/ miércoles 2 de enero de 2019

EPO-Lastra-Aguirre, seguridad prioritaria

Enrique Priego Oropeza, uno de los gobernadores mejor recordados de la era contemporánea, pese a despachar un año como interino, está llamado a encabezar un Poder Judicial que cierre la pinza en el combate a la inseguridad que ha puesto como prioridad el gobernador, Adán Augusto López Hernández, de entre tantos negativos heredados por el desastre nuñista.

Quien fuera secretario de Gobierno de Manuel Gurría, gobierno en el cual fue subsecretario Adán Augusto, tendrá garantía de independencia en su gestión. Así lo estableció el gobernador en su toma de protesta.

López Hernández subrayó que no hay justicia donde existe interferencia política y velará para que el triste axioma de “política mata derecho” no se asome en las determinaciones que tomen los jueces o magistrados. Es decir, su compromiso es que no habrá línea desde el Poder Ejecutivo sobre sentencia alguna.

“El gobierno y sus políticas no se mantendrán al acecho de los jueces, quienes gozarán de la autonomía que les otorga la Constitución y las leyes en una relación de respeto mutuo”, con esa frase cerró el gobernador su alusión al tema de la independencia judicial.

Ayer, al ser elegido por el pleno de magistrados como presidente del Tribunal Superior de Justicia, en voto unánime, Enrique Priego Oropeza los convocó a un trabajo de colaboración para que impere la ley y se procure lo justo.

Al Poder que encabezará el ex gobernador, le corresponderá analizar las carpetas de investigación que integre la Fiscalía General del Estado, cuya nueva cabeza saldrá de entre la terna presentada ayer por el gobernador, conformada por Jaime Lastra Bastar, Elías Arzubide y Nicolás Bautista.

Se da como un hecho que el Congreso del Estado, dominado por Morena, elegirá a Jaime Lastra, de quien pocos dudaban lideraría el Poder Legislativo al encabezar la lista plurinominal, pero la aplanadora morenista lo dejó sin ese lugar.

Jaime Lastra es hombre también de la confianza del mandatario y seguramente despachará como Fiscal, en cuya área tiene ya experiencia al haber sido procurador de Justicia en el gobierno de Manuel Gurría.

Enfrentará un entorno difícil ante delitos de alto impacto, con casos irresueltos y una institución que a decir del ex fiscal, Fernando Valenzuela, aún adolece de ciertos vicios. Sobre todo el reto será coordinarse con todo el eje policiaco, de procuración y administración de justicia para que los casos por investigar cuenten con la eficacia del debido proceso.

Priego Oropeza y Jaime Lastra, han trabajado juntos. Ambos fueron procuradores de justicia y secretarios de Gobierno. Se espera entonces una coordinación estrecha entre ambas instituciones.

Veremos si al nivel de integración en ese eje se ensambla de manera adecuada Jorge Aguirre Carbajal, ratificado en Seguridad Pública y quien enfrenta la crítica por los actuales índices de inseguridad, pero ha recibido la confianza del gobernador para demostrar si el problema era de otra índole; es decir, de la falta de apoyo institucional del anterior régimen.

Incontrovertible resulta colocar la seguridad por delante de todo. Abatir los índices y regresar la confianza ciudadana redundará en más inversiones y tranquilidad para la población.

Es el reto que tiene ante sí el gobernador, Adán Augusto López Hernández, al igual que el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

En principio, colocar a personas experimentadas en la estructura de seguridad y justicia se observa como un buen comienzo que deberá ser avalado por los hechos en un proceso que tampoco será, por la magnitud del problema, de la noche a la mañana.

Enrique Priego Oropeza, uno de los gobernadores mejor recordados de la era contemporánea, pese a despachar un año como interino, está llamado a encabezar un Poder Judicial que cierre la pinza en el combate a la inseguridad que ha puesto como prioridad el gobernador, Adán Augusto López Hernández, de entre tantos negativos heredados por el desastre nuñista.

