/ jueves 26 de mayo de 2022

Entre líneas | AMLO, pensando en a futuro, encabeza el liderazgo regional

Mientras que contemplamos, entretenidos, las maniobras de control de la sucesión Presidencial y algunos otros distractores puntuales y menores, el desguace del régimen político mexicano parece inevitable. Hay que reconocer que los destripadores han escogido un buen momento. El reptil, que dicen los que saben de eso que pertenece a la orden de los emidosaurios, se va, pero no se ausenta. Como en la copla “se va de palabra pero no de pensamiento”, como el mandamás del PRI, Alito que nos está dejando joyas de las escuchas ilegales y nadie parece escandalizarse más allá de lo que es la costumbre. Conste que sólo le atribuyo la calidad de reptil a los responsables de esta situación de un modo metafórico, ya que nunca deseo ofender a nadie, ni siquiera a los reptiles. Ellos son como los hizo la naturaleza, directísimamente influida por la Historia, que es una maestra sin discípulos. El problema es que da la sensación de que se van para que siga el disparate, pero con un sucesor inesperado, o incómodo, o temible, según quien lo vea. En todo caso el abanderado de la derecha y del centro político es desconocido si es que existe. Y queda muy poco tiempo para construir un candidato/a. MORENA es la única fuerza política que con virtudes y defectos trabaja para el 2024 con ciertas garantías de triunfo.

ANDRES EL HEREDERO

Ahora estamos oyendo hablar de Andrés Manuel López Obrador como el heredero del trono, que tiene la ventaja de no ser el discípulo de nadie, porque él es el único que tiene derecho a pontificar. ¿Cómo es don Andrés? Aparentemente sabemos todo por las redes sociales pero solo sabemos de él que después de 18 años tratando de conquistar la Presidencia de la República y que todos los astros se alinearan para que lo consiguiera, se negó a “ser un florero” como el mismo definió lo que iba a ser su mandato. Y lo ha cumplido. Sabemos que es de ideas fijas, incluso terco, y que es capaz de defenderlas contra viento y marea, pero no es lo único que sabemos. Hace unos meses proclamó en un discurso que va perpetuar los cambios que se están produciendo durante su presidencia. El apasionado AMLO no omitió decirnos quiénes se encargarán de tan delicada tarea, y ya sabemos cuál es la composición de su terna de presidenciables, y va a tener tiempo para aclararlo porque las aguas de la elección bajan cada vez más turbias y apestan a mayor número de personas normales. Nos da en la nariz que esto no va a tener arreglo con el nuevo Presidente/a, sea quien sea. Hay puertas chicas que se agrandan a la salida, del mismo modo que otras se estrechan para que no quepan los sustitutos, a los que no conocía nadie fuera de su despacho. Veremos a ver qué pasa porque la pelota está en el tejado y el tejado es de cristal. Lo único cierto es que AMLO ha dicho que deja la política después de la elección. Tal vez, a estas alturas, en las que ya le conocemos un poco más íntimamente, convendría matizar que piensa dejar la política entendida como la ostentación del poder ya que se está labrando un liderazgo regional en centro y sud américa que no tengo la menor duda de que ejercerá a plenitud en el momento en el que abandone Palacio Nacional. AMLO, legítimamente, quiere transformarse en una especie de oráculo de América Latina y en esa tarea va muy avanzado y como siempre brillante en su visión global. La prueba está en la próxima cumbre de las Américas que, condicionada por el presidente mexicano a que reúna a todos los países de la región, incluyendo Cuba, Venezuela y Nicaragua, para su asistencia en territorio de EEUU ha tenido una respuesta nutrida a su favor. Esta primera medición de liderazgo regional ha sido un éxito y augura más trecho por este camino, aunque se perjudiquen las relaciones con Biden, tan débil y tan ajeno. AMLO dejará la política local, pero se aupará a la historia con el apoyo de una buena parte de los países de la zona.

