/ miércoles 10 de julio de 2019

¿Alza a cambio de qué?

Ya se esperaba el incremento a las tarifas del transporte público. Positivo que no sea de la magnitud tal como la había planteado el nuñismo. El aumento va de un peso en combis y cinco pesos en taxis. Los costos se pueden ver en el Periódico Oficial del Estado vía internet.

Existe una Ley de Transporte y un reglamento, pero en la práctica dista mucho su cumplimiento. Al menos así lo perciben los usuarios de cualquiera de las modalidades.

Falta que una autoridad, que en este caso debe ser la Secretaría de Movilidad, salga a puntualizar cuáles son los compromisos por parte de los concesionarios y la regulación obligada de la autoridad, para cumplir el cuarto inciso del artículo dos de la Ley respectiva:

“Garantizar que los servicios de transporte público se presten bajo los principios de: puntualidad, higiene, orden, uniformidad, continuidad, adaptabilidad, permanencia, oportunidad, eficacia, eficiencia y sustentabilidad”.

Se requiere saber, para tranquilidad de los usuarios, si todas las unidades cuentan con las pólizas de seguro para el viajero; si los conductores están capacitados no solo para conducir bajo un ambiente de calor infernal y en la complicada vialidad de Villahermosa, sino pasaron los exámenes antidoping –si los hay-, así como del trato hacia los pasajeros.

De cómo se encuentran las condiciones del parque vehicular de transporte público, taxis, sobre todo en los amarillos y radio taxis, muchos en mal estado y sin aire acondicionado –sea porque no funciona o no le da la gana al conductor encenderlo-; de las combis, transbús y transmetropolitano.

La ley en el tema de los modelos es laxa. En los autobuses, puede ponerse a rodar uno que no rebase los 10 años de antigüedad; es decir, un modelo 2009 para efectos actuales y no podrá estar en operación por más de 15 años. Con ese ejemplo, puede andar rodando hasta el año 2034.

Las tipo van el año modelo no podrá rebasar los 8 años de antigüedad, ni estar en operación en el servicio público por más de 6 años; en los taxis el año modelo no podrá rebasar los 6 años de antigüedad, ni estar en operación en el servicio público por más de 6 años; en el caso de taxi plus o de lujo no pueden rebasar los tres años de antigüedad.

Las tarifas que entrarán en vigor, se espera ocurra el sábado, volverán a revisarse en el mes de octubre de 2020. Desde luego el costo creciente de combustibles e insumos obligan a estos incrementos, pero se necesita saber de manera puntual cuál será el beneficio para el usuario por pagar más y no solo sea para tener contentos a los transportistas.

HOJAS SUELTAS…

Interesante se antoja la iniciativa enviada por el gobernador, Adán Augusto López Hernández, al Congreso del Estado para meter en cintura la proliferación de motocicletas. No solo en el marco de la estrategia contra la inseguridad al ser uno de los vehículos, por su grado de movilidad, en los que escapan muchos ladrones. También la prevención en accidentes es un fuerte motivo, pues de acuerdo a estadísticas hacia finales del pasado sexenio, Tabasco encabezaba en el país el mayor número de accidentes en motocicleta, lo cual genera un alto costo en atención de salud, además de fallecimientos y lesiones con secuelas. Ante el incremento de servicios a domicilio de cualquier cantidad de alimentos o artículos, la venta de motos se ha disparado y con ello el incremento del riesgo.+++En la contienda por el PRI nacional, entre los jóvenes priistas de todo el país el apoyo hacia Alejandro Moreno Cárdenas es una de sus bases sólidas para la elección interna, como se mostró en un encuentro de juventudes en Sinaloa, mientras a Ivonne Ortega no le fue nada bien.

Ya se esperaba el incremento a las tarifas del transporte público. Positivo que no sea de la magnitud tal como la había planteado el nuñismo. El aumento va de un peso en combis y cinco pesos en taxis. Los costos se pueden ver en el Periódico Oficial del Estado vía internet.

Existe una Ley de Transporte y un reglamento, pero en la práctica dista mucho su cumplimiento. Al menos así lo perciben los usuarios de cualquiera de las modalidades.

