/ sábado 4 de julio de 2020

Democracia virtual | ¿Cómo han pasado dos años?

Cada día que pasa está más en duda que el gobierno de la 4T logre los objetivos planteados en campaña hace dos años, aunque el presidente Andrés Manuel López tenga otros datos y asegure que está a punto de cumplir el cien por ciento de los mismos.

En materia económica dijo en campaña que no era posible que los gobiernos neoliberales tuvieran en México un crecimiento del 2%, y por lo tanto, él fomentaría mayor producción, más trabajo, más crecimiento y más bienestar para lograr un incremento de cuatro puntos; pero, desafortunadamente, el desarrollo no ha llegado y las cifras revelan que al cierre de su segundo año de (des) gobierno la realidad será de menos 8% en materia económica. Es decir, 10 puntos menos que cuando gobernaban los malos, rateros, corruptos y criminales.

López Obrador dijo, en 2018, que está demostrado que en los países donde no hay corrupción no hay pobreza, porque la corrupción es la causa principal de la desigualdad social y económica en el país, razón por la cual él iba a acabar con esas prácticas e invertiría lo ahorrado en desarrollo, creación de empleos y programas de bienestar ¿Cómo se puede explicar entonces que en vez de desarrollo haya empobrecimiento, en vez de empleos haya desocupación y los programas de bienestar más bien causen malestar por ser semejantes a la compra legal del voto ciudadano?

Será posible que en vez de combatir la corrupción en este gobierno se fomente con mayor intensidad, porque de acuerdo a la tesis andresmanuelista las cosas están al revés. Si la Corrupción fomenta la pobreza, genera desempleo y esté a su vez es caldo de cultivo para aumentar la delincuencia ¿Entonces de qué habla el presidente de México?

Ofreció acabar con la impunidad y hasta este momento ninguno de los presuntos corruptos de gobiernos anteriores están en la cárcel, mucho menos han devuelto lo supuestamente robado. Ahí andan Carlos Salinas de Gortari (PRI), Ernesto Zedillo (PRI), Vicente Fox (PAN), Felipe Calderón (PAN) y enrique Peña Nieto (PRI) muy despreocupados, y ya se cumplieron dos años de la lección del 1 de julio de 2018.

Es más, en materia de crimen organizado no solo han incrementado las masacres y el número de muertos por violencia sino que el mismo presidente de México asumió la responsabilidad de dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán,” El Chapo”, y no hay manera de que pueda encarcelar a José Antonio Yépez, “El Marro”, quien “le cantó la bronca” desde el principio de su gobierno por combatir el robo de gasolina en Guanajuato.

No quisiéramos pensar que lo peor del PRIAN continúa en el poder y que a raíz de ello el país vive los problemas actuales, pero por mencionar algunos nombres: Ricardo Monreal, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma, Alfonso Durazo (PRI y PAN), Napoleón Gómez Urrutia, Ana Guevara, Olga Sánchez Cordero, Rocío Nahle, el candidato anticipado para el 2024, Marcelo Ebrard; Layda Sansores, Fernández Noroña, Dolores Padierna, Martí Batres, Claudia Sheinbaum, Yeidckol Polevnsky, el empresario Alfonso Romo, entre muchos más, estuvieron en el PRI, PAN y PRD y ahora son honestísimos integrantes del gobierno de Morena. A lo mejor eso le dificulta a Andrés Manuel combatir la corrupción.

Sassón

Nadie piense que Evaristo Hernández Cruz, alcalde de Centro, pretende cobrar en 600 mil pesos un termómetro infrarrojo que, carísimo, llega a valer 2 mil 500 pesos; no, lo que pasa es que se equivocó en un discurso y no le pasaron bien el dato. Él sería incapaz de tal fechoría, como también sería incapaz de distribuir agua entubada pestilente y lodosa, además de suspender el servicio hasta por varios días en colonias y fraccionamientos, para justificar la privatización del servicio, asociarse con empresarios “cuatroteistas” acostumbrados a hacer ese tipo de negocios en todo el país y ganarse algunos millones de pesos. No sean malpensados, estimados y fieles cinco lectores.

