/ viernes 21 de junio de 2019

¿Con el permiso de quién hace campaña, químico Granier?

El exgobernador Andrés Granier Melo anda en abierta campaña para reivindicarse y, al mismo tiempo, desquitarse de su antecesor Arturo Núñez Jiménez. Para ello realiza reuniones y acude a noticieros a decir “su verdad”.

El ex mandatario, sin embargo, está cayendo en imprecisiones:

1) Cuando dice que ya fue absuelto y es inocente, no menciona que fue el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) el que determinó que no había delitos qué perseguir en el expediente radicado en la misma institución, pero en el sexenio pasado.

Sobra decir que su declaratoria de inocencia se dio poco después de ser nombrado magistrado quien fuera procurador en el último año de su gestión, Gregorio Romero Tequextle, quien es padre de uno de sus abogados defensores, Miguel Romero.

2) Granier asegura que su hijo Fabián Granier Calles no se involucró en su gobierno y que solo lo ayudó en las gestiones que a él no le daban tiempo de atender.

Esa es una gran mentira: Fabián operó la candidatura de Luis Felipe Graham Zapata y gracias a él se vetó a Humberto Mayans Canabal.

De tal suerte que su descendiente sí fue un factor de poder en su administración, y dispuso de recursos para crear una estructura paralela a la del PRI.

El accionar de Fabián fue calificado de “intereses mezquinos” por Mayans Canabal, a quien en la ´quinta Grijalva’ su sobrino Granier Calles le dijo que él era partidario de la causa de Luis Felipe.

3) La crisis de fin de año del sector salud fue real. Está probado que la falta de medicamentos se dio en varios hospitales, y no como dijo el químico en la radio: que Núñez le “sembró” la escasez en algunas clínicas, a donde llevaron a la subsecretaria de Salud federal con el avieso fin de que diera fe de la problemática.

La falta de insumos en clínicas y hospitales públicos llevó a la sociedad a organizarse para donar lo más urgente, sobre todo en el Hospital del Niño, en donde faltaban hasta pañales.

4) Con Granier no hubo administración pública. Su compadre Amilcar Salas, sin pertenecer a la estructura de gobierno, fue el verdadero secretario de Finanzas durante los seis años.

En una entrevista de radio que dio hace poco, su interlocutor le dijo en su cara que a él le constaba que dicho personaje era el poder tras el trono en la Secretaría ubicada en Paseo de la Sierra.

El químico, claro, lo negó, como también rechazó el secreto a voces de que su hijo Fabián era una suerte de vicegobernador con un presupuesto extramuros.

El químico gobernó con sus amigos. Los 100 millones de pesos en cajas de huevo que le encontraron en una casa a su secretario formal de finanzas, José Sáiz Pineda, es la muestra de que se le metió el diente al erario.

5) Acaso la única verdad que ha dicho el exmandatario sea que la administración de Arturo Núñez fue “desastrosa”.

De alguna manera, que Núñez haya dejado en peores condiciones al estado y que su esposa Martha Lilia López Aguilera se haya entrometido más que Fabián (la señora de Núñez manejaba directamente Finanzas a través de su primo Amet Ramos Traconis, presuntamente fallecido hace unos meses), “reivindica” en algo al químico.

Hace poco que le preguntaron sobre las actividades de Granier, el mandatario Adán Augusto López Hernández señaló que a finales de su mandato hubo serios problemas financieros en el estado.

Más aun, soltó que muchos hicieron lo que quisieron con el presupuesto de Tabasco, lo cual iba dirigido para el popular exalcalde de Centro.

En términos estrictos Granier ha pasado a la historia como “uno de los dos ‘más malos’ gobernadores de Tabasco”. El otro es Arturo Núñez.

Muchos creen que Núñez ha sido lo peor que le ha pasado al Edén, pero esta definición también alcanza a Granier.

A todo esto, ¿con permiso de quién el químico se mueve por el estado?

El exgobernador Andrés Granier Melo anda en abierta campaña para reivindicarse y, al mismo tiempo, desquitarse de su antecesor Arturo Núñez Jiménez. Para ello realiza reuniones y acude a noticieros a decir “su verdad”.