Falta que una autoridad, que en este caso debe ser la Secretaría de Movilidad, salga a puntualizar cuáles son los compromisos por parte de los concesionarios y la regulación obligada de la autoridad, para cumplir el cuarto inciso del artículo dos de la Ley respectiva:

“Garantizar que los servicios de transporte público se presten bajo los principios de: puntualidad, higiene, orden, uniformidad, continuidad, adaptabilidad, permanencia, oportunidad, eficacia, eficiencia y sustentabilidad”.

Se requiere saber, para tranquilidad de los usuarios, si todas las unidades cuentan con las pólizas de seguro para el viajero; si los conductores están capacitados no solo para conducir bajo un ambiente de calor infernal y en la complicada vialidad de Villahermosa, sino pasaron los exámenes antidoping –si los hay-, así como del trato hacia los pasajeros.

De cómo se encuentran las condiciones del parque vehicular de transporte público, taxis, sobre todo en los amarillos y radio taxis, muchos en mal estado y sin aire acondicionado –sea porque no funciona o no le da la gana al conductor encenderlo-; de las combis, transbús y transmetropolitano.

La ley en el tema de los modelos es laxa. En los autobuses, puede ponerse a rodar uno que no rebase los 10 años de antigüedad; es decir, un modelo 2009 para efectos actuales y no podrá estar en operación por más de 15 años. Con ese ejemplo, puede andar rodando hasta el año 2034.

Las tipo van el año modelo no podrá rebasar los 8 años de antigüedad, ni estar en operación en el servicio público por más de 6 años; en los taxis el año modelo no podrá rebasar los 6 años de antigüedad, ni estar en operación en el servicio público por más de 6 años; en el caso de taxi plus o de lujo no pueden rebasar los tres años de antigüedad.

Las tarifas que entrarán en vigor, se espera ocurra el sábado, volverán a revisarse en el mes de octubre de 2020. Desde luego el costo creciente de combustibles e insumos obligan a estos incrementos, pero se necesita saber de manera puntual cuál será el beneficio para el usuario por pagar más y no solo sea para tener contentos a los transportistas.

HOJAS SUELTAS…

Interesante se antoja la iniciativa enviada por el gobernador, Adán Augusto López Hernández, al Congreso del Estado para meter en cintura la proliferación de motocicletas. No solo en el marco de la estrategia contra la inseguridad al ser uno de los vehículos, por su grado de movilidad, en los que escapan muchos ladrones. También la prevención en accidentes es un fuerte motivo, pues de acuerdo a estadísticas hacia finales del pasado sexenio, Tabasco encabezaba en el país el mayor número de accidentes en motocicleta, lo cual genera un alto costo en atención de salud, además de fallecimientos y lesiones con secuelas. Ante el incremento de servicios a domicilio de cualquier cantidad de alimentos o artículos, la venta de motos se ha disparado y con ello el incremento del riesgo.+++En la contienda por el PRI nacional, entre los jóvenes priistas de todo el país el apoyo hacia Alejandro Moreno Cárdenas es una de sus bases sólidas para la elección interna, como se mostró en un encuentro de juventudes en Sinaloa, mientras a Ivonne Ortega no le fue nada bien.

viernes 20 de septiembre de 2019

Descontrol en las calles

viernes 13 de septiembre de 2019

Salud cuesta arriba

lunes 09 de septiembre de 2019

Sin Amet, ¿a alguien le caerá el muerto?

viernes 06 de septiembre de 2019

Millonaria espera por una firma

viernes 30 de agosto de 2019

Modelo nuñista, ejemplo a no seguir

miércoles 28 de agosto de 2019

Otra oportunidad para Tabasco

lunes 26 de agosto de 2019

El pueblo sí lo pide

viernes 23 de agosto de 2019

Se perfila a ‘candidateables’

miércoles 21 de agosto de 2019

Núñez, ¿de sibarita a indiciado?

lunes 19 de agosto de 2019

Alito, de las palabras a los hechos

Cargar Más