/ viernes 15 de noviembre de 2019

Entorno | PEMEX: entre pasivos y un pasivo

Desde el pasado viernes circuló una versión no confirmada oficialmente sobre una presunta investigación al interior de Petróleos Mexicanos, lo que no es anormal porque al igual que todas las dependencias y organismos del gobierno federal están sometidos a procesos administrativos de auditorías que se realizan con regularidad.

Sin embargo, lo que sí resultó contradictorio con esa versión fue el “presunto” ataque cibernético perpetrado ese fin de semana en contra de los sistemas de PEMEX por el que –los delincuentes de la red- exigían un pago de 5 millones de dólares para liberar los sistemas.

De acuerdo a un comunicado oficial, por esa razón se ordenó apagar todos los equipos de cómputo en el país para evitar una crisis mayor, pese a la medida implementada sí se afectó el sistema de pagos que fue inhabilitado por lo menos en un plazo de 72 horas desde que se detectó el problema, la madrugada del domingo 10 de Noviembre.

Según la versión de PEMEX el ataque solo afectó al 5 por ciento de los equipos de cómputo y aclaró que la producción, abastecimiento y suministro de combustibles, nunca estuvo comprometido porque estos se encuentran blindados.

Independientemente sí afectó o no el ataque cibernético a la información confidencial de la empresa petrolera, lo que realmente preocupa es el grado de vulnerabilidad de PEMEX que repercute en el grado de confianza para la inversión que además influye de manera negativa en el análisis de las distintas calificadoras internacionales.

En un foro reciente de inversionistas del sector energético celebrado en la Ciudad de México se les pidió que definieran -en una sola palabra- lo que piensan de PEMEX y de manera sorpresiva, pese a que existe una nueva administración que se supone haría las cosas distintas, para el sector, no parece así, destacaron frases como: “caos”; “corrupción”; “pasivos”; “retraso”.

Esa concepción –que por supuesto- no debe de generalizarse porque PEMEX es un corporativo en el que trabajan miles de personas que son directamente corresponsables de lo que ocurre y de la forma en como se observa a la empresa al exterior; Octavio Romero Oropeza su director general, tampoco es un experto en el sector, ni en finanzas, ni en nada parecido como para creer de manera ingenua que las cosas cambiarían de la noche a la mañana, menos, en un año bajo su dirección.

Los cercanos al tabasqueño tampoco son expertos en la materia y tan solo en pasivos, por ejemplo, difícilmente esa empresa podrá normalizar los pasivos multimillonarios heredados y que son todo un reto para la actual administración.

Muchos de esos colaboradores andan más metidos en hacer política que en resolver los enormes desafíos de PEMEX.

Lo peor es que –dado el carácter- de Romero Oropeza muchos de sus colaboradores tampoco se atreven y menos tienen el valor para opinar “diferente a él”. Contra esa inercia, nada bueno puede anticiparse.

Algunos que le han ofrecido su ayuda institucional y hasta privada han recibido el desdén de tan importante funcionario.

El tiempo de los tabasqueños, para hacer algo distinto por el país, algunos, lo están desperdiciando y lo peor del caso es que van a arrastrar a muchos y dejarán una impronta adversa y una pesada losa para las nuevas generaciones.


CONTORNO


Y…el invitado especial que no llegó al informe

El gobernador Adán Augusto López Hernández días antes de su informe fue consultado sobre los funcionarios del gobierno federal que asistirían a su informe y ahí declaró que solo había recibido la confirmación de la enviada presidencial, la secretaria de energía, Rocío Nahle y del subsecretario de bienestar, Javier May Rodríguez y confirmó que extendería la invitación al director general de PEMEX, Octavio Romero Oropeza.

Trascendió que Romero Oropeza declinó la invitación porque estaría en Campeche, sin embargo, el mismo día del ataque cibernético y del primer informe de gobierno, estuvo muy cerca, de hecho en Cunduacán, acompañado de seis colaboradores y una funcionaria, degustando cecina y quesos tradicionales de la región…

Un crimen que profundiza la crisis de seguridad

El asesinato de una empresaria ganadera, en un fraccionamiento exclusivo de Villahermosa vuelve a encender los focos de alarma por la inseguridad que no cesa, pese a la inversión y al aumento de patrullas, la estrategia sigue fallando, no hay detenidos y solo especulación lo que resulta una aberración y una ofensa para los familiares de las víctimas.

Pero…a nivel nacional, un extranjero, que no paga impuestos y que fue depuesto en su país, goza de un equipo de élite de protección y seguridad personal que ya quisieran tener muchos mexicanos. ¡Así no!

javiermarinhdez@hotmail.com

Desde el pasado viernes circuló una versión no confirmada oficialmente sobre una presunta investigación al interior de Petróleos Mexicanos, lo que no es anormal porque al igual que todas las dependencias y organismos del gobierno federal están sometidos a procesos administrativos de auditorías que se realizan con regularidad.