El ex mandatario, sin embargo, está cayendo en imprecisiones:

1) Cuando dice que ya fue absuelto y es inocente, no menciona que fue el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) el que determinó que no había delitos qué perseguir en el expediente radicado en la misma institución, pero en el sexenio pasado.

Sobra decir que su declaratoria de inocencia se dio poco después de ser nombrado magistrado quien fuera procurador en el último año de su gestión, Gregorio Romero Tequextle, quien es padre de uno de sus abogados defensores, Miguel Romero.

2) Granier asegura que su hijo Fabián Granier Calles no se involucró en su gobierno y que solo lo ayudó en las gestiones que a él no le daban tiempo de atender.

Esa es una gran mentira: Fabián operó la candidatura de Luis Felipe Graham Zapata y gracias a él se vetó a Humberto Mayans Canabal.

De tal suerte que su descendiente sí fue un factor de poder en su administración, y dispuso de recursos para crear una estructura paralela a la del PRI.

El accionar de Fabián fue calificado de “intereses mezquinos” por Mayans Canabal, a quien en la ´quinta Grijalva’ su sobrino Granier Calles le dijo que él era partidario de la causa de Luis Felipe.

3) La crisis de fin de año del sector salud fue real. Está probado que la falta de medicamentos se dio en varios hospitales, y no como dijo el químico en la radio: que Núñez le “sembró” la escasez en algunas clínicas, a donde llevaron a la subsecretaria de Salud federal con el avieso fin de que diera fe de la problemática.

La falta de insumos en clínicas y hospitales públicos llevó a la sociedad a organizarse para donar lo más urgente, sobre todo en el Hospital del Niño, en donde faltaban hasta pañales.

4) Con Granier no hubo administración pública. Su compadre Amilcar Salas, sin pertenecer a la estructura de gobierno, fue el verdadero secretario de Finanzas durante los seis años.

En una entrevista de radio que dio hace poco, su interlocutor le dijo en su cara que a él le constaba que dicho personaje era el poder tras el trono en la Secretaría ubicada en Paseo de la Sierra.

El químico, claro, lo negó, como también rechazó el secreto a voces de que su hijo Fabián era una suerte de vicegobernador con un presupuesto extramuros.

El químico gobernó con sus amigos. Los 100 millones de pesos en cajas de huevo que le encontraron en una casa a su secretario formal de finanzas, José Sáiz Pineda, es la muestra de que se le metió el diente al erario.

5) Acaso la única verdad que ha dicho el exmandatario sea que la administración de Arturo Núñez fue “desastrosa”.

De alguna manera, que Núñez haya dejado en peores condiciones al estado y que su esposa Martha Lilia López Aguilera se haya entrometido más que Fabián (la señora de Núñez manejaba directamente Finanzas a través de su primo Amet Ramos Traconis, presuntamente fallecido hace unos meses), “reivindica” en algo al químico.

Hace poco que le preguntaron sobre las actividades de Granier, el mandatario Adán Augusto López Hernández señaló que a finales de su mandato hubo serios problemas financieros en el estado.

Más aun, soltó que muchos hicieron lo que quisieron con el presupuesto de Tabasco, lo cual iba dirigido para el popular exalcalde de Centro.

En términos estrictos Granier ha pasado a la historia como “uno de los dos ‘más malos’ gobernadores de Tabasco”. El otro es Arturo Núñez.

Muchos creen que Núñez ha sido lo peor que le ha pasado al Edén, pero esta definición también alcanza a Granier.

A todo esto, ¿con permiso de quién el químico se mueve por el estado?

miércoles 17 de julio de 2019

Tabasco: Núñez no se ha salvado…

miércoles 10 de julio de 2019

Tabasqueños van por Núñez a España

miércoles 03 de julio de 2019

Núñez ya despacha en España

martes 02 de julio de 2019

La Majahua: reto al Estado

lunes 01 de julio de 2019

¿Funciona “propaganda negra”?

miércoles 26 de junio de 2019

Las razones de ‘Amlito’

Cargar Más