REFINERIA OLMECA Y LA ECONOMIA GLOBAL

Es el momento de hablar de la economía. Hay que hacerlo.. Por eso aquí, en Tabasco, tenemos que volver la vista a la gran fortuna que tenemos especialmente con el proyecto casi hecho realidad de la refinería Olmeca de Dos Bocas. Precisamente hoy, como nunca, podemos decir que la Refinería es más necesaria en lo que queda del mundo global. En un reciente artículo que resume la opinión de expertos en petróleo se vertían afirmaciones como estas: “Eventualmente llegará el momento de sustituir al petróleo, pero no en el mediano plazo. De acuerdo con la agencia Reuters, este año China disminuyó en 30 por ciento el subsidio a las energías renovables y aumentó, en plena pausa por el coronavirus, en 31 por ciento sus importaciones de petróleo ruso, que paga en renminbis, y disminuyó en 1.6 por ciento las compras de petróleo saudita, que paga en petrodólares.

Cuando la guerra de Ucrania ha cumplido 3 meses la movida china tiene varias lecturas:

1) las energías renovables tendrán que esperar; 2) acumula inventarios porque estima una recuperación del precio; 3) China quiere petróleo real, no barriles de papel; 4) el centro de gravedad geopolítico se aleja cada vez más del petrodólar. Añádase a esto el caso de Irán, a quien China le compra el petróleo utilizando un sofisticado diseño financiero en el que las petroleras chinas crean bancos con el fin exclusivo de firmar convenios con instituciones financieras iraníes a las que les depositan en renminbis. De acuerdo con el portal oilprice.com, la compañía petrolera más grande de China se ha planteado la idea de copiar el modelo mexicano. La lección de lo sucedido no es tener mayor capacidad de almacenamiento sino fortalecer la integración vertical de la industria. Por eso el proyecto Dos Bocas y la rehabilitación de las seis refinerías son ahora más estratégicos que nunca”. Tal vez el petróleo deje de ser negocio a medio plazo pero lo cierto es que la necesidad de su refinación será real hasta dentro de muchas, muchas, décadas y en esas Dos Bocas y Tabasco están, estamos, en lo correcto.

Mientras que contemplamos, entretenidos, las maniobras de control de la sucesión Presidencial y algunos otros distractores puntuales y menores, el desguace del régimen político mexicano parece inevitable. Hay que reconocer que los destripadores han escogido un buen momento. El reptil, que dicen los que saben de eso que pertenece a la orden de los emidosaurios, se va, pero no se ausenta. Como en la copla “se va de palabra pero no de pensamiento”, como el mandamás del PRI, Alito que nos está dejando joyas de las escuchas ilegales y nadie parece escandalizarse más allá de lo que es la costumbre. Conste que sólo le atribuyo la calidad de reptil a los responsables de esta situación de un modo metafórico, ya que nunca deseo ofender a nadie, ni siquiera a los reptiles. Ellos son como los hizo la naturaleza, directísimamente influida por la Historia, que es una maestra sin discípulos. El problema es que da la sensación de que se van para que siga el disparate, pero con un sucesor inesperado, o incómodo, o temible, según quien lo vea. En todo caso el abanderado de la derecha y del centro político es desconocido si es que existe. Y queda muy poco tiempo para construir un candidato/a. MORENA es la única fuerza política que con virtudes y defectos trabaja para el 2024 con ciertas garantías de triunfo.

