Javier Chávez Guerrero. Ambos dejaron gratos recuerdos en quienes los conocieron. Mi pésame para sus deudos.