/ martes 15 de septiembre de 2020

Asesor Jurídico | Ley contra alimentos chatarra

Es polémica la denominada “ley contra alimentos chatarra” que prohíbe la venta de bebidas y alimentos con alto valor calórico a niños y adolescentes, aprobada en el Congreso de Tabasco.

Las reformas a la Ley de Salud del Estado de Tabasco, por las que se restringe la venta, distribución, donación, dádiva y suministro de “alimentos chatarra” a menores de edad, tiene graves vacíos legales y notorios rasgos de inconstitucionalidad.

En primer lugar, las políticas públicas en materia de salud son del ámbito federal. Además, restringe el derecho al libre comercio, afectando la competencia económica –reconocidos en la Constitución-, así como el principio de libertad individual.

Por si fuese poco, los Congresos locales no pueden legislar en materia de comercio. Es a través del Congreso de la Unión, por lo que seguramente habrá amparos, además de la acción de inconstitucionalidad como vía legal de defensa, en contra de esta reforma en la entidad.

La iniciativa que mandó el Poder Ejecutivo y aprobó el Congreso local, no es exclusivamente para atender o combatir los altos índices en padecimientos como obesidad o diabetes en el estado, ya que autoriza a los ayuntamientos -mediante adiciones a la Ley de Hacienda Municipal del Estado de Tabasco-, incrementar 25 por ciento, la tarifa para el pago de los derechos de cualquier tipo de publicidad que promueva bebidas y alimentos con alto valor calórico.

Además, estas reformas y adiciones tienen serios inconvenientes en su implementación. Hasta el momento, ni la Secretaría de Salud ni la Secretaría para el Desarrollo Económico y la Competitividad, han emitido la lista de bebidas y alimentos con alto valor calórico que son prohibidos.

Si bien es cierto, en México uno de cada tres niños y siete de cada diez adultos tienen sobrepeso, las personas no van a cambiar sus hábitos de consumo y alimentación con medidas restrictivas, hay que apostarle a la educación. En este momento, en que padecemos una crisis económica, pérdidas de empleo y poco consumo, lo que menos deberíamos hacer es restringir el comercio, ya que la prohibición no resolverá el problema de peso y obesidad.

Recordemos que, a más de siete años de las reformas a la Ley General de Educación, que restringe la venta de “alimentos chatarra” en centros educativos, se incrementó la tasa de niñas, niños y adolescentes con problemas de obesidad y sobrepeso en México. Lo que demuestra que la ingesta de “alimentos chatarra” es favorecida por ser más económica y barata en un país con 52.4 millones de pobres, por lo que la prohibición no es la panacea a esta problemática.

Sin lugar a duda, la obesidad y el sobrepeso en México son un grave problema de salud pública. Tabasco ocupa el cuarto lugar nacional entre las entidades del país que concentra población infantil con adiposidad.

Estamos obligados a poner en la agenda en materia de salud la prevención y combate de estos padecimientos que afectan a más del 70 por ciento de la población. Pero es necesario atender la compleja estructura social, con acciones preventivas y medidas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas y eliminar la mal nutrición, pues en México es más barato comer comida chatarra que sana.

Email: memo.arias.tabasco@gmail.com

Twitter: @memo_arias



Escucha sobre el maíz mexicano en nuestro podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Es polémica la denominada “ley contra alimentos chatarra” que prohíbe la venta de bebidas y alimentos con alto valor calórico a niños y adolescentes, aprobada en el Congreso de Tabasco.

Las reformas a la Ley de Salud del Estado de Tabasco, por las que se restringe la venta, distribución, donación, dádiva y suministro de “alimentos chatarra” a menores de edad, tiene graves vacíos legales y notorios rasgos de inconstitucionalidad.

En primer lugar, las políticas públicas en materia de salud son del ámbito federal. Además, restringe el derecho al libre comercio, afectando la competencia económica –reconocidos en la Constitución-, así como el principio de libertad individual.

Por si fuese poco, los Congresos locales no pueden legislar en materia de comercio. Es a través del Congreso de la Unión, por lo que seguramente habrá amparos, además de la acción de inconstitucionalidad como vía legal de defensa, en contra de esta reforma en la entidad.

La iniciativa que mandó el Poder Ejecutivo y aprobó el Congreso local, no es exclusivamente para atender o combatir los altos índices en padecimientos como obesidad o diabetes en el estado, ya que autoriza a los ayuntamientos -mediante adiciones a la Ley de Hacienda Municipal del Estado de Tabasco-, incrementar 25 por ciento, la tarifa para el pago de los derechos de cualquier tipo de publicidad que promueva bebidas y alimentos con alto valor calórico.

Además, estas reformas y adiciones tienen serios inconvenientes en su implementación. Hasta el momento, ni la Secretaría de Salud ni la Secretaría para el Desarrollo Económico y la Competitividad, han emitido la lista de bebidas y alimentos con alto valor calórico que son prohibidos.

Si bien es cierto, en México uno de cada tres niños y siete de cada diez adultos tienen sobrepeso, las personas no van a cambiar sus hábitos de consumo y alimentación con medidas restrictivas, hay que apostarle a la educación. En este momento, en que padecemos una crisis económica, pérdidas de empleo y poco consumo, lo que menos deberíamos hacer es restringir el comercio, ya que la prohibición no resolverá el problema de peso y obesidad.

Recordemos que, a más de siete años de las reformas a la Ley General de Educación, que restringe la venta de “alimentos chatarra” en centros educativos, se incrementó la tasa de niñas, niños y adolescentes con problemas de obesidad y sobrepeso en México. Lo que demuestra que la ingesta de “alimentos chatarra” es favorecida por ser más económica y barata en un país con 52.4 millones de pobres, por lo que la prohibición no es la panacea a esta problemática.

Sin lugar a duda, la obesidad y el sobrepeso en México son un grave problema de salud pública. Tabasco ocupa el cuarto lugar nacional entre las entidades del país que concentra población infantil con adiposidad.

Estamos obligados a poner en la agenda en materia de salud la prevención y combate de estos padecimientos que afectan a más del 70 por ciento de la población. Pero es necesario atender la compleja estructura social, con acciones preventivas y medidas que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas y eliminar la mal nutrición, pues en México es más barato comer comida chatarra que sana.

Email: memo.arias.tabasco@gmail.com

Twitter: @memo_arias



Escucha sobre el maíz mexicano en nuestro podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

ÚLTIMASCOLUMNAS