ANDRES EL HEREDERO

Ahora estamos oyendo hablar de Andrés Manuel López Obrador como el heredero del trono, que tiene la ventaja de no ser el discípulo de nadie, porque él es el único que tiene derecho a pontificar. ¿Cómo es don Andrés? Aparentemente sabemos todo por las redes sociales pero solo sabemos de él que después de 18 años tratando de conquistar la Presidencia de la República y que todos los astros se alinearan para que lo consiguiera, se negó a “ser un florero” como el mismo definió lo que iba a ser su mandato. Y lo ha cumplido. Sabemos que es de ideas fijas, incluso terco, y que es capaz de defenderlas contra viento y marea, pero no es lo único que sabemos. Hace unos meses proclamó en un discurso que va perpetuar los cambios que se están produciendo durante su presidencia. El apasionado AMLO no omitió decirnos quiénes se encargarán de tan delicada tarea, y ya sabemos cuál es la composición de su terna de presidenciables, y va a tener tiempo para aclararlo porque las aguas de la elección bajan cada vez más turbias y apestan a mayor número de personas normales. Nos da en la nariz que esto no va a tener arreglo con el nuevo Presidente/a, sea quien sea. Hay puertas chicas que se agrandan a la salida, del mismo modo que otras se estrechan para que no quepan los sustitutos, a los que no conocía nadie fuera de su despacho. Veremos a ver qué pasa porque la pelota está en el tejado y el tejado es de cristal. Lo único cierto es que AMLO ha dicho que deja la política después de la elección. Tal vez, a estas alturas, en las que ya le conocemos un poco más íntimamente, convendría matizar que piensa dejar la política entendida como la ostentación del poder ya que se está labrando un liderazgo regional en centro y sud américa que no tengo la menor duda de que ejercerá a plenitud en el momento en el que abandone Palacio Nacional. AMLO, legítimamente, quiere transformarse en una especie de oráculo de América Latina y en esa tarea va muy avanzado y como siempre brillante en su visión global. La prueba está en la próxima cumbre de las Américas que, condicionada por el presidente mexicano a que reúna a todos los países de la región, incluyendo Cuba, Venezuela y Nicaragua, para su asistencia en territorio de EEUU ha tenido una respuesta nutrida a su favor. Esta primera medición de liderazgo regional ha sido un éxito y augura más trecho por este camino, aunque se perjudiquen las relaciones con Biden, tan débil y tan ajeno. AMLO dejará la política local, pero se aupará a la historia con el apoyo de una buena parte de los países de la zona.

REFINERIA OLMECA Y LA ECONOMIA GLOBAL

Es el momento de hablar de la economía. Hay que hacerlo.. Por eso aquí, en Tabasco, tenemos que volver la vista a la gran fortuna que tenemos especialmente con el proyecto casi hecho realidad de la refinería Olmeca de Dos Bocas. Precisamente hoy, como nunca, podemos decir que la Refinería es más necesaria en lo que queda del mundo global. En un reciente artículo que resume la opinión de expertos en petróleo se vertían afirmaciones como estas: “Eventualmente llegará el momento de sustituir al petróleo, pero no en el mediano plazo. De acuerdo con la agencia Reuters, este año China disminuyó en 30 por ciento el subsidio a las energías renovables y aumentó, en plena pausa por el coronavirus, en 31 por ciento sus importaciones de petróleo ruso, que paga en renminbis, y disminuyó en 1.6 por ciento las compras de petróleo saudita, que paga en petrodólares.

Cuando la guerra de Ucrania ha cumplido 3 meses la movida china tiene varias lecturas:

1) las energías renovables tendrán que esperar; 2) acumula inventarios porque estima una recuperación del precio; 3) China quiere petróleo real, no barriles de papel; 4) el centro de gravedad geopolítico se aleja cada vez más del petrodólar. Añádase a esto el caso de Irán, a quien China le compra el petróleo utilizando un sofisticado diseño financiero en el que las petroleras chinas crean bancos con el fin exclusivo de firmar convenios con instituciones financieras iraníes a las que les depositan en renminbis. De acuerdo con el portal oilprice.com, la compañía petrolera más grande de China se ha planteado la idea de copiar el modelo mexicano. La lección de lo sucedido no es tener mayor capacidad de almacenamiento sino fortalecer la integración vertical de la industria. Por eso el proyecto Dos Bocas y la rehabilitación de las seis refinerías son ahora más estratégicos que nunca”. Tal vez el petróleo deje de ser negocio a medio plazo pero lo cierto es que la necesidad de su refinación será real hasta dentro de muchas, muchas, décadas y en esas Dos Bocas y Tabasco están, estamos, en lo correcto.