/ viernes 7 de junio de 2024

Carta Abierta | La otra cara de la mayoría morenista en el Congreso federal

El reciente triunfo de Claudia Sheinbaum y la posibilidad de que Morena alcance una mayoría calificada en el Congreso han generado una notable reacción en los mercados financieros. Este nerviosismo no es infundado, ya que las implicaciones de una mayoría calificada podrían transformar el paisaje económico y político de México de maneras significativas.

El tipo de cambio ha mostrado signos claros de estrés ante la posibilidad de cambios legislativos profundos. La cotización del peso frente al dólar ha repuntado, alcanzando los 18 pesos por dólar. Este movimiento representa una depreciación de 2.87% respecto al cierre del miércoles anterior, según datos de Bloomberg.

En los bancos, el dólar se vende en 18.41 pesos, reflejando un aumento del 2.39%. Estos indicadores reflejan el temor de los inversionistas a una inestabilidad económica y a posibles reformas que podrían impactar la confianza en el mercado mexicano.

El nerviosismo del mercado se centra en la posibilidad de que el presidente López Obrador, con el respaldo de una mayoría calificada, impulse reformas constitucionales. De particular preocupación son las reformas del poder judicial, el INE y el INAI. Estas reformas son vistas por los inversionistas como una amenaza al equilibrio de poderes, dado que el poder judicial actúa como un contrapeso fundamental al poder ejecutivo.

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Grupo Financiero Base, destacó que la incertidumbre sobre las reformas ha aumentado la presión sobre el peso mexicano. Los mercados temen que cambios estructurales en el poder judicial puedan desestabilizar el marco institucional del país, afectando negativamente la percepción de estabilidad y predictibilidad que los inversionistas buscan.

Otro aspecto crítico es el impacto potencial en la calificación crediticia de México. Moody’s, una de las principales agencias calificadoras, ha indicado que revisará la calificación de la deuda soberana de México tras la publicación del Paquete Económico 2025.

Si bien la posibilidad de implementar reformas estructurales puede ser vista positivamente en términos de capacidad de gobernabilidad, también presenta riesgos para la estabilidad económica y financiera, si lo que AMLO busca es, como acusa la oposición, concentrar el poder presidencial.

: LA RÚBRICA

El recuento de votos del INE revela que Sheinbaum obtuvo 35 millones 923 mil 996 votos, que representan el 59.75% de la votación. Superó a su principal contrincante, Xóchitl Gálvez, de la coalición PRI, PAN y PRD, por un margen de 32.3 puntos porcentuales. Gálvez obtuvo 16 millones 502 mil 444 votos (27.45%), mientras que Jorge Álvarez Máynez se posicionó en tercer lugar con 6 millones 204 mil 516 votos (10.32%). La participación ciudadana fue notable, con 60 millones 114 mil 183 votantes, equivalentes al 61.04% de la lista nominal. A pesar de las teorías conspirativas difundidas por algunos sectores de la oposición, los resultados de las elecciones muestran claramente que no hubo fraude. El INE, en su labor de garantizar la transparencia y legalidad del proceso, recontó 116 mil 397 paquetes electorales, equivalentes al 68.16%, y cotejó los datos de los restantes 54 mil 224 paquetes (31.75%). Este riguroso proceso de verificación es un testimonio del robusto sistema electoral mexicano y su capacidad para llevar a cabo elecciones limpias y justas. La contundente victoria de Sheinbaum no solo refleja un apoyo mayoritario a su candidatura, sino también un mandato claro de todas las capas sociales para su agenda política. Este respaldo masivo es un llamado a la oposición para reconocer la legitimidad del proceso electoral y el mandato popular otorgado a Sheinbaum. Para una parte de la oposición, los resultados de esta elección representan un golpe de realidad. En lugar de persistir en la negación, es crucial que estos actores políticos realicen una introspección y se enfoquen en entender las razones detrás del apoyo masivo a Sheinbaum.

El reciente triunfo de Claudia Sheinbaum y la posibilidad de que Morena alcance una mayoría calificada en el Congreso han generado una notable reacción en los mercados financieros. Este nerviosismo no es infundado, ya que las implicaciones de una mayoría calificada podrían transformar el paisaje económico y político de México de maneras significativas.

El tipo de cambio ha mostrado signos claros de estrés ante la posibilidad de cambios legislativos profundos. La cotización del peso frente al dólar ha repuntado, alcanzando los 18 pesos por dólar. Este movimiento representa una depreciación de 2.87% respecto al cierre del miércoles anterior, según datos de Bloomberg.

En los bancos, el dólar se vende en 18.41 pesos, reflejando un aumento del 2.39%. Estos indicadores reflejan el temor de los inversionistas a una inestabilidad económica y a posibles reformas que podrían impactar la confianza en el mercado mexicano.

El nerviosismo del mercado se centra en la posibilidad de que el presidente López Obrador, con el respaldo de una mayoría calificada, impulse reformas constitucionales. De particular preocupación son las reformas del poder judicial, el INE y el INAI. Estas reformas son vistas por los inversionistas como una amenaza al equilibrio de poderes, dado que el poder judicial actúa como un contrapeso fundamental al poder ejecutivo.

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Grupo Financiero Base, destacó que la incertidumbre sobre las reformas ha aumentado la presión sobre el peso mexicano. Los mercados temen que cambios estructurales en el poder judicial puedan desestabilizar el marco institucional del país, afectando negativamente la percepción de estabilidad y predictibilidad que los inversionistas buscan.

Otro aspecto crítico es el impacto potencial en la calificación crediticia de México. Moody’s, una de las principales agencias calificadoras, ha indicado que revisará la calificación de la deuda soberana de México tras la publicación del Paquete Económico 2025.

Si bien la posibilidad de implementar reformas estructurales puede ser vista positivamente en términos de capacidad de gobernabilidad, también presenta riesgos para la estabilidad económica y financiera, si lo que AMLO busca es, como acusa la oposición, concentrar el poder presidencial.

: LA RÚBRICA

El recuento de votos del INE revela que Sheinbaum obtuvo 35 millones 923 mil 996 votos, que representan el 59.75% de la votación. Superó a su principal contrincante, Xóchitl Gálvez, de la coalición PRI, PAN y PRD, por un margen de 32.3 puntos porcentuales. Gálvez obtuvo 16 millones 502 mil 444 votos (27.45%), mientras que Jorge Álvarez Máynez se posicionó en tercer lugar con 6 millones 204 mil 516 votos (10.32%). La participación ciudadana fue notable, con 60 millones 114 mil 183 votantes, equivalentes al 61.04% de la lista nominal. A pesar de las teorías conspirativas difundidas por algunos sectores de la oposición, los resultados de las elecciones muestran claramente que no hubo fraude. El INE, en su labor de garantizar la transparencia y legalidad del proceso, recontó 116 mil 397 paquetes electorales, equivalentes al 68.16%, y cotejó los datos de los restantes 54 mil 224 paquetes (31.75%). Este riguroso proceso de verificación es un testimonio del robusto sistema electoral mexicano y su capacidad para llevar a cabo elecciones limpias y justas. La contundente victoria de Sheinbaum no solo refleja un apoyo mayoritario a su candidatura, sino también un mandato claro de todas las capas sociales para su agenda política. Este respaldo masivo es un llamado a la oposición para reconocer la legitimidad del proceso electoral y el mandato popular otorgado a Sheinbaum. Para una parte de la oposición, los resultados de esta elección representan un golpe de realidad. En lugar de persistir en la negación, es crucial que estos actores políticos realicen una introspección y se enfoquen en entender las razones detrás del apoyo masivo a Sheinbaum.