Quien fuera secretario de Gobierno de Manuel Gurría, gobierno en el cual fue subsecretario Adán Augusto, tendrá garantía de independencia en su gestión. Así lo estableció el gobernador en su toma de protesta.

López Hernández subrayó que no hay justicia donde existe interferencia política y velará para que el triste axioma de “política mata derecho” no se asome en las determinaciones que tomen los jueces o magistrados. Es decir, su compromiso es que no habrá línea desde el Poder Ejecutivo sobre sentencia alguna.

“El gobierno y sus políticas no se mantendrán al acecho de los jueces, quienes gozarán de la autonomía que les otorga la Constitución y las leyes en una relación de respeto mutuo”, con esa frase cerró el gobernador su alusión al tema de la independencia judicial.

Ayer, al ser elegido por el pleno de magistrados como presidente del Tribunal Superior de Justicia, en voto unánime, Enrique Priego Oropeza los convocó a un trabajo de colaboración para que impere la ley y se procure lo justo.

Al Poder que encabezará el ex gobernador, le corresponderá analizar las carpetas de investigación que integre la Fiscalía General del Estado, cuya nueva cabeza saldrá de entre la terna presentada ayer por el gobernador, conformada por Jaime Lastra Bastar, Elías Arzubide y Nicolás Bautista.

Se da como un hecho que el Congreso del Estado, dominado por Morena, elegirá a Jaime Lastra, de quien pocos dudaban lideraría el Poder Legislativo al encabezar la lista plurinominal, pero la aplanadora morenista lo dejó sin ese lugar.

Jaime Lastra es hombre también de la confianza del mandatario y seguramente despachará como Fiscal, en cuya área tiene ya experiencia al haber sido procurador de Justicia en el gobierno de Manuel Gurría.

Enfrentará un entorno difícil ante delitos de alto impacto, con casos irresueltos y una institución que a decir del ex fiscal, Fernando Valenzuela, aún adolece de ciertos vicios. Sobre todo el reto será coordinarse con todo el eje policiaco, de procuración y administración de justicia para que los casos por investigar cuenten con la eficacia del debido proceso.

Priego Oropeza y Jaime Lastra, han trabajado juntos. Ambos fueron procuradores de justicia y secretarios de Gobierno. Se espera entonces una coordinación estrecha entre ambas instituciones.

Veremos si al nivel de integración en ese eje se ensambla de manera adecuada Jorge Aguirre Carbajal, ratificado en Seguridad Pública y quien enfrenta la crítica por los actuales índices de inseguridad, pero ha recibido la confianza del gobernador para demostrar si el problema era de otra índole; es decir, de la falta de apoyo institucional del anterior régimen.

Incontrovertible resulta colocar la seguridad por delante de todo. Abatir los índices y regresar la confianza ciudadana redundará en más inversiones y tranquilidad para la población.

Es el reto que tiene ante sí el gobernador, Adán Augusto López Hernández, al igual que el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

En principio, colocar a personas experimentadas en la estructura de seguridad y justicia se observa como un buen comienzo que deberá ser avalado por los hechos en un proceso que tampoco será, por la magnitud del problema, de la noche a la mañana.

lunes 18 de febrero de 2019

Buen ánimo, pero con alfileres

viernes 15 de febrero de 2019

Desde el Sureste ‘Alito’ alza la mano

miércoles 13 de febrero de 2019

Jaloneos por borrón y tarifas de luz

lunes 11 de febrero de 2019

Lo importante es la tarifa

viernes 08 de febrero de 2019

Cortar los moches de raíz

miércoles 06 de febrero de 2019

Villahermosa, movilidad reprobada

viernes 01 de febrero de 2019

Campeche ya crece; Tabasco, en la ruta

miércoles 30 de enero de 2019

Taxis, orden y ¿seguridad?

lunes 28 de enero de 2019

Desgaste y nuevos partidos

viernes 25 de enero de 2019

Más conservación que construcción

Cargar Más