Cada día que pasa está más en duda que el gobierno de la 4T logre los objetivos planteados en campaña hace dos años, aunque el presidente Andrés Manuel López tenga otros datos y asegure que está a punto de cumplir el cien por ciento de los mismos.

En materia económica dijo en campaña que no era posible que los gobiernos neoliberales tuvieran en México un crecimiento del 2%, y por lo tanto, él fomentaría mayor producción, más trabajo, más crecimiento y más bienestar para lograr un incremento de cuatro puntos; pero, desafortunadamente, el desarrollo no ha llegado y las cifras revelan que al cierre de su segundo año de (des) gobierno la realidad será de menos 8% en materia económica. Es decir, 10 puntos menos que cuando gobernaban los malos, rateros, corruptos y criminales.

López Obrador dijo, en 2018, que está demostrado que en los países donde no hay corrupción no hay pobreza, porque la corrupción es la causa principal de la desigualdad social y económica en el país, razón por la cual él iba a acabar con esas prácticas e invertiría lo ahorrado en desarrollo, creación de empleos y programas de bienestar ¿Cómo se puede explicar entonces que en vez de desarrollo haya empobrecimiento, en vez de empleos haya desocupación y los programas de bienestar más bien causen malestar por ser semejantes a la compra legal del voto ciudadano?

Será posible que en vez de combatir la corrupción en este gobierno se fomente con mayor intensidad, porque de acuerdo a la tesis andresmanuelista las cosas están al revés. Si la Corrupción fomenta la pobreza, genera desempleo y esté a su vez es caldo de cultivo para aumentar la delincuencia ¿Entonces de qué habla el presidente de México?

Ofreció acabar con la impunidad y hasta este momento ninguno de los presuntos corruptos de gobiernos anteriores están en la cárcel, mucho menos han devuelto lo supuestamente robado. Ahí andan Carlos Salinas de Gortari (PRI), Ernesto Zedillo (PRI), Vicente Fox (PAN), Felipe Calderón (PAN) y enrique Peña Nieto (PRI) muy despreocupados, y ya se cumplieron dos años de la lección del 1 de julio de 2018.

Es más, en materia de crimen organizado no solo han incrementado las masacres y el número de muertos por violencia sino que el mismo presidente de México asumió la responsabilidad de dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán,” El Chapo”, y no hay manera de que pueda encarcelar a José Antonio Yépez, “El Marro”, quien “le cantó la bronca” desde el principio de su gobierno por combatir el robo de gasolina en Guanajuato.

No quisiéramos pensar que lo peor del PRIAN continúa en el poder y que a raíz de ello el país vive los problemas actuales, pero por mencionar algunos nombres: Ricardo Monreal, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma, Alfonso Durazo (PRI y PAN), Napoleón Gómez Urrutia, Ana Guevara, Olga Sánchez Cordero, Rocío Nahle, el candidato anticipado para el 2024, Marcelo Ebrard; Layda Sansores, Fernández Noroña, Dolores Padierna, Martí Batres, Claudia Sheinbaum, Yeidckol Polevnsky, el empresario Alfonso Romo, entre muchos más, estuvieron en el PRI, PAN y PRD y ahora son honestísimos integrantes del gobierno de Morena. A lo mejor eso le dificulta a Andrés Manuel combatir la corrupción.

Sassón

Nadie piense que Evaristo Hernández Cruz, alcalde de Centro, pretende cobrar en 600 mil pesos un termómetro infrarrojo que, carísimo, llega a valer 2 mil 500 pesos; no, lo que pasa es que se equivocó en un discurso y no le pasaron bien el dato. Él sería incapaz de tal fechoría, como también sería incapaz de distribuir agua entubada pestilente y lodosa, además de suspender el servicio hasta por varios días en colonias y fraccionamientos, para justificar la privatización del servicio, asociarse con empresarios “cuatroteistas” acostumbrados a hacer ese tipo de negocios en todo el país y ganarse algunos millones de pesos. No sean malpensados, estimados y fieles cinco lectores.