Sin embargo, lo que sí resultó contradictorio con esa versión fue el “presunto” ataque cibernético perpetrado ese fin de semana en contra de los sistemas de PEMEX por el que –los delincuentes de la red- exigían un pago de 5 millones de dólares para liberar los sistemas.

De acuerdo a un comunicado oficial, por esa razón se ordenó apagar todos los equipos de cómputo en el país para evitar una crisis mayor, pese a la medida implementada sí se afectó el sistema de pagos que fue inhabilitado por lo menos en un plazo de 72 horas desde que se detectó el problema, la madrugada del domingo 10 de Noviembre.

Según la versión de PEMEX el ataque solo afectó al 5 por ciento de los equipos de cómputo y aclaró que la producción, abastecimiento y suministro de combustibles, nunca estuvo comprometido porque estos se encuentran blindados.

Independientemente sí afectó o no el ataque cibernético a la información confidencial de la empresa petrolera, lo que realmente preocupa es el grado de vulnerabilidad de PEMEX que repercute en el grado de confianza para la inversión que además influye de manera negativa en el análisis de las distintas calificadoras internacionales.

En un foro reciente de inversionistas del sector energético celebrado en la Ciudad de México se les pidió que definieran -en una sola palabra- lo que piensan de PEMEX y de manera sorpresiva, pese a que existe una nueva administración que se supone haría las cosas distintas, para el sector, no parece así, destacaron frases como: “caos”; “corrupción”; “pasivos”; “retraso”.

Esa concepción –que por supuesto- no debe de generalizarse porque PEMEX es un corporativo en el que trabajan miles de personas que son directamente corresponsables de lo que ocurre y de la forma en como se observa a la empresa al exterior; Octavio Romero Oropeza su director general, tampoco es un experto en el sector, ni en finanzas, ni en nada parecido como para creer de manera ingenua que las cosas cambiarían de la noche a la mañana, menos, en un año bajo su dirección.

Los cercanos al tabasqueño tampoco son expertos en la materia y tan solo en pasivos, por ejemplo, difícilmente esa empresa podrá normalizar los pasivos multimillonarios heredados y que son todo un reto para la actual administración.

Muchos de esos colaboradores andan más metidos en hacer política que en resolver los enormes desafíos de PEMEX.

Lo peor es que –dado el carácter- de Romero Oropeza muchos de sus colaboradores tampoco se atreven y menos tienen el valor para opinar “diferente a él”. Contra esa inercia, nada bueno puede anticiparse.

Algunos que le han ofrecido su ayuda institucional y hasta privada han recibido el desdén de tan importante funcionario.

El tiempo de los tabasqueños, para hacer algo distinto por el país, algunos, lo están desperdiciando y lo peor del caso es que van a arrastrar a muchos y dejarán una impronta adversa y una pesada losa para las nuevas generaciones.


CONTORNO


Y…el invitado especial que no llegó al informe

El gobernador Adán Augusto López Hernández días antes de su informe fue consultado sobre los funcionarios del gobierno federal que asistirían a su informe y ahí declaró que solo había recibido la confirmación de la enviada presidencial, la secretaria de energía, Rocío Nahle y del subsecretario de bienestar, Javier May Rodríguez y confirmó que extendería la invitación al director general de PEMEX, Octavio Romero Oropeza.

Trascendió que Romero Oropeza declinó la invitación porque estaría en Campeche, sin embargo, el mismo día del ataque cibernético y del primer informe de gobierno, estuvo muy cerca, de hecho en Cunduacán, acompañado de seis colaboradores y una funcionaria, degustando cecina y quesos tradicionales de la región…

Un crimen que profundiza la crisis de seguridad

El asesinato de una empresaria ganadera, en un fraccionamiento exclusivo de Villahermosa vuelve a encender los focos de alarma por la inseguridad que no cesa, pese a la inversión y al aumento de patrullas, la estrategia sigue fallando, no hay detenidos y solo especulación lo que resulta una aberración y una ofensa para los familiares de las víctimas.

Pero…a nivel nacional, un extranjero, que no paga impuestos y que fue depuesto en su país, goza de un equipo de élite de protección y seguridad personal que ya quisieran tener muchos mexicanos. ¡Así no!

javiermarinhdez@hotmail.com

viernes 13 de diciembre de 2019

Entorno | El “temible” Hernán

lunes 09 de diciembre de 2019

Entorno | La derrama económica

viernes 06 de diciembre de 2019

Entorno | CFE deuda y resistencia

lunes 02 de diciembre de 2019

Entorno | Y… ¿estamos mejor?

viernes 22 de noviembre de 2019

Entorno | El secretario de ¿10?

viernes 15 de noviembre de 2019

Entorno | PEMEX: entre pasivos y un pasivo

lunes 11 de noviembre de 2019

Entorno | ¿Qué ha hecho?

viernes 08 de noviembre de 2019

Entorno | El circo: cuentas y cuentos

Cargar Más